martes, diciembre 29, 2015

De la muerte de Lemmy y los Lemmiólogos


Ayer murió Lemmy Kilmister, pero no hablaré de lo chingón que es su legado musical ni de su actitud, pieza clave en el hecho de que, desde antes de morir, ya fuera considerado una leyenda. Mi intención es analizar qué sucede entre los fans cuando muere una celebridad, específicamente una del vasto mundo del rock.




Desde hace unos meses estoy dentro de un grupo de Facebook dedicado a recordar a Radioactivo 98.5, una de las pocas estaciones mexicanas de rock que han valido la pena. Motörhead formaba parte de su programación y, por lógica, muchos de los que recordamos con nostalgia a nuestra estación favorita recibimos con dolor y desconcierto la noticia de la muerte de Lemmy; hubo quienes, a manera de pequeño y personal homenaje, publicaron en el grupo alguna rola de Motörhead o de Hawkwind y, como era de esperarse, tampoco faltó el güey que la hizo de pedo por tantas publicaciones referentes a este señorón.

Este último sector es el que llama mi atención. Es decir, ¿cómo pueden hacerla de pedo porque la gente honra a alguien como Lemmy? Argumentar cosas como "Nada más han de conocer Ace of spades", "Ahora todos son fans de Lemmy", "Scott Weiland se murió hace poco y nadie se acuerda de él" o "Ni siquiera saben escribir bien su nombre" se me hace muy de pendejos, sinceramente. En primer lugar, ¿cómo creen que nos enamoramos del rock? Nadie nació sabiendo qué pedo, para la mayoría de quienes nacimos en los 70's y 80's no fue nada sencillo encontrar el buen camino entre Timbiriches, Menudos y demás chingaderas que promocionaba Raúl Velasco, el cacique musical mexicano por excelencia durante todos esos años. En mi caso, fue una extraña búsqueda entre los discos y cassettes de mi papá —donde encontré desde Bronco o Los Llayras hasta joyas como Concert for Bangladesh—, de los que tomé lo que me gustó; así escuché mi primera rola de Pink Floyd y el resto, como se dice comúnmente, es historia. Seguro muchos de los que amamos al rock atravesamos por algo similar y, si bien los tiempos han cambiado y la tecnología nos permite mucho más que lo que podíamos lograr hace 30 años con una grabadora y algunos cassettes vírgenes, lo que no cambia es que las nuevas generaciones siempre van a encontrar en cualquier momento de su vida esa primera rola, el primer disco, la primera foto, algo que detone el gusto y luego la pasión. ¿Quién puede tener un problema con eso?

Pensar que la gente se suma a un suceso importante sólo por moda es muy válido, pero vamos, hay que saber distinguir. Una cosa es que se muera un pelagatos como Sergio Gómez, se arme el tren del mame y todo mundo le llore durante los primeros 15 minutos posteriores a la noticia (la razón me la darán ustedes mismos: ¿alguien recuerda quién fue y en qué circunstancias murió? A la primera persona que me de la respuesta correcta le invito unas chelas) y otra cosa muy diferente es lo de Lemmy, alguien que será recordado por no sé cuántas generaciones más así la gente sólo haya escuchado Overkill o Ace of spades.  Me parece que agarrar una pose en la que alguien más decide quién puede y quién no puede condolerse u homenajear a la figura en cuestión es muy mamoncito, muy de chamaco pendejo al que su mamá le habla para que se meta cuando está cascareando y se lleva su balón a casa dejando a sus compitas ahí parados como pendejos; se ven como los pendejos radioheadólogos que fueron al concierto de hace unos años en el Foro Sol y se emputaron porque Creep fue la rola más coreada, tildando de posers a todos los que se emocionaron con ella. Dice Lemmy que tengan para que se entretengan:




Esto es rock, señores y señoritas; aquí no hay mierdas elitistas de sentirse más vergas que el otro por la simple razón de que el rock es todo lo contrario a esas ideas pendejas. El rock es para todo el que quiera aprender sobre él, conocerlo, disfrutarlo y amarlo. Y otra cosa: no hay ningún must, no hay ningún grado de Sumo Gurú Don Chingón Huevos Grandes, y el que les diga que a estas alturas de nuestras vidas ya deberíamos conocer de cabo a rabo a X o Y banda no es más que un poser que se quedó atrapado en la pubertad y tiene un déficit muy cabrón de autoestima, el cual sólo sentirá compensado formando un club de puñeteros como él dedicado a excluir a los demás.

Tengo 32 años, hay bandas con un chingo de renombre de las que apenas he escuchado lo básico y definitivamente no he terminado de aprender todo lo que me gustaría sobre el rock. Y ¿saben qué? ¡qué bueno! porque algo que me apasiona tanto debería darme batalla y seguir sorprendiéndome por el resto de mi vida.




Now Playing: Flaca - Andrés Calamaro


Saludos Enfermos.


domingo, diciembre 13, 2015

El Teletón, sus patadas de ahogado y su estrategia numérica engañosa


Anoche terminó una edición más del Teletón, en la que se recaudaron $327,267,551.00; eso equivale a $146,875,670.00 menos que el año pasado, Sin embargo, los números no dan para cantar victoria tan a la ligera e ir a cagarse en la cara de Fernando Landeros: mientras el año pasado el Teletón duró 29 horas (con todo y tiempo extra amañado para "llegar a la meta") y recaudó $16,349,766.24 en promedio por hora, este año duró únicamente 16 horas, para una recaudación promedio por hora de $20,454,221.94 . Esto se traduce en que con únicamente el 55% de duración con respecto al año pasado obtuvo el 69% de lo recaudado en 2014, pero la efectividad de su recaudación promedio por hora es del 125%.




Sin embargo, basta con recordar lo sucedido durante el año pasado, cuando la gente se volcó a las redes sociales para dar seguimiento a todas esas cositas del Teletón que muchos no conocían o a las que no se les había puesto la atención debida como la deducción de impuestos por parte de las empresas participantes con dinero de los donadores particulares que de buena fe dieron 10, 20 o 30 pesitos; los redondeos obligados (o robos hormiga) de Soriana; la exposición de niños con discapacidad en la vía pública para generar mayores ingresos basados en la lástima, o la desaprobación de la ONU hacia los procedimientos utilizados por esta institución. Tal fue la presión que en pleno show tuvieron que salir Carlos Loret De Mola y Eugenio Derbez a regañarnos a todos por malvibrosos ojetes y porque "Uno como quiera, pero ¿y las criaturas?"; el resultado que obtuvieron no pudo ser más irrisorio, en especial Derbez, quien fue insultado, ridiculizado y hasta recibió una muy buena respuesta en video por parte de una chica que se hartó con su discurso barato.

