viernes, marzo 29, 2013

Metáforas jaliscienses


Entre las mil razones que podría listar para justificar mi estancia aquí, la curiosidad es la más importante; saber que, pese a que el contacto ha sido constante, te conozco muy poco, hace que desee descubrir más sobre ti. Apareces bella, imponente, y al mismo tiempo sencilla, cálida, incitante; pero no lo haces intempestivamente. Ese no es tu estilo, estás consciente de que comerse el pastel de un solo bocado le resta toda emoción al encuentro.

Me muestras sólo un poco y atrapas mi atención; no te resulta difícil, pues sabes que vine expresamente a pasar estos días contigo y aprovecharlos al máximo. Contemplo embelesado tu belleza soleada y eso te complace, pues estás segura de ella y me lo haces notar dejándome apreciar tus encantos primigenios: todas esas cosas que cualquier espectador, aún sin poner demasiada atención, es capaz de notar y admirar al primer vistazo. Pero yo quiero más.

El recorrido comienza ya, y no te conformas con haberte adueñado de mi sentido de la vista; tu aroma, tus sonidos, los sabores que ansío descubrir y las sensaciones de singular ambivalencia -frescura y ardor simultáneos- que dejas en mi piel, son la más completa e irrefutable prueba de que no me equivoqué al venir.   Ahora, con los poros sudando toda la emoción que me produces, me dispongo a internarme más, a perderme en tu profundidad de ojos bellos de mujer jalisciense, a romper esa sólida cantera y adueñarme de todos los pormenores que tú y el tiempo me permitan.






Now Playing: Everybody's changing - Keane


Saludos Enfermos.


jueves, marzo 28, 2013

Oda a la carretera


¡Qué bella es la carretera! los parajes que disfruto a sus lados al montarme en un autobús e ir (como usualmente) hacia el norte o el occidente del país son una invitación abierta a imaginar, a disfrutar y volar. Los pastizales perennes y amarillentos se interrumpen por pequeños lagos creados artificialmente para mantener las siembras aledañas en buenas condiciones. Los cerros, que se aprecian más lejanos de lo que tal vez están en realidad, parecen puñados de café molido con esa textura uniformemente surcada, sirviendo a manera de telón al pastizal más alto y reverdecido que se me ha presentado a la vista; más adelante, una canaleta de agua transparente, y después, aunque he recorrido este camino muchas veces desde hace años, me sorprende la manera casi salvaje en que un peñoncito se levanta en medio de otro lago, más grande que el que vi hace unos kilómetros, y contempla a las personas que, a bordo de pequeñas canoas, parecen buscar algo entre los juncos. Los caballos beben del riachuelo aledaño, las garzas (podrían ser cualquier otro pájaro, pero a mi me parece que son garzas) flotan sobre una de sus delgadas patas con una gracia encantadora. De nuevo viene el pastizal amarillo, uno más, otro que parece haber sido tocado por la bendición reverdecedora de las aguas y tiene un bello aspecto de tierra mojada al fondo. Los arados, los tractores, las cercas que delimitan los sembradíos de cada quién, el cielo azul pleno de nubes con apariencia de algodón de azúcar. El sol tímido que no se decide a quemarnos del todo, pero asoma su sonrisa dorada y nos acaricia con ella.





Anoche compartí unas cervezas y unos tragos de brandy con dos de los mejores amigos que la vida me ha obsequiado; conocí a una bella chica, bebí, canté, tuve hipo y agruras, vomité, me calmé, postergué el momento de tomar un taxi y despedirme de mi gran amigo hablando de puras estupideces y miándonos de la risa. Tomé camino hacia la Central de Autobuses del Norte, compré un boleto, me subí al autobús aún estando ebrio, y ahora las palabras salen de los dedos de un tipo sentado en la última fila, sudoroso y sediento, pero feliz. Contento por las bendiciones que tiene en su vida, agradecido por su trabajo (aunque mil veces he tenido ganas de mandar todo eso a la mierda), por la familia y amigos que, cada uno a su manera, le regalan muestras de amor; por tener la oportunidad de hacer cosas locas e idiotas simplemente porque puede, por poder disfrutar paisajes como el que inspiró este post originalmente. Por sentir esa calma en el pecho, la hinchazón de los pulmones al aspirar hondo, los ojos bien abiertos para devorar con ellos todo lo hermoso que se les pone enfrente. Si existiera un dios, en este preciso momento y por escasa ocasión, estaría en total comunión con él. 






Now Playing: Take it or leave it - The Strokes


Saludos Enfermos.


martes, marzo 26, 2013

De rebote al basketball


Pinches planes, ¡còmo cambian de la nada! se supone que el sàbado por la noche irìa con unos amigos a tomar unas cervezas en cierto lugar de perdiciòn que frecuentamos ùltimamente, y despuès a una fiesta llena de universitarias ebrias en casa de uno de ellos. Por azares del destino no se hizo ni una ni otra cosa, pero a cambio surgiò un plan totalmente diferente el domingo por la mañana: mi compa Arturo tuvo la inusual idea de ir a echar una reta de basket al Parque de Los Venados, y ya que por obvias razones no estarìamos crudos, ¿por què no aceptar?

Ademàs, la ùltima vez que habìa tenido un balòn de basket en las manos fue hace unos doce años, cuando estaba en prepa. No era una chingonerìa en la cancha, pero sì era un defensa muy duro y tenìa buen tiro de larga distancia. De cualquier modo, como reza el sabio refràn, "no es lo mismo Los Tres Mosqueteros que diez años despuès"...y eso fue màs que evidente: media hora tirando a la canasta y jugando un partidito muy breve, y los pulmones casi se me salen por las orejas. Cuando terminamos necesitè de unos cinco minutos para recuperar la respiraciòn, tenìa un asqueroso sabor a tabaco en toda la garganta (y aùn asì se me estaba antojando un cigarro) y una sed encabronada; sin embargo, me sentì genial por volver a hacer algo que disfrutaba hace tantos años, que pude compartir con un buen amigo y que podrìa servir como terapia para recuperarme de la lesiòn que tengo en el hombro derecho desde enero.

Va a ser una joda bajarle al tabaco, pero creo que ya es momento de empezar a cumplir con las metas que me puse empezando el año; hacer un poco de lado el pisto no serà tanto problema, que con la nueva actitud que estoy empezando a tener frente a la carga de trabajo el stress debe disminuir notablemente, a la par de mi consumo de alcohol (y las pesadillas como la del post anterior, que vienen cuando la presiòn empieza a salirse de control). Sin embargo, la recompensa bien vale la pena: esa sensaciòn de bienestar disfrutando de un buen libro en el metro de regreso a casa, el calor del sol terminando de secar el sudor en mi cuerpo, la frescura del aire y el saber que a las dos de la tarde mi organismo estaba lleno de energìa y al mismo tiempo completamente relajado, me hacen querer màs. Regresando de vacaciones toca de nuevo.






Now Watching: Mèxico vs USA


Saludos Enfermos.


sábado, marzo 23, 2013

El Padre, el hijo, el espìritu atormentado por el stress


La Ciudad de Mèxico jamàs habìa sido tan peligrosa.

Siempre hubo ladrones de poca monta, carteristas, asaltantes cobardes de cuchillito, narcomenudeo. Sin embargo, de un breve tiempo al presente, la tètrica moda de asesinar mujeres, proveniente de Ciudad Juàrez y del Estado de Mèxico, parecìa estar en boga en la capital.

Primero fueron unos cuantos cerdos cobardes acechando a las mujeres -usualmente jòvenes, aunque jamàs le hacìan el feo a una vìctima entrada en años- en los rincones que la noche les regalaba para agazaparse y emboscar desde ahì a sus vìctimas. Despuès, los grupos pequeños del inicio se robustecieron, alimentàndose...

