martes, enero 13, 2015

Peyton Manning y Andrew Luck: la transición de las eras


El juego que dio Peyton Manning el domingo frente a su ex equipo lo califico, además de como malo (pese a que sus números no distaron tanto de lo conseguido por Andrew Luck), sino como triste. Casi no pude reconocerlo: se le veía errático, perdido, como si no supiera qué hacer y sobre todo, frustrado. Al final del juego tenía casi la misma cara que en febrero del año pasado, cuando perdieron el Superbowl ante Seattle, y pese a que los doce primeros partidos de esta temporada estuvo jugando como el maestro que es, durante los últimos cuatro de temporada regular su nivel de juego había caído notoriamente. Muchos aficionados teníamos la esperanza de que fuera solo una baja temporal, o de que estuviera guardando lo mejor para los juegos grandes; yo quise irme con la finta del cambio en el esquema ofensivo, en el que de repente se apagó el bombardeo aéreo para dar paso a la ofensiva terrestre. Sin embargo, la verdad es que sí se cayó, ¡y bien feo! aún cuando la lesión en la pierna con que jugó ayer es un factor en su descargo, lo cierto es que fue superado por su sucesor al mando de los Colts, quien aprovechó para dar un paso más adelante y llegar a la final de la AFC consolidando un poco más una carrera que va en franco ascenso.

Con todo y que nunca he dejado de ser Colt de corazón y me encanta que tengan la oportunidad de ir a patearle el culo a New England en su propia casa, de verdad me hubiera encantado que la victoria se la llevara Denver, que Peyton hubiera tenido un último round frente a Brady, lo hubiera ganado y luego tomara revancha frente a Seattle, que seguro será el representante de la NFC en Arizona este primero de febrero, para retirarse en la gloria, como se merece un jugador de su categoría (o como debería suceder según los sueños húmedos de un fan clavado como su servilleta). Sin embargo -y creo que por segundo año consecutivo digo esto-, me parece que un retiro digno es lo mejor que podría elegir para su futuro.




 Ya no está al nivel que lo llevó a lo más alto; está resintiendo todas esas lesiones del pasado y las actuales, y no debería rompernos el corazón a quienes hemos amado su estilo de juego, su liderazgo y su chingonería desde que lo vimos jugar con los Tennessee Vols. Creo que ya es momento de convertirse en un maravilloso recuerdo para Colts y Broncos por igual, y entregarle la estafeta a Andrew Luck...pero de eso tendremos la certeza hasta dentro de un par de meses (o quizá menos).




Now Playing: La exiliada del sur - Los Bunkers


Saludos Enfermos.


2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Gerardo Grouch dijo...

Como Raven Fans (así con s) y aunque Manning y Tom Lady nomás no me caen, reconozco que fue una derrota dolorosa para los Broncos, pero la neta los Colts jugaron mejor y pues así es esto.

Eso es lo "bonito" de los Playoffs, cualquiera le puede ganar a cualquiera, y si no que le pregunten a las Panteras de Carolina que de no ser porque el quarterback estrella de los Cardenales de Arizona se lesionó, otro gallo hubiera cantado, snif.

Ojalá los Colts les pateen el trasero a los Pats, ya andan diciendo que son los Ravens del 2012-2013, hahahahaha ¡oílos!

Sé que es imposible por la cuestión de conferencias pero estaría chido un super bowl Broncos vs Ravens tomando como referencia la mejor temporada de cada equipo, algo asi tipo los Broncos del legendario John Elway contra los Cuervos con Ray Lewis, Anquan Boldin, Terrell Suggs, Michael Oher, Flacco y compañía.

Y ya nomás de puro churro que fueran quedando los Packers contra los Colts, *se fapea*

Saludos Enfermos

Daniel Mendez dijo...

Pues no se pudo, compadre...ya ni llorar es bueno, solo queda esperar a que los Seahawks (que me cagan) se chinguen a los Patts (que me cagan aún más). Esto es lo que yo llamo un Hatebowl.


Saludos Enfermos.