Con ese panorama, era lógico que los organizadores del Teletón pensaran en lo que se les podía venir encima para la edición 2015; no es casualidad que mágicamente hayan decidido que este año la meta no era superar la recaudación del año anterior como habían establecido siempre, sino poner una meta de 500,000 visitas a los distintos CRIT, y que hayan obtenido 602,170 (de las cuales aproximadamente el 25% fueron virtuales) para después alardear con que la gente que fue a verlos no encontró ninguna irregularidad (gracias a que aplicaron la que todos aplicamos cuando la familia viene de visita a la casa y limpiamos todo, escondiendo la basura debajo de la cama). Habría que avisar a los señores del Teletón que el que hayan tenido tal afluencia no significa necesariamente que hayan logrado una meta, sino podría indicar que esas 602,170 personas no les creyeron en primera instancia y quisieron corroborar por sí mismas que de verdad estén haciendo lo que dicen; la opinión con la que se hayan quedado después de esa visita, es totalmente independiente.

También pusieron en su sitio web una sección de preguntas frecuentes que no existía el año pasado en la que hablan de quiénes son los dueños del Teletón, cómo es que deducen impuestos y no los evaden (como si no supiéramos que las leyes tienen muchos recovecos por los cuales ellas mismas pueden ser violadas), cuánto cuesta atender a un niño en un CRIT e incluso una auditoría de estados financieros combinados de 2013 y 2014 realizada por Price Waterhouse Coopers. Este último se ve convincente porque muestra los activos, pasivos, ingresos y egresos correspondientes a ambos años y todo cuadra; la cosa es que si le buscas, en la página 14 del documento, titulada "El Teletón en cifras" encuentras los números totales de la institución:




Estos números son inofensivos y parecen el colofón perfecto para mostrar a cuántas personas ha ayudado el Teletón en 19 años de existencia. Son números grandes y rimbombantes, pero no tanto como los de la plata que han recibido durante ese mismo periodo. Permítanme por favor mostrar los ingresos del Teletón por año, desde 1997 hasta la cifra oficial anunciada anoche, que yo mismo recopilé buscando en la web:




Estamos hablando de $6,381,452,384 . Hagamos ahora un desglose: para atender a un niño con incapacidad motriz se necesitan $36, 270.00; para brindar atención a un niño con autismo, se requieren $219,600.00; y para un niño con cáncer, $1,875,600.00 . Si multiplicamos cada una de esas cantidades por el número de casos de cada categoría que aparecen en la declaración de estados financieros del website del Teletón, obtenemos que por 85,740 niños con discapacidad automotriz se han gastado $3,109,789,800; por 255 niños con autismo han sido $55,998,000; y por 108 niños con cáncer se gastaron $202,564,800 . Eso nos da un total de $3,368,352,600, que son un poco más de la mitad de todo el dinero recaudado durante 19 años.

¿Qué sucedió con los $3,013,099,784.00 restantes? bueno, tomemos en cuenta que, aunque el gobierno dona los terrenos para cada CRIT, los gastos de construcción y equipamiento corren a cargo del Teletón. Estamos hablando de 24 CRIT que tienen un costo promedio de $200,000,000.00 cada uno; un Hospital Infantil para Tratamiento Oncológico (HITO) con costo de $950,000,000; un UNOT en Tabasco con costo de $38,000,000.00 y un CSSA Nuevo Juan De Grijalva con costo de $11,250,000.00 . Todo esto da un total de $5,799,250,000 y, si lo agregamos al costo total de atención a los niños nos da $9,167,602,600.00 , que rebasan en un 44% el total de lo recaudado, o hablando en plata, $2,786,150,216.00 .

Hasta aquí, uno puede pensar inocentemente: "Pues qué bueno que gasten más de lo que recaudan, seguramente ellos mismos le inyectan dinero a su proyecto", o yéndonos al lado más suspicaz, "Las mismas empresas que usan al Teletón como escaparate están metiéndole dinero". Eso no sería malo si la meta final es apoyar a esa gente que tanto lo necesita, pero ¿qué crees? que esos casi tres mil millones de pesos no salen ni del patronato del Teletón ni del bolsillo de la iniciativa privada. Salen ni más ni menos que de tu bolsillo, del mío y de todos los que pagamos impuestos. Anoche encontré un dato que está en la red desde 2011 (y que no sé por qué no había visto a nadie utilizarlo antes) que muestra la inversión hecha por cada entidad que cuenta con un CRIT, tanto anual como total, dependiendo de la duración del contrato y que fluctúa entre los 10 y los 30 años. Entren en este enlace, hagan sus cuentas y díganme si los $7,135,200,000.00 externos totalmente a las donaciones públicas y provenientes del erario les cuadran.




Si resto a esos 7 mil millones y cachito los casi 3 mil millones excedentes de los que hablaba hace un momento, quedan libres $4,349,049,784.00 . ¿A dónde se va ese dinero? esto que sigue es solo una suposición mía, pero ya que estos señores no son tan transparentes como alardean, pero considero que es válida: el Teletón anuncia en su auditoría de estados financieros combinados que cuenta con 8,891 "voluntarios y amigos", así como 3,105 colaboradores que trabajan al servicio de los niños, dando un total de 11,996 personas laborando con ellos. Descontaré a los 8,891 voluntarios (porque teóricamente, no deben cobrar ni un peso) y me quedaré con los 3,105 colaboradores para dividir entre ellos los 4 billones y cachito que quedan libres. ¿el millón y 400,660.16 pesos que quedan libres se divide entre ellos, dando una ganancia de $73,718.96 por año a cada uno? eso es mucho dinero, y bien podría dedicarse a construir otros cinco CRIT por lo menos. Pero como dije, este último dato es una sospecha mía nada más; saque cada quién sus conclusiones.

Ya que de cualquier modo tú, yo y millones de mexicanos más estamos donando para el Teletón aunque no lo deseemos por medio de nuestros gobernantes y de hecho a los empleados gubernamentales de cualquier modo se les obliga a donar por medio de un descuento en su nómina (y eso lo vi en las oficinas del Palacio Municipal de Ecatepec), a los dueños del Teletón no les queda más que sentarse, verse bonitos, pretender ser transparentes y lo que los ciudadanos les den extra es muy bueno. Para eso tienen un ejército de payasitos de la tele bien dispuesto a seguir con el show y que de muy buena gana, este año hicieron las delicias de quienes aún creen en esta farsa. Ellos son:


Paty Cantú

El Recodo

Il Divo

Laura Pausini

Playa Limbo

David Bisbal

Jesse & Joy

Diego Torres

Chayanne

Maná

Emanuel

Mijares

Julión Álvarez

Joaquín López-Dóriga

Facundo

Livia Brito

José Pablo Minor

Malillany Marín

José Ron

Ernesto Laguardia

Jessica Coch

Maite Perroni

Gabriel Soto

Juan Diego Covarrubias

Aleida Núñez

Fernando Allende

Ale García

Pedro Moreno

Paul Stanley

Alejandra Barros (lástima, tan mamacita y tan vendida)

Juan Pablo Gil

Diego de Erice

Mayrín Villanueva

Eduardo Santamarina

Odalys Ramírez

Patricio Borghetti

Roberto Palazuelos

Thelma Madrigal

Ferdinando Valencia

Ninel Conde

Raúl Araiza

Marjorie de Souza

David Zepeda

Maribel Guardia

Chabelo

Merenglass

Ana Torroja

Río Roma

Reik

Galilea Montijo

Eduardo Verástegui

Marco Antonio Regil

Adal Ramones

Yordi Rosado

Paola Rojas

Pedro Ferriz De Con

Gus Quijas

Nashla Aguilar

Eugenio Derbez (otra vez este pendejo...)

Mara Escalante

Adrián Uribe

Mario Bautista

Ariel Miramontes

Danielle Dithurbide


Está de más pedir a mis lectores conscientes e informados que boicoteen a estos personajes no consumiendo sus productos, no dándoles rating ni asistiendo a sus shows para que sientan las consecuencias de prestarse para semejante estafa. Eso sí, no son los únicos sentados en el banquillo de los acusados; también traje la lista de las empresas integrantes del patronato del Teletón, y sus respectivos representantes:


Fundación Alfredo Harp Helú - Sissi Harp Calderoni

Fundación Legorreta Hernández - Andrea Hernández

Grupo Televisa - Emilio Azcárraga Jean

Farmacias Del Ahorro - Antonio Leonardo Castañón

Grupo Carso y Telmex - Carlos Slim Domit

El Universal - Juan Francisco Ealy Ortiz

MVS Radio - Alejandro Vargas

Grupo Empresarial Ángeles - Olegario Vázquez Aldir

Grupo Milemio y Multimedios - Francisco González

Grupo ACIR - Francisco Ibarra López

Grupo Radiocentro - Francisco Aguirre

Radiorama - Javier Pérez De Anda

Editorial Ovaciones - Mauricio Vázquez Ramos

Gutsa Construcciones - Juan Diego Gutiérrez Cortina

Sordo Madaleno y Asociados - Javier Sordo Madaleno (este señor, además, está involucrado en la construcción de la carísima Autopista del Sol y la fraudulenta Estela de Luz)

Grupo Fórmula - Camila Azcárraga

Cinépolis - Alejandro Ramírez

Nacional Monte de Piedad - Gerardo Limón

Capital Radio - Carlos Aguirre

Play Telecom - Adrián Aguirre


A estos hay que pegarles durísimo no consumiendo sus servicios ni productos, y lo mismo aplica para los patrocinadores actuales del Teletón:


Nacional Monte de Piedad

Banamex

Telmex

Farmacias Del Ahorro

Soriana

Telcel

Alpura

DHL

Hidrosina

Grupo Omnilife

Canoil

Seguritech

Aeroméxico

Holanda

Elekta (no confundir con Elektra, aunque a ellos también hay que mandarlos a la mierda)

Laboratorios El Chopo

Vianney

Price Shoes

ABA Seguros


Y, por supuesto, tampoco hay que perder de vista a futuros patrocinadores con los que aún no hay un convenio firmado, pero ¿para qué esperar? vamos persuadiéndolos de no involucrarse en esta marranada de una vez, a ver si percibiendo una baja sensible en sus ganancias piensan mejor las cosas:


Mazda

Sanborns

Cinépolis

Nestlé

Frikiplaza

Starbucks

Dish

Nissan

Atún Dolores

Coppel

Avaya

Isuzu

Pastas La Moderna


Considero que vamos por buen camino. Por lo menos en lo que respecta a la opinión pública, el Teletón está perdiendo a pasos agigantados la credibilidad; cualquier avance que represente el desprestigio de esta institución es bienvenido, pero no es suficiente; debemos atacar el problema desde la raíz y tirar a quienes están detrás de la pantalla amasando fortunas y fingiendo ser almas caritativas. ¿Qué tan dispuesto estás a pegarles donde más les duele? por una semana, un mes, el resto del año o indefinidamente, dejar de consumirles cada uno de nosotros puede generar una significativa diferencia. ¿Quién sabe? a lo mejor el próximo año el Teletón fija su meta en likes de Facebook con tal de tener algo con qué alardear y dar la impresión de que sigue vigente.




Now Watching: Raiders at Broncos


Saludos Enfermos.



domingo, diciembre 06, 2015

Me estoy convirtiendo en un acumulador + MODO


Pero no en uno de esos todos pinches locos que salen en la tele con sus casas llenas de madre y media y a quienes parece que les están arrancando los pelos del culo cuando les dicen "¡Ya tira toda esa basura!". No, lo mío está más decente, creo:




Eso es solo el escritorio en mi estudio; tengo un par de libreros llenos de cosas que me han regalado o he comprado y debido al exceso de trabajo no he podido disfrutar como quisiera. Entre lo más notable (y lo que más se me antoja) están un libro con fotografías inéditas de la saga de The Godfather, una edición muy especial de El Quijote de la que ya les platicaré en su debido momento, y algo de parafernalia Beatle que tengo sin estrenar. De algún modo me emociona un poco ver todo ese desmadre ahí. Tengo la loca fantasía de que pronto dejaré de tener tanto trabajo encima y ¿quién sabe? a lo mejor podré pedir unos cuatro o cinco días de vacaciones y encerrarme en casa a ver películas, documentales, leer, alimentar mi bagaje cultural y encontrar nuevas cosas que me emocionen y me hagan desear aprender más. En ese sentido sí me considero un acumulador; el saber y la cultura no ocupan espacio, y si sí, bien lo vale.

Hablando de acumular cosas, ¿ya conocen el Museo Del Objeto Del Objeto? Yo no había tenido oportunidad de visitarlo, y apenas ayer Hilda y yo nos dimos una vuelta por allá. Tan ignorante era respecto a ese museo que pensaba se basaría en una colección carente de sentido de objetos acumulados de forma aleatoria, ¡pero no! platicando con el recepcionista de este bello edificio ubicado en la colonia Roma Norte, descubrí que los objetos ahí expuestos siguen una temática perfectamente definida que cambia más o menos cada cinco o seis meses. Así las cosas, nos encontramos con una increíble exposición acerca de la lucha libre que abarca desde sus orígenes hasta las grandes figuras que le han convertido en un espectáculo tradicional para los mexicanos a través de una colección nutrida por tesoros tan variados como butacas setenteras de la Arena México, máscaras legendarias que datan hasta de los 50's, espectaculares trajes completos y un acervo fotográfico envidiable.


El resto de la galería, aquí.


Pese a que nunca he sido un gran experto de la lucha libre, sí recuerdo a muchas de sus figuras de los 80's y 90's gracias a que mis abuelitos maternos eran fans de poner las luchas en la tele; es por eso que me sorprendió gratamente encontrarme con la exposición La lucha libre de todos los días. Estuvimos poco más de una hora ahí dentro y conforme encontraba las máscaras de Tinieblas, Canek, Los Villanos, Lizmark, Supermuñeco o (mi favorito) Blue Demon tuve un pequeño rush de nostalgia que me mantuvo con la sonrisa en la boca durante todo ese rato. Además, está chingón encontrarse ahí dentro con gente que sí es fan de hueso colorado del deporte de los costalazos, como el señor Jonathan Torres, guardia asignado al piso donde están los trajes completos de Fishman, Octagón, Perro Aguayo Jr y Fuerza Guerrera; cualquier duda que pudieras tener respecto a quién vive aún o ya falleció, quién perdió la máscara con quién y hasta en qué año y escenario fue, él te la puede resolver. Es un gustazo hablar con él, y seguramente mi abuelito Manuel, de vivir aún, se pondría contento por encontrarse con alguien que está en su mismo canal.

Aún así, La lucha libre de cada día fue un extra para mi intención inicial al invitar a Hilda al MODO:




Dice la leyenda que en el Ponte Vecchio de Florencia, Italia, un cerrajero quiso hacer publicidad a su negocio enganchando un candado a la herrería de un puente e impuso sin querer una moda, porque tiempo después las parejitas del lugar lo imitaron, dándole a la acción un significado de amor eterno. La tradición se extendió a varios lugares del mundo, y ahora está aquí, en el MODO, donde puedes sellar el amor que se tienen tú y tu pareja para después arrojar la llave del candado dentro del buzón del museo (que, seguramente, dentro de algún tiempo hará alguna exposición con todo eso). Sí, es cursi y hay a quien no le gusta, pero creo que es un detalle chingón y significativo que se puede tener con la pareja, así que si les late la recomendación no olviden ir de martes a domingo entre 10 de la mañana y 6 de la tarde a Colima 145, a unos pasos de la Plaza Río de Janeiro, y llevar su candado.




Now Watching: Broncos at Chargers


Saludos Enfermos.


domingo, noviembre 29, 2015

Niño rata de azotea


El otro día estábamos Hilda y yo en su casa acostadotes viendo una película, cuando de repente escuchamos a alguien correr sobre la azotea. Salimos en chinga a ver qué onda e Hilda alcanzó a ver a alguien con playera azul pasándose a la casa del vecino; estuvimos a las vivas un rato más y como no sucedió nada, volvimos a nuestra película.

A la hora de esos primeros pasos escuchamos otros; salimos nuevamente y no vimos a nadie. Subí a la azotea con un cuchillo (por si acaso) y después de estar asomado un rato y seguir sin nadie a la vista, me bajé y reanudamos otra vez la peli. Un tiempo después, ya como a las 6 de la tarde, de nuevo se escuchó la carrera de alguien en la azotea. Esta vez salimos al patio trasero, con mi dulce y suave voz grité "¡Ya bájate de ahí, hijo de tu puta madre!" esperando que mis palabras surtieran efecto...y así fue: a contraluz vi levantarse una cabeza que parecía la de un hombre joven. Volví a gritarle: "¡Ya te vi, cabrón! ¡Bájate o voy por ti!". El tipo se levantó, y en cuanto estuvo totalmente de pie nos quedamos en la pendeja, porque se trataba de un niño de 10, máximo 11 años que vestía una playera negra y short azul.

Salimos a la calle y los vecinos ya estaban afuera, un poco porque escucharon mi grito y otro poco porque ya estaban algo inquietos por las correrías en las azoteas. Alguien llamó a una patrulla, llegó también el delegado de la colonia y conforme siguieron saliendo otros curiosos de sus casas empezaron las conjeturas, hasta llegar a la conclusión —por la descripción que dimos del niño— de que se trataba de un chico de la calle de atrás que se dice es hiperactivo, siempre sube a las azoteas cuando se le vuela el balón y no es la primera vez que esto sucede, porque seguido se oyen pasos en las azoteas por las noches y ya alguna vez había asustado a una niña del inicio de la calle al asomarse mientras ella jugaba en el patio.




Como fui yo quien mejor lo vio (después de amenazarlo), el delegado y el oficial me pidieron que los acompañara a casa del escuincle para identificarlo. Más a huevo que de ganas salió el mocoso con su mamá, ahora vestido con un pants negro y una sudadera azul; en cuanto lo tuve de frente le dije "¿Te divertiste allá arriba?" y eso bastó para que la mamá se deshiciera en insultos, mentadas de madre y reclamos sobre por qué le dije eso a su angelito. El delegado y el oficial trataban de calmarla para que me dejara explicarle las cosas, pero siguió de puta necia gritona hasta que le dije "Bueno, ¿tiene caso que siga hablando, o se la va a pasar interrumpiendo?". La pendeja me dejó hablar por un par de minutos más, pero cuando llegué a la parte del relato donde grité "¡Ya bájate de ahí, cabrón!" se indignó, me llamó "hijo de puta" y reclamó porque le había gritado así a su hijo. No pude evitar sonreír, pues ¿no que su hijo no había estado en la azotea? A partir de ahí, el delegado y el oficial se encargaron de calmarla y convencerla de que fuera más cuidadosa con su hijo, a lo que ella respondió que "era su pedo si el niño se caía de la azotea o le pasaba algo". Sólo le bajó de huevos cuando el oficial le contestó que la situación ya contaba con este antecedente y que si el niño volvía a hacerlo, podía subirlo a la patrulla, ya que calificaba como menor infractor.

Platicando con Hilda, me contó que a esa señora la maltrata su marido (de hecho Hilda la defendió una vez que el tipo le dio un balonazo en plan de todo menos de juego) y que a su vez, la señora maltrata a su mocoso. Yo no vivo ahí, no conocía al escuincle, y probablemente de habérmelo encontrado en la azotea cuando subí con el cuchillo o con el rastrillo de jardín hubiera pasado algo de verdad malo; lo mismo si el vecino que tiene una pistola lo hubiera visto correr sobre su azotea en la oscuridad. Pinche gente irresponsable y además pedera que se indigna cuando uno le corrige a sus bastardos, no entiendo cómo se atreven a reproducirse si no se va a hacer cargo de ellos, ni los van a cuidar, mucho menos a educar, y además permite que anden por ahí fastidiando a los vecinos y exponiéndose a que les pase algo. Por eso crecen todos pinches idiotas y terminan siendo reggaetoneros, fans del Komander o votando por el PRI, malditos niños rata.




Now Watching: Steelers at Seahawks


Saludos Enfermos.


miércoles, noviembre 18, 2015

No tengo una sola fotografía del concierto de Muse


En parte porque la cámara de un celular nunca será suficiente en un evento así (ni de pedo me iban a dejar pasar la reflex), y en parte porque siempre he sido más fan de disfrutar el momento que de dejarlo pasar detrás de la pantalla de mi smartphone, así que solo hice check-in (para que todo mundo supiera que fui, si no ¿pues cómo?) y guardé mi telefonito en cuanto empezó el concierto.

