martes, abril 29, 2014

Mustang Day 2014 @Mundo E


Durante la década de los 60's sucedieron muchas cosas chingonas que marcarían a la humanidad para siempre: la evolución del rock a manos de The Beatles y los demás baluartes de la Invasión Inglesa, la conciencia social despertando y activándose a nivel global, la carrera espacial de la mano de Yuri Gagarin y la URSS...y nace una de las bestias de cuatro ruedas más poderosas y bellas jamás vistas por el ojo humano: el Mustang.

Hay una persona a la que todos los admiradores de esta maravilla debemos dar las gracias: el señor Carroll Shelby, quien sentó las bases para el diseño, construcción, lucimiento en pista, comercialización y expansión del que, con el paso de los años, llegaría a ser un símbolo por excelencia del american way of life. Y sí, pese a que muchas veces he echado pestes sobre la cultura gringa, no puedo evitar sentir una irresistible atracción por estas hermosas máquinas (me pasa algo similar a lo que experimento cada que empieza una nueva temporada de la NFL, pero vamos...ante tantos encantos desplegados, nadie puede ser totalmente antiyankee).

Y así las cosas, ese calurosísimo domingo a medio día fuimos Hilda y yo a asolearnos en el estacionamiento de Mundo E, entre un montón de gente (aunque no tanta como, por ejemplo, hace un par de años) que, como nosotros, se maravillaba ante lo bien cuidados que tienen sus autos los coleccionistas. ¡Había de todo! desde un Shelby Cobra de 1966 hermosamente cromado al que me costó un huevo y la mitad del otro tomarle fotos decentes porque una chica me estorbaba (¡es en serio! si quiero ver nalgonas mejor entro a YouJizz), hasta los modelos más recientes y musculosos, pasando por clásicos de los 60's (no podía faltar la bellísima Eleanor, pero con otro trajecito), potentes Mach 1 setenteros, los cuadrados y poco atractivos modelos de los 80's que para este evento lucían inusualmente guapos, motos customizadas pocamadre, camionetitas como las del señor Miyagi, exhibiciones de drifting y un montón de monadas más.

Por otro lado, el que no está tan padre, estaban las pobres edecanes con bronceado de zanahoria que tenían que fingir su mejor sonrisa y soportar a Godínez con ínfulas de mirreyes mamones y pretenciosos que se toman fotos con ellas abrazándolas por la cintura y poniendo cara de todasmías, los vasos de cerveza de a litro que en realidad contenían dos de a 375 ml y medio servían para apagar la sed, los músicos de quinta intentando amenizar el evento desde una carpa, y las rifas y regalos por parte de algunas de las marcas que tienen un local en el centro comercial y aprovecharon la ocasión para ganar clientes a puro grito pelado con altavoz. Y aún así, el espíritu salvaje y libre del Mustang prevaleció, dominó y fue protagonista en su cumpleaños número 50. Quien quiera ir a soplarle a las 51 velitas de este carrazo el próximo año, no tiene más que seguir en Facebook los perfiles oficiales de la comunidad equina en nuestro país: Mustang México y Club Mustang Pro A.C. , y mantenerse al tanto de las noticias, actualizaciones y presentaciones de nuestro potro favorito.

Mientras tanto, les dejo una probadita para que se les vaya antojando; ya se la saben, una imagen de muestra...


Y el resto de la galería, aquí mero.




Now Playing: I robot -The Alan Parsons Project


Saludos Enfermos.


domingo, abril 27, 2014

Semanario Beatle: 21 a 27 de Abril


Hoy, en el Semanario Beatle...


  • El 23 y 24 de abril de 1960 se presentaron John y Paul como The Nerk Twins en el Fox and Hounds de Caversham, propiedad de unos tíos de Paul; tocaron ellos dos solos con guitarras acústicas y cantaron sin micrófonos, chutándose un pequeño repertorio de rock & roll y country western. De lo más atractivo y curioso entre los pininos de la que sería la banda más grande de todos los tiempos.





...y ya. Esta semana fue un tanto floja en cuanto a efemérides beatleras, aunque en cierto modo está bien para darle un poco de contrapeso y tener un poco de visibilidad en los dos posts que hice entre viernes y sábado relativos a unas pequeñas vacaciones que tuve en Cuetzalan hace un par de meses. Esperemos a ver qué nos depara el calendario liverpooliano para la próxima semana, y mientras, tengan excelente domingo.