_________________________________________

Intentaba escribir finamente una pesadilla que tuve hace tiempo, harà un mes aproximadamente, cuando empecè a trabajar con mi nuevo cliente y toda mi vida se volviò un puto torbellino implacable de pendientes, màs trabajo, un poco de sexo para escapar de la realidad y luego...màs trabajo. Querìa plasmarlo bonito, pero honestamente, estoy demasiado cansado y ebrio como para dar la tesitura correcta a mis palabras. Asì que como va:

El otro dìa soñè que habìa un montòn de culeros aplicando la de Ciudad Juàrez, matando a las mujeres de la Ciudad de Mèxico. De repente aparecìa un montòn de hijos de la rechingada afuera de la ventana de mi casa mientras mi mamà, mi papà, mis dos hermanas y yo almorzàbamos. Los muy hijos de puta rompìan los cristales, entraban, y mi papà y yo los repelìamos como podìamos mientras las mujeres de la casa se ponìan a resguardo, por indicaciòn nuestra. Yo repartìa puños, patadas, rodillazos, codazos a màs no poder. El viejo, como podìa, repartìa cachazos y puños. Mi hombro lesionado no me permitìa asestar la potencia desmadradora que caracteriza usualmente a mis golpes; entonces, mi papà acudìa al rescate con un escopetazo limpio y a la cara del hijo de puta al que yo no habìa podido matar. Luego le encajè al cabròn mi hacha enmedio del cràneo, solo por demostrar que yo tenìa tantos huevos como mi señor padre. Despuès de ver su cerebro escurrir, mi padre no me felicitò; se limitò a decirme: "sàcale eso del cràneo a ese tipo, porque vienen màs".

Nunca supe què pasò despuès, en el sueño. Quizàs nos aniquilaron, o quizàs mi padre y yo eramos como dos generaciones juntas (pero con cabello) de Bruce Willis en Die hard. El hecho es que, aùn dentro del sueño, percibì mi vulnerabilidad; me di cuenta de la debilidad de mi brazo, otrora potente como una maldita ametralladora, y de la manera en que mi padre acudiò en mi auxilio y me hizo sentir protegido, amado, a salvo; como si me susurrara: "niño, mi hijo, mediràs diez centìmetros màs que yo y tendràs màs mùsculos, pero siempre seràs mi retoño". Moraleja para mi: no importa què tan hecha mierda estè tu vida o què tan feroz sea la voràgine: siempre habrà alguien que te ama, dispuesto a sostenerte y hacerte sentir que puedes contra lo que sea.

Por otra parte, eso me recuerda otro sueño que tuve. Lo platico en el siguiente post, pero mientras, dejo como pista la rola que inspirò tal pachequez:






A la mierda, me largo a dormir.




Now Playing: Someone's in the wolf - Queens of the Stone Age


Saludos Enfermos.



lunes, marzo 11, 2013

Original/Cover 039: Los Ángeles Azules


¿¿¿¿Que qué????

Pues sí, así como lo leen. Con ustedes: ¡Los Ángeles Azules!





Y es que de repente confunde ver cómo, a escasos días de que se celebre el tan esperado Vive Latino 2013, todo pinche mundo se alborota porque van a estar estos señores en dicho festival. Ojo, que no tengo nada en contra del VL, que aunque suele estar lleno de paja -o rockcito mexicano, para que no se lea tan feo- también trae grandes fichajes año con año. Tampoco contra Los Ángeles Azules por sí mismos; es decir, ni siquiera sé cómo se llama ese género que tocan, pero igual está guapachoso para escuchar (y bailar, que ya pedo me da por sacarle brillo a la pista), vaya, hasta divertidito me suena...o por lo menos, he aprendido a ser más tolerante con los gustos ajenos.

