sábado, enero 18, 2014

¡Para todo mal, un mezcal...y para todo bien, también! @Museo de Arte Popular


Como les platicaba en el post anterior, las salas de exposición temporal del Museo de Arte Popular también tienen mucho que ofrecer al visitante. Esta vez tuve oportunidad de disfrutar de un pequeño pero colorido tributo al mezcal, bebida (hasta hace poco) "satanizada", considerada peyorativamente como una baratija propia de albañiles y demás integrantes de la clase obrera mexicana que solo servía para agarrar la borrachera de un modo fácil, rápido y, sobre todo, amigable con el bolsillo; justo como en su momento le llegó a pasar al pulque y al tequila, que tantos buenos ratos (y otros no tan buenos) han brindado a quienes nos gusta el pisto. Eso sí, ahora que está de moda, toda la bola de hipsters y posers son expertos, conocen todas las variedades y abarrotan las mezcalerías que aparecieron como hongos en medio del bosque, en colonias como la Roma y la Condesa.

Pero ya me estoy desviando del tema. El punto es que, gracias a que la bandita hipster/chaira/alternativa siempre anda buscando algo distinto para experimentar y no caer (o al menos no tan descaradamente) en el mainstream, la bebida espirituosa que nos ocupa en este artículo ha adquirido un nuevo impulso que la reinventa e incluso le hace merecedora de homenajes literarios, gráficos y plásticos, como sucede en la exposición ¡Para todo mal, un mezcal...y para todo bien, también!, con la colaboración de Francisco Huazo, Mara Silva, Betsabé Romero, David Zimbrón, Javier Anzures, Pablo Ramírez, Manuel Marín, Luis Argudín, Gustavo Monroy y Gabriel Macotela. Tomaron unas cuantas botellas con forma de matraces de Erlenmeyer, las decoraron, y el resultado fue el montaje de esta exposición, que remite a las letras de Edmundo Salas y su Oda al Mezcal, Mexcalli:


Puntas calientes que miran al sol.
Llanto divino, danza que enerva al corazón.
Corona de reyes las puntas de espino.
De un verde tan puro que pinta en cielo un tornazul.
Piña nutricia que viste un encaje de suelo.
Es tierra y arcilla, es roca y misterio; urdimbre del campo;
la honda nobleza cosecha las gotas de un viejo sudor.
Perlas de un llanto que siembra en el frasco el antiguo sabor.
Metlixcalli es arcana la estirpe,
de esbelta figura, que en lozana textura danza desnuda;
y en sol requemado en el cerro doliente de piedra,
aferra la abrupta cañada, y se esparce en los valles;
Lanza las hojas, enhiestas espadas;
redonda criatura que alza los brazos clamando hacia el dios.
Las grutas eternas al inframundo convocan.
Negras raíces que recogen la savia de amargos embates,
y en mágico culto transforma la miel.
Vetusto manantial de hilos dorados y verde esplendor;
circula la sangre en la carne de ríos umbríos,
que tejen los jugos de sueños humeantes y brutal desvarío.
Arde la espuma, y el jugo rezuma;
bebida divina los hombres se embriagan; ¡ya aúlla la luna!
¡Envidia de dioses!, elevan la copa,
besando los labios el picor del aroma;
se abre al embrujo el amargo sabor.
Ya vuelan las almas en feroz remolino
a beber de su sangre para olvidar el dolor;
o reír, o llorar un instante, o cantar un amor.


Inspirador, ¿no lo creen? dan ganas de ir a servirse un vasito acompañado de la infaltable sal de gusano. Lo malo del asunto es que ya la exposición caducó el pasado 12 de enero, pero no se preocupen; como siempre, su servilleta les trajo fotos:


El resto de la galería, aquí.

Y bueno, ¿a qué esperamos para ir por un mezcalito y quitarnos el frío de esta tarde? ¡Salud!




Now Watching: Spiderman 2


Saludos Enfermos.


3 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

la MaLquEridA dijo...

Creo que no he vivido ya que nunca he bebido mezcal.


Igual, salud!

Master of Doom dijo...

¿Que es lo que quiere el Seguro Social? ¡Salud!
Hace dos años un tio oriundo de Uriangato en su fiesta de cumpleaños nos ofrecio charanda creyendo yo que era tequila, y pues toda la noche platicando y tomando se fue la velada, pero aay Dios, la mendiga cruda que me lleve a la oficina. Mendigo tio canijo.

Daniel Mendez dijo...

Malque: ¡Necesitas probarlo y empezar a vivir!

Master: ¡Salud! no manches, la charanda es una cosa bestial, ¡no me extraña que hayas tenido una crudota de ese tamaño! déjame contarte que esa cosa tiene truco: si te tomas una o dos cubas no te pasa nada, no te empeda quiero decir, pero sí te da un sueño terrible. La cosa es que para no dormirte tienes que seguir pisteando...y ahí es donde viene la peor cruda de tu vida. La vez que yo me la puse con charanda, desperté pedo todavía a las 10 de la mañana y para las 8 de la noche seguía mareado. No es cualquier cosa esa bebida, aunque eso sí, es riquísima.



Saludos Enfermos.