Mientras veía a un chingo de chavitos tomando fotos y video y disfrutaba una chela sentado junto a Hilda en uno de los palcos del Palacio de los Deportes, caí en la cuenta de que ya estoy entrando a la categoría "Vieja guardia". No es que me considere chavorruco (a los 32 no creo serlo, y en todo caso, yo sería más bien un apetitoso zorro plateado, jajaja), simplemente disfruté mucho ir en plan tranquilo con mi novia, evitarle los empujones y el desmadre (excepto cuando Matt se bajó del escenario para saludar al público, ahí sí me cagué de ganas de haber estado en pista), tener un par de asientos para aplastar nalga durante las rolas menos emotivas y —de todos modos, Juan te llamas— deschongarme bien cabrón brincando en mi lugar, sacudiendo la mata y desgañitándome con las canciones que me hicieron enamorarme de su música. De cualquier modo hoy amanecí débil, con dolor en todo el cuerpo, de milagro no estoy afónico y ¿saben algo? eso es bonito, y está bien. Así se debe salir de todo concierto de la banda que a uno le encante.




Algo que me gusta mucho de Muse es que para todos tiene; mientras las nuevas generaciones andaban prendidísimas con las rolas del Drones, que no me desagrada pero sí me parece mucho más suave incluso que The 2nd law, yo disfruté mucho con Apocalypse please, una joyita del Absolution que los fans más viejos seguro tendremos entre nuestras favoritas; con Plug in baby —la primera que les escuché hace no sé cuántos años y que aún me estremece cuando Matt saca el falsete y el solo de guitarra—, Hysteria y Time is running out. De lo más reciente, me encantan Starlight, Madness, Undisclosed desires y Knights of Cydonia, la mejor rola con que pudieron cerrar el concierto y con la que eclipsaron bastante bien los abucheos recibidos cuando Matt dedicó Mercy a las víctimas de los atentados en Paris del pasado viernes. Mala idea ante un público que tiende a polarizarse por todo, conflictos internacionales incluidos. Cuando Hilda me dijo burlonamente "A ver, ve y dile a Matt que se baje del tren del mame" le respondí que en todo caso, de él se entiende (mas no se aprueba) por ser europeo y, más exactamente, por ser originario de uno de los dos países que causaron hace 100 años todo el desmadre que tenemos ahorita en Medio Oriente. Ni pedo, cuando te metes en esos temas siempre vas a salir espinado, a Muse le gusta entrarle a esa onda y Matt no fue la excepción; me da algo de morbo saber si lo repite en el concierto de hoy o en el del 20, así que si van me cuentan.

Retomando lo meramente musical del asunto, escuchar en vivo a Muse es como reencontrarse con viejos amigos: pueden cambiar con el paso de los años —hay mucha diferencia entre esta gira que, dicho sea de paso, se estrenó en nuestro país, y la vez que andaban promocionando el The Resistance, por ejemplo—, pero siempre estarán ahí y saldrán a flote de vez en vez los momentos bellos, potentes, esos que me hacen recordar por qué sigue siendo una de mis bandas "actuales" favoritas. Anoche le dije a Hilda que el concierto me encantó pero algo me faltaba, y no sabía qué; ahora lo sé. Me hizo falta más Muse, más del The 2nd law porque no fui a ese concierto, más desgañite y brincos y headbanging. Nunca tendré suficiente de ellos, esa es la razón por la que un concierto de Muse siempre me dejará insatisfecho.






Saludos Enfermos.


lunes, noviembre 16, 2015

Algunas cosas que no sabías sobre Tepotzotlan



Tepotzotlan significa "Entre jorobas", referencia a que está entre cerros y, más en concreto, junto al Cerro del Jorobado, Es uno de esos lugares que —en buena parte gracias a que se encuentra en el área conurbada del Estado de México— se ve un tanto afectado por la fama de los municipios feos y sin chiste que le rodean, aunque sorprendentemente es tan bonito que ostenta la distinción de ser uno de nuestros Pueblos Mágicos y además fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2010.

Entre el montón de atractivos que tiene hay uno que llama poderosamente la atención: Tepotzotlan es muy rico en cuanto a leyendas y anécdotas. Más allá de lo que Hilda y yo conocimos por nuestra cuenta recorriendo y haciendo fotos en tan bello lugar, encontramos un par de recorridos turísticos que nos dejaron con un agradable sabor de boca, además de la idea de que Tepotzotlan merece mucho más turismo de los que recibe actualmente (que no es poca cosa, de cualquier modo): el Recorrido de leyendas sobre ruedas, a bordo del Ciclón y con la amena narración de María Arriera, y el paseo con Alberto Picos caracterizado como el simpático Monje de Tepotzotlan. Ambos nos enseñaron que este bello pueblo tiene para sus visitantes mucho más de lo que esperan 


Entre las leyendas más interesantes está la de El ánima del mechal, que habla sobre los tlachiqueros, hombres dedicados durante la época colonial a extraer de los magueyes el aguamiel y otras materias primas como el mechal, un bagazo fibroso que, antiguamente, las amas de casa mezclaban con la masa de las tortillas para darles un sabor diferente y muy rico. Las señoras mandaban a sus hijos o esposos por el mechal antes de que amaneciera porque todo mundo quería y se acababa rapidísimo. La leyenda dice que en la Ex-hacienda de Xochimanga, donde se sembraba mucho maguey, los tlachiqueros se quejaban de que rondaba el ánima del mechal: una mujer que por las madrugadas andaba vestida de negro a la usanza de antes, penaba y se quejaba, asustándolos. El capataz les dijo que salieran en grupo para que nada malo les sucediera y así lo hacían: iban a raspar el maguey y a sacar el aguamiel todos juntos, pero no contaban con las brujas, que se convertían en fuegos fatuos y andaban volando entre los árboles y los matorrales del lugar. Los tlachiqueros tenían pavor porque a varios de sus compañeros las brujas se los llevaban, abandonándolos después en terrenos lejanos a la zona, encima de las nopaleras o metidos en los ríos.


Las historias sobre brujas son recurrentes en Tepotzotlan; desde la época prehispánica se dice que adquieren el aspecto de serpientes, guajolotes o perros para hacer el mal. Cuando una madre tenía un bebé, lo llevaba a bautizar y ponía cruces en puertas y ventanas para evitar que ellas pudieran hacerle algún daño al pequeño. En el pueblo es muy conocida la historia de una mujer que, mientras estaba amamantando a su bebé, escuchó caer algo en el techo de su casa, que estaba a mitad del campo. Asustada, abrió la puerta para que entrara la luz de la luna (recordemos que en aquel entonces sólo podían iluminarse con velas, y aún así la visibilidad era muy pobre) y en ese momento se metió una bruja, llevándose a su bebé. Se dice también que en la loma del Cerro del Jorobado hay un ojo de agua de aproximadamente cuatro metros de diámetro por tres de profundidad, y que en época de lluvias se llena y las brujas aprovechan para llevar a cabo sus aquelarres y bajar después al jardín frente al Museo del Virreinato, que forma parte del atrio de la antigua iglesia, conocido como Patio atrial de los olivos debido a la especie que lo habita; la leyenda dice que los árboles están secos porque ellas les chupan la savia para alimentarse.