Now Playing: Everlasting light - The Black Keys


Saludos Enfermos.


sábado, abril 26, 2014

Gris


En Cuetzalan (el pueblito del que hablo en el post anterior) tuvimos la oportunidad de conocer a Gris, chiquilla de unos diez años más o menos, mientras comíamos molotes en uno de tantos puestecitos del pueblo, cuando se acercó a vendernos artesanías hechas a base de granos de café y piedritas. Se ganó la simpatía de Hilda en un dos por tres y la mía pocos minutos después en base a esa chispa que solo los niños pueden tener y que muchas veces pierdo de vista por andar en mi pedo.

Nos la encontrábamos frecuentemente en nuestros pequeños paseos por la plaza mayor y en cada ocasión sabíamos un poquito más de ella; sabe hablar nahuatl perfectamente, su papá falleció cuando era muy pequeña (aún más, ya que ahora debe tener no más de diez años) y vive con su mami a aproximadamente una hora del pueblo, distancia que recorre caminando cuando termina sus labores del día, a eso de las diez u once de la noche, para regresar a la mañana siguiente al pueblo con sus collares y pulseras en la mano, lista para otra jornada de chamba. ¿Cómo no sentir ternura por la morrita? le invitábamos un esquimo, o un dulce, o lo que se pudiera; no siempre lo aceptaba porque es un tanto tímida y bastante desconfiada; incluso se negó rotundamente a que le tomáramos una foto porque su mamá le ha dicho que así hace la gente extraña y mala cuando se quiere robar a los niños, y nosotros, lejos de molestarnos u ofendernos, quedamos gratamente sorprendidos (una de tantas veces) por su inteligencia y sentido común.

El último día que estuvimos por allá de plano la "secuestramos" cuando la vimos mientras recorríamos el tianguis (¡enorme, por cierto!) y ya no se nos separó, acompañándonos a la Casa de Cultura (sí, esa madre donde no dejan tomar fotos, pero reprimí las ganas de salirme de ahí porque la vi muy entretenida) donde me tomaba de la mano y se sorprendía de que siempre la tuviera tibia; al Mercado de artesanías, luego de vuelta al centro, y hasta alcanzó a Hilda mientras regresaba al mercado porque siempre sí le había gustado una blusa de ahí para mi suegra, llevándola por un camino más corto y evitándole un montón de stress.

Antes de despedirnos le pedimos que nos acompañara a comer y, para nuestra sorpresa, aceptó; fuimos a la Fuente de sodas Juquilita (donde, por cierto, preparan unas cemitas que están con madre), se sentó con nosotros a la mesa y compartimos los últimos minutos amenos a su lado antes de salir corriendo por las calles empinadas hacia la terminal de autobuses. Y como ya desde ese momento tenía ganas de venir al blog y contar un poquito sobre esta niña encantadora, pues que me animo y le robo una foto (cuidando, obviamente, que no se diera cuenta y que no saliera su carita...se leerá tonto, pero quise respetar la obediencia que le tiene a su mamá):




Todo mundo sabe, al menos por lo que he escrito por acá durante todos estos años, que de repente me sale lo cabrón sociópata y me vuelvo fan de la filosofía "que cada quién se rasque con sus propias uñas", salvo en casos muy contados; y este fue uno de esos. Honestamente, me abrí con Gris porque a Hilda le simpatizó cañón y la verdad, no me arrepiento de haberlo hecho. Me recordó que absolutamente todos los niños son siempre inocentes, que merecen una oportunidad, que esas caritas tiernas y sus ojotes siempre están llenos de un aura brillante y limpia, que las sonrisas más puras vienen de ellos y son capaces de tirarme la careta y la pose de tipo rudo. Me dan ganas de regresar allá y llevarle algo, ¡cualquier cosa! ropa, tenis para que no ande en la chinga con sus huarachitos de cuero, yo qué sé. Al final, es un pequeño y encantador ángel saliendo adelante de la mejor manera que puede, y eso merece cariño, admiración y respeto de mi parte.




Now Playing: Patience - Guns N' Roses


Saludos Enfermos.


viernes, abril 25, 2014

Cuetzalan, la verdadera cuna de los voladores





En febrero me lancé a Cuetzalan, un pueblito localizado en la sierra de Puebla, a un pequeño viaje para festejar el 14 de febrero con Hilda (ya, todos sabemos que el 14 de febrero es una cursulería, pero aceptémoslo...¿quién no disfruta ese tipo de cosas cuando está enamorado?). Supe de ese lugar gracias a mi amiga Mely, quien me lo recomendó un día que estábamos platicando acerca de las cosas chidas que hay en su terruño (ella es poblana). Yo tenía ganas de lanzarme a algún pueblito de montaña como Tapalpa o Mazamitla, en Jalisco, pero considerando que el tiempo de recorrido hubiera sido bastante mayor, terminé decidiéndome por proponerle a ella esta nueva opción, y allá fuimos.

Fueron seis horas de camino desde la TAPO hasta allá, incluyendo los últimos sesenta minutos del trayecto en que tuvimos que alternar el único carril que nos subía a la sierra con los vehículos que venían en contrasentido. Cuando por fin llegamos, un calor húmedo de los mil demonios, digno de lugares como Taxco o (me atrevería a decir) del mismo Acapulco, nos recibió de sopetón mientras empezamos a recorrer sus empinadas calles desde la terminal de autobuses hasta el hotel en que teníamos reservación. En el camino, varios chicos de entre 7 y 15 años se ofrecieron a guiarnos al mismo, a conseguirnos transporte, a cargarnos las maletas o cualquier cosa que representara unas monedas para ellos, hábito que comparten la mayoría de los habitantes del lugar (en cuanto a querer venderte lo que sea) y que, sin tomarse a mal por parte de ellos pese a que en ocasiones son insistentes, pone de manifiesto la pobreza en que un chingo de nuestros pueblos se encuentran sumidos. Pero bueno, como decía, nos dirigimos al hotel. Es bonito, rústico, muy apacible y con un cierto toque hogareño; se llama El Encuentro y sus administradores son muy amables, tanto que, pese a que la habitación que reservaron para nosotros se encontraba en el centro del edificio, accedieron a cambiarla por una con balconcito y vista a las pintorescas calles empedradas, los techos de teja roja y la sierra.

Eran casi las seis de la tarde cuando salimos a buscar algo de comer, y el restaurante Yoloxochitl (que significa Flor del corazón) llamó mi atención, resultando el elegido. Es un lugar bonito, decorado con los elementos necesarios para hacerte sentir el calor de hogar que cualquier restaurante tradicional que se precie de serlo te inspirará; sin embargo, la comida y el servicio dejaron un tanto qué desear. Aún habiendo pocos comensales los meseros tardaban eternidades en atender (¿o sería mi hambre lobuna la que hacía parecer eterno al tiempo? quién sabe...), y la comida, dispuesta bella y ordenadamente sobre platos de barro, no superó, por ejemplo, a los puestecitos de garnachas que abundaban en las calles del centro y que daban la comida baratísima y con un sabor de "¡no mames, creo que estoy teniendo una orgía de sabor justo enmedio de la boca!". Por ejemplo, los tlayoyos y los molotes (distintos a los de Puebla capital) que son cilindros de masa rellenos de pollo o queso y que se pueden comprar a veinte pesitos la docena; el chilpasontle, que es parecido al mole de olla pero se le agregan especias que, por desgracia, en este momento no recuerdo. En el tianguis de los fines de semana uno puede encontrar desde la clásica garnachería mexicana, hasta tacos de pastor al carbón, una delicia que no creo que sea muy fácil de encontrar. Hilda me regaló unos puros deliciosos que encontramos en un puestecito de ese mismo tianguis super baratos (40 pesitos la bolsa con cuatro) y delicioso café orgánico. Elotes, esquites, incluso tamalitos oaxaqueños que, en combo con el obligatorio vaso con atole, costaban 12 pesos. El paraíso de los tragones, sin duda alguna.


Los benditos, deliciosos y ultra-baratos molotitos.


Turísticamente Cuetzalan es una maravilla, aunque como cualquier lugar, tiene sus cosas no tan padres, como el que no se permita tomar fotografías en la Casa de Cultura o que se vendan artesanías, principalmente de cestería, confeccionadas con varas de jonote y otras especies que están en peligro de extinción y deben ser protegidas. Fuera de ello, todo está de ensueño: el pueblito es chico, muy sencillo de recorrer; a mi me tomó un par de horas caminar por las calles siempre empedradas e inclinadas desde el hotel en el centro hasta la punta del cerro (literal), y luego todo para abajo, hasta donde el caserío termina y comienza la carretera que enlaza hacia el siguiente poblado, para después subir todo sudoroso y agitado nuevamente hacia el centro. Además, cuenta con atractivos naturales dignos de pasarse por lo menos un par de semanas intentando conocerlos todos. Hay muchos cuatitos en el centro que ofrecen a los turistas distintos paquetes de recorridos a grutas, cascadas y zonas arqueológicas. Sin embargo, no se ven tan pro porque están ahí nada más parados en el zócalo con un bonche de fotos de los lugares a visitar pero no dan detalles o especificaciones de lo que uno puede encontrar y las condiciones del recorrido; todas parecían más de lo mismo hasta que nos encontramos con Rutas todo Cuetzalan, quienes, además de ofrecer una amplia variedad de opciones que se adecuan a las necesidades y deseos del visitante, manejan precios bastante accesibles y tienen excelente dominio de su chamba.

Elegimos un tour que nos permitiera recorrer el pueblito tranquilamente, sin nada de aventuras extremas (recorridos pecho tierra dentro de las grutas, nado dentro de lagunas y cascadas, rappel); se llama Paque-no-te-canses e incluye una visita a la Cascada Las Brisas, a las Cavernas de Chivostoc, al Valle de las piedras encimadas, al taller de telar de cintura, y al taller de cera. Y como todos esos atractivos tenían que visitarse desde tempranito para ser aprovechados al máximo y esa noche de nuestra llegada teníamos ganas de salir, nos chutamos también el City Tour Nocturno, que consta de un recorrido por los principales puntos históricos y religiosos (ni pedo, eso nunca falta) además de interesantísimos relatos por parte del guía para amenizar el camino. Así, nos enteramos de que, por ejemplo, el nahuatl que se habla en Cuetzalan es ligeramente distinto al de Veracruz o al que se hablaba en Tenochtitlan; de que, pese al calor infernal que nos recibió a media tarde, el clima es muy cambiante y puede sacarnos del sauna para sumergirnos en una lluvia torrencial. Que Cuetzalan es un pueblo muy tranquilo, sin problemas de narcotráfico ni autodefensas, que vive del turismo, de la venta de café tanto para consumir como en forma de artesanías hechas con su grano. Que es un pequeño escenario serrano lleno de sorpresas, de las cuales disfrutamos apenas unas cuantas al día siguiente.


El resto de las fotos, aquí.


El Valle de las piedras encimadas, cuya belleza contrasta con la veracidad de su nombre, ya que en realidad no se trata de piedras colocadas una sobre otra, sino de formaciones rocosas de una sola pieza originadas por la erosión que, hace miles o tal vez millones de años, el agua que cubría la región ejerció paulatinamente, hasta dejar descubierto ese tramo de tierra. Se aprecian formas caprichosas: algunas son de animales, otras de rostros que parecen emerger del llano; unas cuantas más surgen caprichosamente salpicando la escena, y todas, en conjunto, terminan por ofrecer una bella entrada hacia nuestro siguiente destino.


Galería completa


Chivostoc, conocida también como La cueva del Diablo (ñaca ñaca), es una gruta interrumpida a la que se accede a través de un pequeño claro que se encuentra dos o tres metros por debajo del nivel de la superficie, tras el cual se encuentra la entrada a una bóveda incrustada en la tierra a unos veinte metros, a ojo de buen cubero. Es tan pequeña porque, según comentaba el guía respecto a las piedras que aparecen al fondo dispuestas como si hubiera habido un derrumbe, es probable que haya sido utilizada como paso por los revolucionarios de principios del siglo pasado y dinamitada después para cortar la ruta de escape. Además, tiene el encanto de estar llena de leyendas: desde las figuras que se pueden apreciar entre sus muros cavernosos entre sombras y los "vigilantes" que se encuentran fuera de ella, hasta la tradición de llamar a tu alma diciéndole "Ya vámonos" una vez que te encuentres fuera, porque se cuenta entre los lugareños que si no le recuerdas irse contigo, puede quedarse atrapada ahí por los siglos de los siglos amén.


¡Ay amachiiita! pícale aquí para ver qué más hay


La Cascada Las Brisas es, quizás, la más comercial de todas las que hay en la región, debido a que los habitantes del pueblo la agarran de balneario, mercado y hasta de lavadero; sin embargo, su belleza es innegable, además de que ese día, por fortuna, nos tocó encontrarla relativamente vacía. Es una delicia meter los pies en esa agua tan helada y pura (nada más háganlo con chanclitas, porque si se la avientan a la brava como su servilleta se van a acordar de cada grano de arena o guijarro durante un buen rato).


Precioso paraje; mira el resto entrando aquí.


¡Vayan y conozcan este paradisíaco lugar! vale la pena sacarse un poco de encima la mugre y el stress de la ciudad e internarse en un pueblo mágico que tiene tantos secretos guardados y esperando a ser descubiertos por el visitante. Si este post les ha parecido largo, déjenme decirles, queridos lectores, que no es absolutamente nada en comparación con todo lo que se puede conocer y narrar de aquellas tierras; por ejemplo, ¿sabían que el nombre original del pueblo era Ketzalan, que significa "Tierra de quetzales", y luego cambió a Cuetzalan, "Tierra de plumas brillantes"? ¿o que los voladores de Papantla no son de Papantla, sino de este paraje enclavado en la sierra y que, tras una invasión de los nahuas a estas tierras totonacas, emigraron al Tajín, de donde partió su fama? ¿o, por ejemplo, que dicha danza tiene un intrincado trasfondo?


- ¡Neta! sigue leyendo...


Cada uno de los cuatro voladores que cuelgan del poste representa a uno de cuatro elementos; Norte, Sur, Este y Oeste; o bien, Primavera, Verano, Otoño e Invierno. El quinto, el que toca los tambores sentado en la punta del palo (sin albur) es el nexo entre todos ellos. Este palo, que tradicionalmente debe ser el tronco de un árbol, representa al inframundo y los voladores descienden sobre él en una alegoría del ciclo de la vida, pero esta no es la única interpretación que se le da; su descenso representa también la caída de las gotas de lluvia en tiempos de siembra, mientras el pantalón rojo que visten representa la sangre de la humanidad y la prenda superior, cruzada, las alas de un ave, igual que el penacho. Los espejos que portan reflejan la luz del sol, llevándola por todos los alrededores. Cada volador debe dar 13 vueltas, ya que, si mi curso de matemáticas avanzadas no falla, 13 x 4 son 52, y 52 x 5 son 365, abarcando así a todos los días del año, y esto representa un rito en busca de la fertilidad en la tierra. Y todo esto es posible admirarlo en la Plaza de Armas (no vuelvo a decir Zócalo en público ya que la palabra deriva de un error de dicción de hace muchos, muchos años, y no quiero seguir cagándola como hasta ahora), nada más que en eso nos falló, porque ese fin de semana había cambio de poder (puaj, la política ensuciando mi paseo) y tenían el lugar lleno de pasto, flores, un escenario y muchos lamehuevos listos para vitorear al nuevo cacique en turno. Ya será para otra ocasión; pero ustedes vayan, que seguro tienen más suerte. No pierdan ocasión y aprovechen que es fin de semana; no se arrepentirán.






Now Playing: The Godfather's theme (live) - Guns N' Roses


Saludos Enfermos.



domingo, abril 20, 2014

Semanario Beatle: 14 a 20 de Abril


Hoy, en el Semanario Beatle...



  • El 14 de abril de 1963, los Fab Four conocen a quienes serían sus grandes rivales durante mucho tiempo, y también excelentes amigos y colaboradores: los políticamente incorrectos (para la época), cachondos, bravucones y desmadrosos The Rolling Stones.





  • El 19 de abril de 1967, The Beatles crean su propia marca comercial, en una especie de contraataque a las políticas tributarias del Reino Unido, que estaban pasadísimas de verga: The Beatles & Co., que era una nueva versión de Beatles Ltd., su primera sociedad comercial, y predecesora de Apple Corps.





  • Hablando de Apple Corps, exactamente un año después, el 19 de abril de 1968, la compañía anuncia que uno de sus intereses comerciales es echarle la mano a nuevos artistas que busquen una oportunidad de mostrar su talento. Una foto del manager general de la compañía, Alistair Taylor, concebida y diseñada originalmente por Paul y titulada como "This man has talent...", fue la invitación para numerosos músicos en busca de mostrar al mundo lo que tenían:






Poquitos datos para esta semana, pero interesantes, sin duda. Veamos qué nos depara la próxima edición, y mientras, a cerrar el puente trabajando sobre varios artículos que tengo pendientes y que romperán un poco la línea Beatlera que hemos tenido por acá durante lo que va del año.




Now Playing: Limbo some more - Chubby Checker


Saludos Enfermos.


viernes, abril 18, 2014

Celtic Fest 2014 (o Celtia, pues) @Plaza Loreto, Distrito Federal




Durante el mes de marzo, en el jardín de Plaza Loreto, se llevó a cabo el Celtic Fest (pronúnciese Celtic o Keltic, ambas maneras son válidas). Tuve oportunidad de ir a cubrirlo como fotógrafo gracias a una convocatoria que lanzó el festival desde su página de Facebook y a que me animé porque ya conocía con antelación a una de las bandas que se presentarían ahí: The Triskells, a quienes tuve oportunidad de escuchar, aunque muy de rapidito, en la Feria de las Culturas Amigas del año pasado. Teniendo en mente que ellos son bastante buenos y las demás bandas a presentarse seguro mostrarían un nivel similar, no tuve dudas acerca de que el evento valdría la pena, y no me equivoqué.





Pese a que me perdí el primer fin de semana del evento porque lo último que supe al respecto fue que se llevaría a cabo en el Bosque de Chapultepec y un pedo administrativo determinó que siempre no, pude enterarme a tiempo para ir al segundo y disfrutar de actuaciones como la de los mencionados The Triskells y la interacción tan intensa que logran con el público, la impecable danza de Nemhain, la alegría folklórica del DanceCorps del Batallón de San Patricio, y la marcialidad de la Banda de Gaitas, también perteneciente a este batallón, tan imponentes los tipos con bombos y gaitas, y tan bellamente elegantes las chicas percusionistas.



Las fotos de ese día, aquí.


En el tercer fin de semana hubo ocasión de disfrutar a Shamrock, una banda bastante más tranquila que The Triskells en cuestión de potencia a la hora de presentarse, pero no por eso menos talentosa. Tienen un flautista privilegiado y muy joven, una percusionista (la chica toca el bodhrán, que es una especie de tamborcito circular y plano) y un guitarrista con mucho carisma e interacción con el público. A campo traviesa fue la segunda banda de la tarde, compuesta por veteranos que tocan de una manera más académica, más técnica, y que, por tanto, me quedaron perfectos para olvidar por un ratito la chamba de fotógrafo balín (que, de hecho, me trajo algunos "¡quítate, no me dejas ver!" por parte del público de la primera fila, y es que era imposible estorbar la visibilidad en algunos puntos debido a la disposición del escenario y las gradas) y disfrutar de la música tradicional celta, desparramado en una silla y con una Coca Cola en la mano (ni pedo, se lee incongruente, pero era eso o una horrorosa Pepsi).


El cuarto fin de semana, el cierre, tuvo un toque muy especial; resulta que hubo algunos pequeños pedos logísticos entre los organizadores (o mejor dicho, el organizador: Raúl Morales Reyes, a.k.a. Robin de Sherwood) y la gente de Plaza Loreto, forzando a que las presentaciones de las bandas de ese día fueran un poco más breves que como estaba planeado, debido a la intempestiva inclusión de Cynthia Valenzuela, una arpista con unos dedos privilegiados que se hizo acompañar por un chico que tocaba la guitarra acústica y un flautista bastante bueno también, y de la banda Ontofonía, encargada de cerrar el evento. Así, mientras An Bodhrán tuvo chance de deleitar a los presentes con su precisión y carisma (y hasta de promocionar los discos que llevaban para vender), la Banda de Gaitas de la Ciudad de México vio drásticamente reducido su tiempo en escena, con una cierta inconformidad (muy comprensible) de parte de su líder, quien tuvo que apechugar y reducir el repertorio a más o menos la mitad. Sin embargo, lo verdaderamente emotivo y cabrón vino al final, durante la presentación de los ya mencionados Ontofonía:



Las fotos del cierre, aquí mero.


Resulta que el Fest se excedió un poco en cuanto al tiempo que tenía reservado el jardín de dicho centro comercial; no fue tanto lo que se pasaron, en realidad; según el programa se habría excedido el límite por unos quince minutos, y creo que en total hubiera sido media hora el tiempo no acordado. La administración de Plaza Loreto estaba en todo su derecho de solicitar que se diera por terminada la actividad; sin embargo, considero que hay formas de pedir las cosas y la que eligieron fue la más culera. Mientras Robin entregaba un reconocimiento a Ontofonía en agradecimiento por su participación, el audio fue cortado de la nada. Entre protestas del público y desconcierto de los músicos, estos últimos decidieron tomar cartas en el asunto e hicieron lo más alegre, pacífico y valiente por hacer ante semejante ojetada: bajar del escenario instrumentos en mano y seguir tocando, aún cuando a los pocos segundos también les apagaron la luz, ante la desaprobación (hacia la administración de la plaza) y el beneplácito y animosidad del público hacia los músicos. Y es que ahí se ven las ganas de hacer las cosas, de trascender y querer ganarse a un público que siempre se mostró bien dispuesto hacia el evento, a excepción del pinche viejito gruñón que espetó a Robin "por hacer algo tan mediocre", dándonos a pensar a todos que no tiene ni puta idea de lo que implica organizar un evento de ese tipo (máxime si lo hace una sola persona) o que creyó que estaba en el Auditorio Nacional con un boleto de primera fila pagado. Como quiera y a pesar de todo, el Celtic Fest salió bien, llegó a un feliz término, considero que atrapó a bastantes nuevos fans (me incluyo), y seguramente saldrá adelante con una mayor experiencia logística.




Por mi parte, puedo darme por muy bien servido. Tuve mi primera experiencia como fotógrafo en un evento (no hubo plata de por medio, pero el aprendizaje es muy valioso) y hasta un pequeño reconocimiento me dieron, vía Facebook:




Y además, obtuve muy buen material para el próximo número de Bindi, en el que podrán leer, además de esta reseña (en versión light, que allá soy políticamente correcto), la entrevista que el buen Robin accedió a tener con su servilleta. No se la pierdan; estará saliendo aproximadamente a mediados de mayo.




Now Playing: The shamrock shore (live) - A campo traviesa


Saludos Enfermos.


jueves, abril 17, 2014

Semanario Beatle: 7 a 13 de Abril


Hoy, en el Semanario Beatle...


  • El 10 de abril de 1962, a la edad de 21 años y a causa de una hemorragia cerebral, fallece Stuart Sutcliffe. Bajista original de The Beatles pese a que su verdadera vocación era la pintura, y gran amigo de John. No se conoce a ciencia cierta la causa del derrame, pero la teoría más famosa y aceptada es la de que el problema comenzó tras una pelea a las afueras de un bar donde The Beatles se habían presentado a tocar y durante la cual Stu estuvo coqueteando con una chica que se encontraba entre el público; el novio de dicha señorita (y sus canchanchanes, obviamente) cazaron al bajista mientras guardaba instrumentos en la furgoneta que la banda usaba para moverse de presentación en presentación, y para cuando John y compañía llegaron al quite el daño estaba hecho.



  • El 11 de abril de 1963, tres días después de su nacimiento, John conoce a su primogénito, Julian. Un poco por la apretada agenda que tenía debido a la Beatlemanía y otro tanto porque, en realidad, John era un tanto gandul con Cinthya en aquel entonces, el líder de The Beatles apareció en el Sefton General Hospital de Liverpool en calidad de incógnito haciendo una visita relámpago, apenas lo suficientemente duradera para conocer al pequeño y darle un beso a su esposa...junto con la noticia de que tendría que seguir trabajando en gira.



  • Y hablando de chamba, ese mismo día salió a la venta el single From me to you en el Reino Unido, bajo el sello Parlophone, con Thank you girl en la cara B.




  • El 10 de abril de 1964 sale a la venta The Beatles' Second Album; ya saben, otro de esos inventos de Capitol para venderle más discos a la fanaticada gringa. Aunque, bueno...¿quién podría resistirse, de cualquier modo?




  • El 9 de abril de 1965 se libera en el Reino Unido el single Ticket to ride, con Yes it is en la cara B, bajo el sello Parlophone.




  • El 11 de abril de 1969 sale a la venta el single Get back, con Don't let me down en el lado B.




