martes, noviembre 19, 2013

El fin del verano


Taran fue hacia la puerta. Las ovejas estaban calladas e inmóviles en el aprisco. El aire de las montañas mordía como el hielo. La fría red plateada del rocío brillaba sobre los retazos de hierba perdidos aquí y allá, y las piedras parpadeaban igual que estrellas caídas sobre la tierra. Taran se estremeció y se envolvió en la capa. Se quedó inmóvil durante un rato en el umbral hasta que se dio cuenta de que ya no estaba solo. Fflewddur también se había levantado.

-No podías dormir, ¿eh? -dijo Fflewddur con voz jovial. -Yo tampoco. Demasiadas emociones. Apenas si habré cerrado los ojos un momento...ah, bueno, quizás haya dormido algo más que eso. ¡Gran Belin, menudo día! no todo el mundo consigue encontrar al padre que había perdido hacía mucho tiempo en pleno centro de la nada, ¿verdad? Taran, amigo mío, tu búsqueda ha llegado a su fin y no se me ocurre un final mejor para ella. Nos hemos ahorrado el trayecto hasta el Lago de Llunet, y no me importa confesar que eso me alegra muchísimo. Ahora tenemos que hacer planes. Creo que deberíamos cabalgar en dirección norte hasta llegar al reino del Pueblo Rubio y buscar a Doli. Después iremos a mi reino para celebrar unos cuantos banquetes y fiestas, y supongo que querrás zarpar hacia Mona para dar la buena noticia a Eilonwy. ¡Que así sea! ¡Ahora que tu búsqueda ha terminado, eres tan libre como un pájaro!

-¡Soy tan libre como el águila enjaulada en la que Morda quería convertirme! -gritó Taran. -Si continúa viviendo en soledad, este valle no tardará en acabar con Craddoc. Sostiene sobre sus hombros una carga demasiado pesada. Le respeto por haber intentado llevarla con dignidad. Si he de serte sincero, es lo único por lo que le respeto. Su tozudez acabó con la vida de mi madre y estuvo a punto de acabar con la mía. ¿Cómo es posible que un hijo ame a semejante padre? y aún así, mientras viva, estoy atado a él por los lazos de la sangre, si es cierto que su sangre corre por mis venas.

-¿Si? -replicó Fflewddur. Frunció el ceño y escrutó atentamente el rostro de Taran. -Has dicho "si", como si no estuvieras convencido de que...

-Craddoc dice la verdad cuando afirma ser mi padre -respondió Taran. -Soy yo quien no le cree.

-¿Qué quieres decir? -preguntó Fflewddur. -¿Sabes que es tu padre y al mismo tiempo dudas de que lo sea? Ahora sí me has dejado realmente confundido.

-Fflewddur, ¿es que no lo comprendes? -dijo Taran pronunciando las palabras muy despacio y como si cada una le costara un gran esfuerzo. -No le creo porque no quiero creerle. Desde que era muy pequeño siempre he mantenido oculta en lo más hondo de mi corazón la esperanza de que provenía de un linaje noble.

Fflewddur asintió.

-Sí, comprendo a qué te refieres -suspiró. -Ay, nadie puede escoger a sus padres, ¿no te parece?

-Ahora mi sueño no es más que un sueño -dijo Taran, -y debo renunciar a él.

-Creo que Craddoc dice la verdad -respondió el bardo. -Pero si hay dudas en tu corazón, ¿qué puedes hacer? ¡Ah, ese bribón de Kaw! si estuviera aquí podríamos enviarle con un mensaje a Dallben. Pero dudo que consiga encontrarnos en este horrible desierto.

-¿Desierto? -exclamó la voz de Craddoc.

El pastor estaba inmóvil ante el umbral. Taran se volvió rápidamente hacia él, súbitamente avergonzado de sus palabras, mientras se preguntaba cuántas habrían llegado a oídos de Craddoc, pero si el pastor llevaba ahí más de un momento no dio señal alguna de ello. Fue hacia los compañeros y su rostro lleno de arrugas estaba iluminado por una sonrisa.




Taran Wanderer (Taran el vagabundo), Lloyd Alexander, 1967



¿Por qué Taran tenía tantas esperanzas en que su linaje fuera noble, y se sintió terriblemente decepcionado cuando conoció su origen humilde? Entérense leyendo todo el PDF, dando clic aquí. ¡Que lo disfruten!




Now Watching: Gladiator


Saludos Enfermos.


3 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

la MaLquEridA dijo...

Lo voy a leer, me esta haciendo falta distracción.


Gracias.


Saludos

GAVIOTA dijo...

mmhhh!!
ESTE....
ESTE....
pODRIAS DARME EL LINK DE LA PRIMER CRONICA, DIGO!
PARA EMPEZAR BIEN
SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII.....

SE TE AGRADECE.

Daniel Mendez dijo...

Malque: No hay de què, esper lo disfrutes.

Gaviota: Los voy publicando conforme los leì jeje, pero prometo que en cuanto estèn todos arriba harè un especial donde los enlaces vengan en orden.



Saludos Enfermos.