Por supuesto, en el imaginario colectivo de este bello lugar no podía faltar nuestra entrañable Llorona, de la que cada región tiene su propia versión. En Tepotzotlan cuentan que se aparece en el río seco la que era conocida como Madre Cihuacoatl quien, incluso desde antes de que llegaran los españoles, ya se lamentaba por sus hijos aztecas. La versión mestiza, en un tenor muy diferente, habla sobre una indígena que se enamoró de un español, quien la abandona con todo e hijos y ella, presa del dolor y el despecho, los mata. En penitencia, esta mujer alta, pálida, de cabello negro que cae a mechones sobre los prominentes pómulos y las cuencas de los ojos vacías, vaga por la eternidad en las calles de este pueblo mágico.

María Arriera asegura que hay tantos fantasmas en el pueblo, que incluso sin querer llegan a aparecer en las fotografías que hacen los turistas aún a plena luz del día, y sobre todo en las inmediaciones del panteón, que tiene una interesante historia: con la llegada de los españoles arribó también la influenza; mucha gente murió en el pueblo porque no tenía anticuerpos para combatir la nueva enfermedad, los cementerios (que solían estar en los atrios de las iglesias hasta que llegaron las leyes de reforma instauradas por Benito Juárez hacia 1859) se llenaron y hubo que construir un nuevo panteón: este del que habla, donde a los muertitos les da por hacer photobomb.

Sin embargo, no todos sus personajes célebres pertenecieron siempre a ultratumba. En 1954 llegó a vivir ahí un señor llamado Ernesto Guevara De la Serna. ¡Sí! Ni más ni menos que el bienamado (y convertido en cliché pop por sus fans) Che Guevara. Inicialmente estudiaba medicina y trabajaba como fotógrafo en el Parque México, pero como embarazó a su novia, una peruana llamada Gilda Gadea, se tuvieron que casar, consiguió los documentos necesarios para la boda y se convirtió en habitantes ilustre de Tepotzotlan.

Otro de sus residentes distinguidos fue José Joaquín Fernández de Lizardi, autor de El periquillo sarniento y del periódico El pensador mexicano, del que este blog toma el nombre a manera de tributo. Como le tiraba con todo al virreinato a través de sus ideas transgresoras y otras finas y burlescas publicaciones lo metieron a la cárcel, así que ahora queda como testigo de su audacia esa vieja casona amarilla del siglo XVIII donde vivió.

Tepotzotlan tenía su propio Robín Hood, quien no le pedía nada al original habitante de los bosques de Sherwood. Don Angel Vega, el carnicero del pueblo, no tenía siquiera un local para ofrecer su mercancía, así que se acomodaba debajo de los arcos, sacaba una mesa de madera y una báscula antes de ponerse a filetear carne para las mujeres del pueblo. ¿Por qué se le conocía como "El Robin Hood de Tepotzotlan"? Sencillo: a las ricas les dejaba caer la carne (sin albur) carísima,  mientras a las más necesitadas (¡qué feo se sigue leyendo este párrafo!) les daba precio amigo. Así de noble era él.

Además de las leyendas y personajes ilustres, sus propios lugares se encargan de incrementar la magia de Tepotzotlan. Por ejemplo, el centro histórico del pueblo posee una red subterránea de catacumbas y túneles que en otros tiempos eran utilizados por los jesuitas para escabullirse, ya que no eran muy queridos por el gobierno (algo muy común desde California hasta Argentina); en épocas de conflicto escapaban por esos túneles para llegar hasta las haciendas que ellos administraban, entre ellas Jalpa, La Gavia, Lanzarote, La Concepción y la ya mencionada Xochimanga. El primer boticario del pueblo fundó la Farmacia de Picas a principios del siglo pasado y al día de hoy aún da servicio; pero definitivamente la joya de la corona es el Museo Nacional del Virreinato, inaugurado en 1964 y que, dentro de su historia, cuenta con el nada honroso honor de haber sido contemplado originalmente para alojar la cárcel del Palacio de Lecumberri, cosa con la que, afortunadamente, los pobladores del lugar no estuvieron de acuerdo. En su lugar, ahora tenemos un increíble museo entre cuyos laberínticos muros se encierran armaduras, libros, documentos y arte que dan testimonio de una de las épocas más importantes (para bien y para mal) de nuestro país; en su interior se encuentran los retablos del templo de San Francisco, pertenecientes al estilo barroco estípite churrigueresco y están cubiertos por láminas de oro de 23.5 kilates. También se aprecian dentro de sus jardines la fuente original del Salto del agua (cuya réplica podemos apreciar actuante sobre el Eje Central del Distrito Federal), y el Ahuehuete de Lanzarote, que tiene más de 400 años de edad.




Existió también en el pueblo una tienda llamada La golondrina; tenía un muy buen surtido de productos: arroz, frijoles, telas, especias, chile, y también vendía pulque. Las amas de casa iban a hacer su mandado y aprovechaban para echarse sus pegues, entre ellas Doña Gertrudis, a quien un día se le pasaron las cucharadas a tal grado que salió pedísima de ahí. En la calle, al encontrar a su marido, se asustó tanto que se cayó y este, muy molesto, la agredió. Envalentonada por el pulque Doña Gertrudis respondió y se hicieron de golpes hasta que llegó a separarlos un gendarme, dejando ir al marido y llevando a la mujer a la cárcel. Todavía más encabronada, Doña Gertrudis provocó en la cárcel tal incendio que le tuvieron que abrir la puerta, dejándola ir aún borracha y enojada para nunca más aparecerse en el pueblo, abandonando al marido y los hijos.

Tepotzotlan también acuña refranes y dichos populares. La frase "Arrieros somos y en el camino andamos" tiene origen en el Camino Real de tierra adentro, también conocido como Camino de la Plata, que en la época colonial atravesaba el pueblo trayendo consigo a los arrieros en las carretas que venían de las minas de plata de Zacatecas o San Luis Potosí; tenemos esta otra frase clásica de nuestro vocabulario, "Se lo chupó la bruja", que tiene su origen en lo que platicaba unos párrafos arriba sobre el gusto que tenían estas señoras por robarse a los niños pequeños y alimentarse de ellos. Pero quizá lo más importante es que acuña en el visitante un deseo muy intenso por volver y seguir conociendo todas esas maravillas que encierra, disfrutar la deliciosa comida del lugar, recorrer sus calles y hacer un montón de fotos. Yo traje algunas, no muchas (en aquella ocasión iba más con ganas de disfrutar el paseo con mi pareja que de disparar), así que si quieren darse una antojadita hagan click aquí y vean un poquito de lo que se pueden encontrar por allá.




Now Playing: Lucid dreams - Franz Ferdinand


Saludos Enfermos.


sábado, noviembre 07, 2015

Remember, remember, the fifth of november...


Antes de empezar a leer, haz click aquí. ¿Ya? OK, dale.


Cuando leo un libro que me gusta, usualmente vengo al blog a poner un extracto del capítulo que más haya llamado mi atención y un enlace para descargar el libro en cuestión o, por lo menos, leerlo el línea. Lo visto con alguna ilustración o fotografía acorde con el tema y listo, mi recomendación literaria está hecha para que, con algo de suerte, alguno de quienes se hayan encontrado con ese artículo sienta curiosidad, descargue el libro y lo disfrute igual o más que yo.

Hoy tengo un pequeño problema con ese procedimiento, y es curioso que el objeto de deseo literario en cuestión no sea un libro precisamente, sino un comic o (como decimos los adultos para justificar nuestro gusto por ver diálogos acompañados de monitos) novela gráfica. En este caso, se trata de V for Vendetta, obra del guionista Alan Moore y el ilustrador David Lloyd empezada en 1982 a través de la revista Warrior y retomada por DC Comics para ser terminada en 1988.




Muchos años habían pasado desde la última vez que tuve un comic (o novela gráfica, pues) entre las manos; creo que los últimos que leí fueron una serie de X-Men vs WildC.A.T.S. y uno donde Ben Reilly asume el papel de Spiderman y se une a un tal Backlash para darles en su madre a Venom y a otro güey que era más palabras que acción. En aquellos años estudiaba la prepa, luego crecí, empecé a trabajar y a gastar la plata en cosas bastante menos inocentes que los comics y tan tan, oficialmente se había terminado la adolescencia para mi.

Tiempo después (en concreto, hace un par de semanas) me di una vuelta por el Sanborns de Forum Buenavista, y encontré esta belleza:




Ya lo había leído hace uno o dos años en formato digital, pero como todos los amantes de los comics saben, nada se compara con la sensación de tener a nuestros héroes favoritos entre las manos y además, no pude resistirme ante tan bonita edición. Unos días después de haberla comprado saqué casi con pincitas la máscara para decepcionarme porque el plástico es blando, como el de esas máscaras culeras que venden en los mercados populares cuando se acerca Halloween; sin embargo, la sensación se me quitó en chinga al ver la bonita impresión del libro, abrirlo, oler sus páginas impregnadas con el aroma de la tinta y el papel, y comenzar a leer. Recién lo terminé este miércoles (ando tan en putiza con el trabajo que solo me da tiempo de leer en el transporte público, cuando alcanzo asiento) y no reparé en la fecha hasta antier, que mi amiga Cintya puso en Facebook algo como "Ahora nadie dijo nada del remember remember the fifth of november".

Sus palabras me dejaron pensando en que, efectivamente, el rostro de Guy Fawkes se convirtió en una especie de moda igual o más mainstream que el Che Guevara gracias no tanto a la novela gráfica, sino al repunte que tuvo a partir de 2005 con la película de los hermanos Wachowski pese al berrinche de Alan Moore —dado que él no estuvo de acuerdo con la adaptación y hasta pidió que lo borraran de los créditos— y su adopción por parte de cualquier cantidad de movimientos de protesta alrededor del mundo, incluídos los güeyes de Anonymous, a quienes les creo aproximadamente el 30% (o menos) de lo que dicen ser.

En México, #YoSoy132 usaba la máscara para salir a mentarle su madre a Peña Nieto y les creí hasta que empezaron a dar besitos y flores a los policías (pinches mamadas...); se usa también al protestar por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y estoy seguro de que no faltarán motivos para que los mexicanos que gustan de salir a las calles a manifestarse continúen haciéndolo en el futuro; sin embargo, ¿qué tanto saben sobre el personaje que se colocan en la cara? ¿tendrá razón Cintya al dar a entender (o así le entendí yo) que después de un rato a la gente le da por bajarse del tren del mame, comenzar a arrumbar en el cuarto de los tiliches al señor Fawkes y sentarse a esperar por el próximo icono de masas que despierte su caprichoso, voluble y comodino espíritu revolucionario?

Si es así, no me sorprende; estamos tan acostumbrados a que nos digan qué y cómo hacer, que ni siquiera nos tomamos la molestia de investigar más allá de lo que vimos en la película ni de enterarnos de que Guy Fawkes era un mercenario-pincheloquito-católico que un 5 de noviembre, junto con otros, estaba hasta la madre de las pasadeces de verga de la monarquía protestante y creyó que dinamitando el parlamento británico se iba a arreglar el desmadre. Quizá lo hubiera logrado, o tal vez no; el hecho es que Fawkes hizo algo con tantos huevos que, de ser el hazmerreír de la monarquía inglesa a través del Bonfire Night celebrado cada 5 de noviembre, se convirtió en el símbolo de la anarquía por antonomasia gracias a las letras de Moore y los trazos de Lloyd. Tanta influencia tiene que incluso David J, el bajista de Bauhaus, se aventó estas joyitas cuando Moore le sugirió apenas la idea de que podría hacerse cargo de musicalizar la historia:











La película (que pueden ver haciendo click aquí) es buenísima pese a que se come muchas de las situaciones e historias paralelas que son básicas para el desarrollo de la trama en la novela gráfica, además de que la brillante y fría psicopatía original de V se convierte en un romántico y elegante discurso que, de cualquier modo, también tiene mucho de inspirador.





Pero como dije en el párrafo anterior, sería injusto para Guy Fawkes, para V y para nosotros mismos quedarnos solo con eso. Aquí está la versión digital de V for Vendetta, y si tienen oportunidad neta vayan, compren el set que ya les presumí al inicio de este artículo (cuesta 500 pesitos, ahórrense la peda de esta noche y mejor adquieran esta joya), devórenlo de principio a fin una y otra vez, hasta que descubran quién es en realidad V.


Debajo de una máscara hay más que carne. Debajo de esa máscara hay una idea, y las ideas son a prueba de balas.




Now Playing: (You gotta) fight for your right (to party) - Beastie Boys


Saludos Enfermos.

miércoles, octubre 28, 2015

Mega Procesión de las Catrinas 2015 @Paseo de la Reforma


El domingo, Hilda y yo fuimos a la Mega Procesión de las Catrinas 2015 que empezaría su recorrido en el Ángel de la Independencia para terminar en la explanada del Palacio de Bellas Artes. Ella estaba emocionada por la idea de disfrazarse de Catrina (entre las mil monadas que hace está el ser buena maquillista), así que llegamos primero a Bellas Artes para guardar el coche en el estacionamiento y que ella pudiera maquillarse con calma, y en cuanto estuvo lista nos movimos al Ángel de la Independencia. Fue mejor idea que ella se maquillara solita y llegara con el outfit completo a donde comenzaría el evento: un largo vestido negro con vivos morados, sombrero del mismo color adornado con flores y flats negros, sencillos pero a juego con el vestido. Cuando nos acercamos al Ángel de la Independencia había un montón de gente en pleno maquillaje con los organizadores del evento previo pago de 100 pesitos, así que mientras todo mundo se preparaba para la procesión nosotros aprovechamos para divertirnos.