  • El 10 de abril de 1970 es el día más negro en la historia BeatlePaul anuncia la separación del cuarteto. A estas alturas del partido tenían tantas broncas internas que incluso el hecho de que Paul se le adelantara a John para dar la noticia resultó la gota que derramó el vaso y terminaría por mantener alejados a los que fueran grandes amigos. Ese fue el día que The Beatles pusieron triste al mundo, el día que se supo que ya no existiría la banda más grande de todos los tiempos (aunque durante muchos años, hasta la muerte de John, se mantuvo la esperanza de un reencuentro) para convertirse en cuatro talentos individuales y dejar un legado que trascendería hasta convertirlos en una leyenda y en adoración de muchísimas generaciones posteriores...y para muestra, está un servidor y este pequeño homenaje semanal dedicado a ellos con mucho corazón, gusto y admiración por su obra.



Ahora sí hubo bastante info...datos interesantes, datos tristes, todos emotivos y atesorables en la memoria de cualquier Beatlémano. Disfrútenlos, del mismo modo que este rico fin de semana que comienza.




Now Playing: Jailbreak - AC/DC


Saludos Enfermos.



miércoles, abril 09, 2014

Semanario Beatle: 31 de marzo a 6 de Abril


Hoy, en el Semanario Beatle...


  • El 1° de abril de 1961 quedó demostrada una vez más lo cierto de aquella frase que reza "Cuando no te toca, aunque te pongas; y cuando te toca, aunque te quites". Después de un primer coqueteo con el Top Ten de Hamburg (y de los celotes laborales de Bruno Koschmider que hicieron salir a The Beatles deportados de Alemania), por fin se les hizo tocar en el prestigioso club alemán. Estuvieron ahí ni más ni menos que 92 noches, periodo durante el cual tuvieron grandes colaboraciones con Tony Sheridan, surgió el "peinado Beatle" a manos de Astrid Kirchherr...y la salida de Stuart Sutcliffe del grupo, mas la consecuente mudanza del mismo al puerto germano para vivir junto a su amada fotógrafa.





  • El 5 de abril de 1963 reciben su primer Disco de Plata, por las más de 250,000 copias vendidas del single Please please me.





  • El 1° de abril de 1964, después de un día de arduo trabajo filmando A hard day's night en el Scala Theatre de London, John tiene un encuentro con su padre, Alfred, tras 17 años sin verse.





  • El 4 de abril de 1964 logran ocupar los cinco primeros lugares del Billboard Hot 100 Chart; y, no conformes con eso, clavaron 12 canciones en total dentro de la misma lista. Aquí, las galardonadas, con la posición que ocuparon señalada entre paréntesis:

Can't buy me love (1)
Twist and shout (2)
She loves you (3)
I want to hold your hand (4)
Please please me (5)
I saw her standing there (31)
From me to you (41)
Do you want to know a secret? (46)
All my loving (58)
You can't do that (65)
Roll over Beethoven (68)
Thank you girl (79)






Un poco más de datos relevantes durante la semana que pasó, por lo que se puede apreciar. Esperemos a ver qué nos depara el calendario para el próximo domingo Beatlero (sí, ya sé, me atrasé tres días...pero ahí vamos, al pasito).




Now Playing: The fool on the hill - The Beatles


Saludos Enfermos.


miércoles, abril 02, 2014

She loves me (yeah, yeah, yeah)


Hilda me preparó una sorpresa muy bonita hace un par de noches:




¿Qué puedo decir, aparte de que sencillamente me encantó? si ya sabe que amo sus manos, que tanto me gusta tocar y sentir, y que ella decoró con algo que significa tanto en mi vida únicamente por darme gusto y por verme feliz. Entre los N mil detalles que ella ha tenido para conmigo durante este tiempo que llevamos juntos (que pareciera tan poco y demasiado a la vez), este me derritió.

Se adueñó de MIS Beatles del mismo modo en que ha ido tomando posesión, paulatinamente, de muchos otros aspectos de mi vida. Los hizo suyos, igual que me ha hecho a mi. Y si de por sí ya tenia la sospecha de que esto pasaría, ahora estoy completamente seguro de que no habrá canción de los Fab Four (de esas que hablan de amor) que no traiga irremisiblemente su cara y sus manos a mi mente.

Y es que yo sé, también con antelación, que soy correspondido y que ella me ama. En este preciso instante, en el momento en que las letras se plasman en este post y con los labios aun vibrando por los besos de anoche, soy el hombre más feliz de la Tierra.







Now Playing: Every little thing - The Beatles


Saludos Enfermos.