domingo, julio 07, 2013

No solamente en 10 de mayo


Hace ocho días fui a la Sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario, en compañía de mi señora madre. Tenía boletos para el cierre de la Temporda 89 del Taller Coreográfico de la UNAM, así que aproveché que había descansado todo el sábado (bueno...es un decir, dormí todo el día gracias a la monumental cruda que me cargué), la invité y nos fuimos tempranito para allá. Estaba medio seria en el camino, probablemente porque no le agrada mucho que digamos el que yo beba; el traslado en metro fue bastante silencioso, con intercambio de algunas frases incómodas y forzadas, pero nada más. Llegamos media hora antes de que empezara el recital, recogí las cortesías y apenas alcanzamos a entrar exactitos para tener buen lugar justo de frente al escenario. Entre La boda de Mozart, Syrinx de Debussy, Adiós Nonino, de Astor Piazzolla  y el segundo acto de El lago de los cisnes de Tchaikovsky, el público se entregó totalmente; máxime cuando, al terminar la función, salió al escenario la maestra Gloria Contreras para despedir la temporada y el público respondió con un sonoro goya que, noté de reojo, le hizo a mi mamá recordar sus tiempos de universitaria trayéndole un par de emocionadas lágrimas.

Caminamos un buen rato desde el Centro Cultural Universitario hasta la Avenida del Imán; en principio porque no encontrábamos un taxi que nos sacara de ahí, pero terminó siendo por mero gusto, con buena plática, con algunos bonitos recuerdos (cortó una ramita de un pirul y la metió en el cuello de mi chamarra, al tiempo que me decía "¿te acuerdas de que te ponía de estas cuando eras niño, para que no te hiciera daño el aire?"). Después fuimos al centro a comprarme un nuevo celular, y saliendo de ahí la invité a comer a un lugar donde unos días antes habían llegado por casualidad ella y mi hermana, y que se le antojaba para repetir: Costillas El Sitio. Es un lugar muy sencillo, pero la comida vale la pena, y más cuando tienes una muy buena plática en la compañía adecuada.

La tarde nos dio todavía para ir a comprar unos medicamentos que ella necesitaba, y algo del delicioso pan que venden en la Pastelería Madrid. En ese preciso momento recordé que tenía plan con una amiga para ese día, pero ya no me importó. Recordé la última vez que fuimos al centro (precisamente a comprar un celular, últimamente tengo cierta extraña habilidad para requerir otro aparatejo de esos frecuentemente) y el propósito que me hice, desde ese entonces, de convivir más con ella, de entenderla, de compartirle mis cosas y dejar que ella me comparta las suyas. De ser amigos. Esa tarde me recordó que no debo perder de vista que tengo a la mejor amiga que la vida me podría dar en mi propia casa, y que, aunque tardé más de lo que tenía previsto en retomar esa relación para alimentarla como siento que debo hacerlo, estoy a muy buen tiempo de tornarlo constante. Realmente quiero, tengo ganas, y no la voy a soltar.






Now Playing: The ace of spades (acoustic) - Motörhead


Saludos Enfermos.


4 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Bere Mendoza dijo...

Definitivamente cualquier momento es bueno y desafortunadamente nunca bastan los momentos para sacar todo el amor q siente uno x ellas eso estuvo muy lindo siguela aprovechando mucho =D Besos!!

la MaLquEridA dijo...

¡Ah que bonito!

Yo tengo una relación muy estrecha con mi hijo y por su trabajo se ha alejado pero ayer se dio un acercamiento cuando me pidió acompañarlo a ver a La Bella y fuimos muy felices.

Nunca te alejes de tu madre creeme que lo resentimos mucho sin que ustedes lo sepan sufrimos su lejanía.

Un abrazo.

cintya dijo...

Uuuuh que lindo, tiene años que no salgo con mi madre. Creo que tendré que tomar tu ejemplo. Besos Danielote.

Daniel Mendez dijo...

Bere: no importa que los momentos no basten, como dices, hay que aprovecharlos muy bien.

Malquerida: Te entiendo, mi mamá seguramente ha sentido lo mismo que tú en muchas ocasiones; y es precisamente eso lo que quiero remediar, mientras hay tiempo. Va abrazo de regreso.

Cintya: Deberías, se la van a pasar genial.



Saludos Enfermos.