Hilda estaba muy solicitada para las fotos; su disfraz atraía a mucha gente y puedo decir que era de los mejores en toda la procesión. Por mi parte, mataba el tiempo fotografiándola a ella y a todo el que tuviera un disfraz o maquillaje que llamara mi atención. Para muestra, unos cuantos botones:




A las 6:30 aproximadamente comenzó por fin la procesión, sólo que con un pequeño detalle: el sol estaba casi completamente oculto por el cambio de horario y del alumbrado público, literalmente, ni sus luces; seguramente a los encargados de eso se les olvidó reprogramar el encendido de luminarias y nos dejaron a oscuras por un buen rato, que aproveché para descansar de las fotos y mentarle su madre silenciosamente a Mancera. De cualquier modo ya había gente moviéndose hacia Bellas Artes, así que decidimos seguirlos y, por suerte, al cruzar Insurgentes encontramos luz.




En una ciudad caótica como ésta, es poco común que un transeúnte pueda caminar a sus anchas y en total tranquilidad sobre una vía que, de ordinario, siempre está hasta la madre de coches, ruido y stress; por eso el evento tuvo un encanto especial y me hizo sentir tan libre dentro de esta jaula de concreto y acero llamada Ciudad de México. La buena onda se mezclaba con el aire fresco de la noche y nos contagiaba; personas de todas las edades convivíamos en un ambiente sano, familiar y bonito. Personalmente, disfruté mucho ver a Hilda tan contenta porque muchos se acercaban para la foto con ella, la vi bromear y reír con extraños (cosa poco común, tomando en cuenta que usualmente es introvertida), pedir a otras Catrinas y Catrines que se fotografiaran juntos, sonreír, disfrutar su mortuorio anonimato y hasta asustar sin querer a algunos niños. Me encantó la buena disposición de la gente a la hora de pedirles una foto, que siempre respondieran con un "Sí, ¡claro!" y dejarme robar con mi cámara un poco de su alegría en la forma de su sonrisa.


El resto de la galería, aquí.


Poco importa, al final, el mame de cada año en que los anti-Halloween vociferan que se deben rescatar nuestras tradiciones y preferirlas forzosamente sobre una fiesta extranjera, como si no tuviéramos muchas de esas en nuestro calendario. Hay cosas que no se logran tratando de imponer un punto de vista, sino entrando en acción, disfrutando lo que se hace e imprimiéndole toda la alegría de la que seamos capaces. Es por eso que el Día de Muertos nada tiene que competirle al Halloween, ni se ve amenazado, ni mucho menos; paradójicamente, está más vivo que nunca.






Saludos Enfermos.


sábado, octubre 24, 2015

Original/Cover 053: Jessica Lange


Hace mucho que no publicaba nada en esta sección, una de mis consentidas, y se me antoja darle un pequeño revire; usualmente trata sobre una sola canción y sus covers, pero ya que estamos en octubre, mes terrorífico por excelencia y en el que ya se estrenó nueva temporada de American Horror Story, hoy no tendremos una ni dos, ni tres rolas: cuatro joyitas (bueno, tres...ya les explicaré) con un solo cover cada una.

Algo que me ha llamado mucho la atención de American Horror Story es el excelente tino que han tenido Brad Falchuk y Ryan Murphy para musicalizar la serie no solo poniendo entrañables y clásicas rolas de fondo (como en el primer capítulo de Hotel, donde disfruté mucho con Tear you apart, Bela Lugosi's dead u Hotel California), sino también mostrando el talento, además de histriónico, musical de algunos de sus protagonistas. Una de ellos es Jessica Lange, actriz a quien confieso no haber notado hasta su aparición en AHS; igual la había visto antes en alguna película, pero la verdad es que nunca le puse suficiente atención.




Verla hacer de villana en cada temporada ha sido genial porque no es la típica bruja mala del cuento que se pasa de verga con todos y al final se sale con la suya. No, lo suyo va mucho más allá; sí es gandalla, cruel, sanguinaria en ciertos momentos, pero también sufre lo suyo, llora, el pasado le cobra factura a cada rato y le obliga a mostrar al televidente el lado humano de personajes como Constance Langdon, quien se condenó al haber matado a su marido infiel; la hermana Jude Martin, quien terminó muriendo con el mismo hierro con que mató; Fiona Goode, quien ardió en la hoguera de su propio y personal infierno por la eternidad, o Elsa Mars, un alma que, de tanta tortura (dada y recibida), se deformó igual o más que aquellos de quienes abusó.

Es precisamente Elsa Mars la que me ocupa hoy en Original/Cover. Jessica Lange no es la voz que el mundo esperaba, pero al escucharla no puedo evitar asociar el sentimiento con que canta a la empatía que generan sus personajes. Escuchen de qué hablo:


Heroes - David Bowie

Si la rola del señor Bowie ya era lo suficientemente emotiva, asociarla al capítulo final de la cuarta temporada y a la muerte —prácticamente suicidio— de Elsa simplemente no tuvo madre. Además, tiene puntos extra por el guiño al video original del inglés.








Life on Mars? - David Bowie

Algo tiene su entonación inicial acompañada del piano que me eriza la piel. El crescendo de su voz en la tercera estrofa es apenas perceptible, pero si te deja una sensación de desgarro y ganas de llorar, estamos en la misma sintonía.








Gods and monsters - Lana del Rey

Una hipster con voz de hueva (aunque la letra está bastante buena) reinterpretada por un señorón. ¿Tengo que agregar algo más?








The name game - Shirley Ellis

Esta ya no es de Freak show, sino de Asylum. Creo que aquí es donde mejor voz se le escucha a Jessica Lange, además de que me encanta porque se convierte en una especie de oasis alegre y colorido en medio de la especialmente lóbrega atmósfera que envuelve a la segunda temporada (mi favorita entre todas, en buena medida debido a ella).








Por ahí hay alguno que otro cover más de Mrs. Lange en AHS, pero estos son los que me han gustado hasta ahora. ¿Qué opinan ustedes? ¿Les agradan, le hacen justicia a los originales, o todo lo contrario? Recuerden que todos los comentarios son bienvenidos, así como las sugerencias de rolas. Sé que cada vez que hago un artículo sobre covers digo lo mismo, pero vamos...poco a poco irán saliendo las rolas que amablemente me han pedido. Sean pacientes, y yo prometo por enésima vez no dejar pasar tanto tiempo entre un Original/Cover y otro.




Now Playing: Alejandro - Lady Gaga


Saludos Enfermos.