sábado, diciembre 13, 2014

True love waits


El sábado pasado Hilda enfermó de varicela; como nunca le dio de chiquita, al desgraciado virus se le ocurrió hacer de las suyas ahorita y gracias a eso, llevamos una semana completa sin vernos. La última vez que la vi ya empezaba a sentirse mal; le preparé un par de bisteces para que cenara, nos recostamos a ver tele y la apapaché hasta que llegó la hora de irme.


De haber sabido que no la vería por tantos días me habría quedado a dormir con ella, aunque solo la hubiera abrazado para dormir por lo mal que se sentía. Nunca había tenido que extrañarla de esta manera, es algo totalmente nuevo para mi; extraño llegar a su casa, abrazarla y besarla. Extraño ver películas con ella, salir a pasear y a tomar fotos, quedarnos fuera de casa una noche y hacer el amor, ir a una fiesta, ir al cine. Simplemente verla sonreir y mirar sus ojos cuando tenemos esos ratos de ternura disimulada en un "¿Te hago de cenar?" o "Ya es tarde, gordo", es algo a lo que jamás me acostumbré (ni lo voy a hacer) porque cada ocasión tiene algo de diferente y especial que me hace disfrutarla y desear que llegue la próxima vez.


Ayer, mientras crudeaba en la oficina después de una inusual noche de chelas con los amigos por ocioso, aburrido y preso que me sentía, y pensando en ella, me salió en el playlist esta rola. No tiene mucho que ver en el contexto general porque no es como si ya no la fuera a ver nunca más, o hubiéramos terminado, o nos hubiéramos peleado. Solo es esa condenada añoranza que me tenía arrastrando la cobija durante los últimos días y que ya pasó, ya no tengo esa sensación porque hemos hablado mucho y de cierto modo eso me ayuda a sentirla cerca. Sé que podré visitarla en navidad aunque a lo mejor todavía no esté recuperada al 100%, la sola idea de saber que voy a poder abrazarla y besarla hace que se me ilumine la mirada y que el título de la canción me parezca dulcemente cierto, pese a que cada día que falta para verla pasa eterno y sin chiste entre trabajo, blog, fotografías, pendientes de la casa y suspiros.





Ahogaré mis creencias
para tener a tus bebés.
Me vestiré como tu sobrina
y lavaré tus pies hinchados

Nada más no te vayas,
no te vayas.

No estoy viviendo,
solo estoy matando el tiempo.
Tus diminutas manos,
Tu sonrisa de gatito loco.

Nada más no te vayas,
no te vayas.

Y el verdadero amor espera
dentro de áticos embrujados.
Y el verdadero amor vive
en paletas y papitas fritas.

Nada más no te vayas,
no te vayas.




Now Playing: True love waits - Radiohead


Saludos Enfermos.


0 han opinado. ¡Da click y hazlo también!: