viernes, marzo 21, 2014

Veneno para ratas


El otro día escribí esto en Facebook:


"¿Es normal que desee bajarme del camión a madrear al teporocho que esta en la banqueta inhalando pegamento? Quitar de en medio a los especímenes como él, que son un desperdicio de oxigeno, parásitos improductivos y potencialmente peligrosos, haría de este un país mejor."


Como era de esperarse, hubo quien estuvo de acuerdo, así como también quien no lo estuvo, quien ofreció contraargumentos muy validos, y quien se ofendió tanto que hasta me eliminó de sus contactos (que la verdad, ni ubico quiénes me borraron). Sin embargo, hace un par de noches corroboré que mi idea es correcta.

Resulta que andaba en la Línea B del Metro a eso de las 23:30, de regreso de casa de mi novia. No recuerdo si fue en Guerrero o en Garibaldi, pero el chiste es que se metió al tren un güey de esos que se acuestan en vidrios rotos para impresionar o causar lástima a los pasajeros y obtener unas monedas a cambio del espectáculo. No es nada nuevo; se trata de una escena que se repite chingos de veces al día en todas las líneas de nuestro eficientemente bien vigilado transporte público. Lo que me llamó la atención fue el "speech de venta" de este tipo, que decía más o menos así:


"Estimados pasajeros, ¡apóyenme por favor! Estoy tratando de hacer una vida decente y ya estoy hasta la madre de que me humillen y me pisoteen, quiero hacer las cosas bien, ya no quiero robar, ¡por favor ayudenme! A mi nada me cuesta agarrar uno de estos vidrios para amenazarlos y quitarles sus cosas, pero no se trata de eso. ¡Por favor apóyenme!"


Obviamente, hubo quien sí se asustó y en chinga sacó una moneda para dársela, con lo que probablemente salvó al resto de los pasajeros de un incidente desagradable y hasta violento. Sin embargo, ¿que obligación tengo yo, ciudadano productivo, trabajador, responsable y dueño de mi vida y mi destino, de apoyar a un cabrón parásito cuyo único talento es soportar cortadas en pecho y espalda? ¿Por qué debería apiadarme de alguien que hizo de su vida la mierda que quiso? ¿Por qué debería preocuparme si se lleva alimento alguno a la boca o no? Yo no lo puse ahí, yo no lo convertí en un mediocre remedo de ser humano,  yo no cree ni apoyé las situaciones adversas que pudieron haberle puesto en esa situación. Y lo mas importante, aunque se me tache de inhumano (o de hijo de puta, si prefieren): yo no le dije que se quedara cómodamente donde está, sin buscar salir del agujero y a expensas de que otros le tengan lástima o bien, de que se le ocurra asaltar con violencia a la gente productiva, como yo. ¿Qué hubiera sucedido si ha cumplido lo que dijo de amagar a alguien con un pedazo de vidrio? ¿Y si lo hubiera intentado conmigo? De antemano tengo la mentalidad de no quedarme quieto, pero...¿y si se lo hace a alguien mas? ¿A una mujer, a alguien que no este capacitado para defenderse? ¿Alguien intervendría? ¿Lo haría yo? La gente es cobarde, todos tememos en casos así, cosa muy comprensible; pero independientemente de ello, mientras en este pinche país no exista una verdadera unidad social y predomine la mentalidad de "mientras no me toque a mi, que se jodan los demás"...nos va a seguir yendo como nos va.

Habrá quien me tache de pinche loco, quien diga (esto con mucha razón) que el problema viene desde arriba, que la causa de la violencia originada por la desigualdad es responsabilidad de quienes nos gobiernan. Simón, eso es cierto. Pero seamos honestos: ¿alguien de los que están leyendo esto se quedaría esperanzado a que nuestro deficiente, torpe y hasta irrisorio sistema de justicia nos brinde eso, precisamente? Si los mismos cabrones burócratas encargados del negocito ven como una mina de oro todas las marranadas que suceden impunemente en las instalaciones del Metro; si los mismos policías llegan a estar coludidos con la rata o están mas al pendiente de encontrar la manera de chingarse a quien no se puede defender, como se aprecia en este video, donde los "guardianes del orden" abusan de su cargo para ponerse valientes con indigentes viejos e indefensos (de los que probablemente no pueden sacar beneficio alguno) y con los pasajeros conscientes:





Ante este tipo de cosas...¿neta confiarían en empleados de esta calaña para cuidarnos? Yo, por lo menos, no. Les he visto recibir mochada de vendedores ambulantes, maltratar animales, comportarse prepotentemente con los usuarios; supe incluso, y de muy confiable fuente, que utilizan los muros huecos de las estaciones para robar y madrear a gente inocente. No, yo no le confío más mi seguridad a gente así. Yo confío en esto:



$495.00 mas envío, en Mercado Libre


$400.00 en Mercado Libre


$249.00 en Mercado Libre


$499.00 en Mercado Libre


$319.00 en Mercado Libre


Se vienen tiempos de (más) escasez, pobreza, aumento de precios a la canasta básica, desempleo. No se trata de jugarle al héroe, ni de sentirse muy cabrón, ni de incitar a la violencia solo porque sí; se trata de que todo ciudadano honrado y pacífico cuente con los medios para proteger su integridad física y su patrimonio. Consideren hacerse con alguno de estos bellos juguetitos; yo ya estoy escogiendo los míos.




Now Playing: Mr. Brightside (live) - The Killers


Saludos Enfermos.


3 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Martín Camacho dijo...

Aunque muy triste, es cierto.

Esta es la realidad a la que nos enfrentamos, y va a seguir empeorando exponencialmente si nadie hace nada.

Pero, quien va a hacer algo?

Quien va a querer hacer algo en una sociedad como la nuestra, la mexicana, donde alguien que intenta luchar por su pueblo sabe que tiene 10 depredadores por cada seguidor?

En definitiva, no es para lastimar a los demás, sino para cuidarnos.

Cuidarnos de mexicanos,de proletarios, pueblo, cuidarnos unos de otros...

Pero...

Alégrate, Daniel!!

México va al mundial!!!!!!

GAVIOTA dijo...

pos, ni qué decir!
solo sé que tengo sueño!
bueno si ya me acordé de algo!
Esto es consecuencia de un nal gobierno.
EL p... gobierno nos tiene así a muchos, no se diga a esas personas.
No las defiendo pero tampoco las culpo del todo.

Daniel Mendez dijo...

Así es mi estimado; y mientras a la gente le importe más un balón rodando que las cosas que realmente nos afectan como sociedad, tendremos que seguir optando por cuidarnos nosotros mismos, y a nuestros seres amados.

Gaviota: No se les puede culpar del todo por su situación, pero sí se les puede y debe neutralizar para que, si no aprenden una lección de vida, por lo menos se lo piensen dos veces antes de volver a atacar a quien sabe cómo y puede defenderse.



Saludos Enfermos.