Lo que me resulta un tanto patético es que la bandita pseudorocker (no todos, aclaro antes de que se pongan de reinas) que suele ir al VL a ver a rockeritos (sic) pedorros como Carla Morrison, Enjambre o Él mató a un policía motorizado (¿les cae que así se llaman esos cabrones? puta madre, que nos caiga encima un meteorito pero ya, por favor), y que teóricamente deberían protestar por tener dentro de su festivalito (comillas) de rock (comillas) a representantes de un ritmo que ni de pedo tiene qué ver con el (otra vez, comillas) rock mexicano (y cierro de nuevo las comillas, tan duro que casi me fracturo los dedos), anden todos chaquetos onda "weeeeee, ¿ya visteeeeee? ¡van a estar Los Ángeles Azules weeeeeeeeeeeeee! ¡qué cagadoooo weeeeeeeeeeeeeeee!" ARGH. Chinguen a su madre, apertura musical y tolerancia mis huevos peludos, puro pinche chamaco nalgasmiadas que se traga lo que sea con tal de ser trendy. Van a ver, al rato Los Ángeles Azules serán tan idolatrados por la fresinaquiza como Gael García cantando este bodrio, o como el pinche Marco Antonio Solís a.k.a. Yisus Craist cuando puso su pinche rolita toda naca en Y tu mamá también. O como el putito rascacolas del Alejandro Fernández, que quién sabe en qué chingado momento se pasó de la música vernácula (muy bueno su primer disco, en el cual cantaba como hombre) a cantar mierda que sirve para musicalizar telenovelas. Chingado, pinches chamacos...¡criterio cabrones, criterio!

Ya, dejando las amarguras de lado...si querían guapachosidad en el festivalito se hubieran llevado a Julieta Venegas y a Jarabe de Palo, hace poco me estuvo rondando la mente el cover que le hacen a Los Ángeles Azules y, pese a no ser una chingonería de interpretación, tiene un cierto encanto (dejando de lado a Julietita en lencería durante la mayor parte del video) y si no, por lo menos va más en relación con la onda del festival:





Recuerden, queridos lectores, que la sección Original/Cover se alimenta de sus aplausos, mentadas de madre y, preferentemente, comentarios y sugerencias. Pueden dejarlas caer a través de cualquiera de las opciones que aparecen en el enlace de Contacto, que poco a poco, conforme el jale lo permite, les voy dando salida. Y hablando de jale...hora de despedirme, que me queda más o menos una hora útil antes de irme a dormir. ¡Excelente noche para todos!




Now Playing: New born (live) - Muse


Saludos Enfermos.


martes, marzo 05, 2013

Original/Cover 038: Stan Jones


Quizás sientas que lo que estás haciendo, debido a la efímera satisfacción que te reporta, es algo que te llevará a buen término. Tal vez el éxito momentáneo y lo bien que lo estás pasando te hagan sentir como si fueras una tonelada de dinamita, como si fueras invencible. ¿Quién sabe? tu propio pecado, ese que rige tu vida por encima de todo, podría convertirse en tu talón de Aquiles y mostrarte la otra cara de aquella moneda que hace piruetas en el aire, lista para pasarte factura. Cambia tu actitud, forajido, o tendrás que pasar la eternidad arreando a las vacas de Satán.





La pieza original, compuesta por Stan Jones en 1948, es una auténtica joyita (como ya habrán apreciado en el video) de la que no conocía su existencia; siempre creí que había nacido de la inspiración de Johnny Cash (y es que no se me puede culpar por eso, este señor siempre tuvo facilidad para convertir en suyas las canciones que covereaba), hasta que empecé a seguirle el rastro buscando otras versiones. Entonces, me encontré no sólo con mi error, sino con una muy buena y surtida tanda de covercitos que, a mi parecer, hacen justicia a tan energética, aún a pesar de su sombría letra, rola. Chequen:





















Desperados






















































Spiderbait, quienes se encargaron de ponerle el tema principal a Ghost Rider, película entre palomera y culerona que se salva por a) las nalgotas y chichotas de Eva Mendes, b) el humor involuntario que le imprime Nicolas Cage a su personaje protagónico y c) la primera secuencia que aparece en este video:





UPDATE: Cortesía de un amable lector, llegó este covercito a manos del señor Pedro Vargas, que de tan bueno no sé cómo no lo vi:






Y pues nada, es todo por el momento. Recuerden enviar sus sugerencias, covers, aplausos, jitomatazos, vía comment o usando cualquiera de las opciones del menú Contacto. ¡Por acá seguimos!




Now Playing: Here we go again - The Hives


Saludos Enfermos.