jueves, julio 18, 2013

Combate de lobos


Al día siguiente, tuvo lugar una desagradable escena. El lobo oscuro que había protestado por mi presencia cuando Streak me introdujo en la manada, nunca me había aceptado. Gruñía y ladraba cada vez que me acercaba, y a menudo me arrancaba la comida de las manos mientras yo comía. Le evitaba cuanto podía, pero aquel día, cuando me vio jugando con los cachorros y repartiendo carne entre ellos, intentó morderme.

Se abalanzó sobre mi, ladrando ferozmente, tratando de ahuyentarme. Me aparté de él lentamente, sin demostrarle miedo, pero no me aparté de la camada. Si permitía que me echara una sola vez, nunca dejaría de acosarme. Rodee a los lobos esperando que perdiera interés en mi; pero me siguió, decidido, gruñendo amenazadoramente.

Cuando me disponía a luchar, Streak aterrizó como una flecha entre nosotros y se enfrentó al lobo oscuro. Se erizó para parecer mayor y emitió un profundo gruñido. Dio la impresión de que el lobo oscuro iba a retirarse, pero entonces bajó la cabeza, mostró los colmillos y arremetió contra Streak con las garras extendidas.

Streak aceptó el reto y ambos rodaron por el suelo, mordiéndose y arañándose uno al otro. Los lobos a su alrededor se apartaban apresuradamente de su camino. Algunos de los lobeznos más jóvenes ladraban de excitación, pero la mayoría de los más viejos ignoraban la pelea u observaban solo con leve interés. Ya estaban acostumbrados a reyertas como aquella.

Tenía la impresión de que los dos lobos iban a despedazarse, y corrí hacia ellos con la esperanza de poder separarlos. Pero mientras se desarrollaba el combate comprendí que, pese a todos aquellos ladridos, mordiscos y arañazos, no se estaban haciendo auténtico daño. Streak tenía el hocico arañado y el lobo oscuro sangraba debido a un par de mordidas, pero estaban lejos de hacerse daño de verdad. Aquello era más un combate de exhibición que otra cosa.

La pelea proseguía, y era obvio que Streak estaba derrotando al otro lobo. Él no era tan corpulento, pero sí más rápido y astuto, y por cada golpe recibido devolvía dos o tres.

De repente el lobo oscuro se detuvo, se dejó caer al suelo y se dio la vuelta, dejando al descubierto la garganta y el vientre. Streak abrió el hocico y lo cerró como un cepo sobre la garganta del lobo oscuro; luego lo soltó sin haber traspasado la piel, y retrocedió. El lobo oscuro se levantó y se escabulló con el rabo entre las patas.





Cirque du Freak: Vampires Mountain (El circo de los Extraños: La Montaña de los Vampiros), Darren Shan, 2001.



¿Quieren saber cómo fue que el narrador llegó a encontrarse enmedio de una pelea de lobos? vayan a ePub, un website chingoncísimo que me roló mi amigo Mike, del cual pueden descargar miles de libros para leer en sus smartphones. Es tan sencillo como instalar este Torrent en la compu para tener acceso a los libros, después conseguir en Google Play (vía smartphone, para que sea más de volada) una aplicación llamada GO Book, transferir los libros de la computadora al celular, y listo. Horas y horas de edificante entretenimiento en la palma de la mano. El link para La Montaña de los Vampiros está aquí; denle una checadita y luego me platican qué les pareció.




Now Playing: Frenesick - Lost Acapulco


Saludos Enfermos.


2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Xocoyotzin dijo...

Viejo, la escena narrada me sonó muchísimo a una que está en uno de los libros de Canción de Hielo y Fuego. No recuerdo cuál, pero así, casi tal cual está escrito. Ojalá sólo sea una coincidencia inadvertida.
A seguir publicando.
Saludos!

Daniel Mendez dijo...

Caray, no je leído esos libros que mencionas, pero ya me dejaste con la curiosidad. Es probable que sea solo una coincidencia, pero si no, habría que averiguar quién fue el escritor pidata.


Saludos Enfermos.