lunes, agosto 18, 2014

Semanario Beatle: 11 a 17 de agosto


Hoy, en el Semanario Beatle...



  • El 16 de agosto de 1960 comenzó la aventura que definiría el futuro de The Beatles, la que los llevaría de ser una banda primero de skiffle y luego de rock relativamente célebre dentro de su ciudad, al fenómeno que tiempo después sería descubierto y lanzado a la fama mundial por Brian Epstein. Los (entonces) cinco muchachos liverpoolianos se embarcaron hacia Hamburg para trabajar con el empresario Bruno Koschmider.



  • El 17 de agosto de 1960 llegaron al famoso puerto alemán donde trabajarían con el ya mencionado Bruno Koschmider, dueño del Indra, uno de tantos clubes de rock y strip tease que llenaban la Reeperbahn. Este señor técnicamente explotaba a los cinco chicos ingleses, quienes debían tocar cada noche entre semana aproximadamente cuatro horas y media, y los fines de semana las jornadas se extendían hasta seis horas. Las condiciones de trabajo eran poco menos que deplorables, teniendo que alternar con prostitutas y rudos marineros (clientes de las primeras) durante los shows, y contando además con la limitante bastante mamona impuesta por Koschmider de apagar los amplificadores a la hora de tocar y servir únicamente como músicos de acompañamiento a las nudistas. Dormían en un cuartucho detrás de la pantalla de un cine cercano al Indra...cuando tenían tiempo de dormir, ya que las extenuantes jornadas laborales les obligaban a drogarse para mantenerse activos todo ese tiempo y, terminado el espectáculo, el efecto de la misma droga le impedía conciliar el sueño, dejándolos bañados en sudor en la cama sin poder conciliar el sueño. Fue una época en la que los chicos perdieron su virginidad (no sé si todos, pero por lo menos George sí, quien al terminar de coger por primera vez recibió una sonora ovación de parte de sus compañeros que estaban escondidos observándolo todo), en que se hicieron amigos de otros grandes músicos y desarrollaron un estilo propio, alejado de lo almidonadas que parecían la mayoría de las bandas inglesas.



  • El 16 de agosto de 1962, George Martin comunica a The Beatles que sí, que va a trabajar con ellos, que suenan chingón y tienen mucha actitud...pero el baterista nada más no le cuadra y lo quiere fuera del equipo. Al respecto, Brian Epstein le preguntó a Bob Wooler, DJ de The Cavern Club, si esto era buena idea, a lo que el interpelado respondió que Pete era guapo y, en consecuencia, muy popular con las fans, cosa que afectaría a la banda. Como no podía tomar una decisión dejó la responsabilidad de dar la mala noticia a los propios músicos, quienes ya habían hecho migas con Ringo (procedente de Johnny & The Hurricanes) pero se la reviraron y le dijeron que no, que él tendría que ser el encargado de hacerlo. John dijo, años después: "Fuimos unos cobardes, obligamos a Brian a hacer el trabajo sucio por nosotros".



  • Ese mismo día, un jueves, tuvieron una presentación en el Riverpark Ballroom de Chester, pero como acababan de correr a Pete tuvieron a Johnny Hutchinson, de The Big Three, como emergente durante tres días hasta el sábado 20 en que Ringo se integraría de manera oficial y definitiva con el equipo.


  • El 15 de agosto de 1965 comienzan su segundo tour por los Estados Unidos, en el Shea Stadium de New York. Rompieron record de audiencia con 55,600 fans gritonas (en su mayoría, que seguro hubo también chingos de hombres que gritaron de la emoción cual pubertas calenturientas) que opacaron la potencia de los amplificadores Vox de 100 watts con que iban provistos. Vívanlo ustedes mismos, viajen al pasado y siéntanse como en las gradas del estadio de los New York Mets:




  • El 13 de agosto de 1966, la estación de radio KLUE, con base en Longview, Texas, hizo un llamado a todos sus escuchas para reunir toda la parafernalia Beatle que tuvieran y quemarla en hogueras gigantes, en un arranque de furia producido por la irreverente declaración de John: "Somos más famosos que Jesús". Bola de locos pendejos maniáticos religiosos, ojalá a estas alturas se estén dando de topes contra la pared por haber destruido toda esa memorabilia. Como dato curioso, al día siguiente de su brillante idea a la KLUE le pegó un relámpago que destruyó importante equipo de transmisión y dejó inconsciente a su director de noticias...lo cual demuestra que, si dios existiera, sería fan de The Beatles.




¡Muy buena info esta semana! Al parecer agosto será generoso con nosotros, a ver qué tal se da la próxima edición de esta, la sección favorita de los lectores Beatlémanos.




Now Watching: Illuminati: La conspiración del Anticristo


Saludos Emfermos.


0 han opinado. ¡Da click y hazlo también!: