jueves, febrero 19, 2015

De divas de tres pesos, e iniciativas culturales


Como algunos de ustedes saben (y si no, les platico), colaboro en una revista digital llamada Bindi, y parte del contenido que genero para ella se basa en entrevistas a artistas independientes de diferentes disciplinas que tengan ganas de darle un impulso extra a la difusión de su trabajo.

Ayer le escribí inbox a una bailarina de burlesque radicada en Guadalajara con quien había tenido alguna interacción en Facebook desde hace un par de meses, con la idea de ofrecerle una entrevista y su consecuente aparición en nuestra próxima edición. La saludé y en respuesta recibí unas líneas en tono un tanto hostil preguntándome quién era y qué quería, y diciéndome que estaba en un ensayo y que nunca ocupaba el chat de Facebook para platicar, solo para hacer negocios. Le dije que me disculpara por interrumpir su ensayo y que precisamente para hablar de negocios era que la buscaba; al leer eso cambió a medias el tono y me pidió que le platicara de qué iba la cosa, a lo que respondí que mejor cuando se desocupara y que le fuera bien en el ensayo. Acto seguido, la eliminé de mis contactos.

Me disgustó su actitud, pero no enfocándola desde el ángulo personal; lo cagante fue que haya agarrado esa pose mamona sin siquiera saber de qué iba la cosa. Lo hubiera entendido (que no tolerado) si fuera una artista importante, con una carrera estable y consolidada, un número considerable de fans, y algún medio de comunicación de primera línea apuntándole con los reflectores. En ese caso, simplemente lo hubiera tomado como una negativa del montón y muy probablemente ni siquiera estaría escribiendo esto. Pero cuando viene de alguien que pública en Facebook cosas como "No como de likes y comments, mejor compren un boleto para asistir a mi show", la cosa cambia; tendría que pensar que para lograr el éxito que desea, un factor fundamental es no perder el piso y mantener un contacto amable y cordial con colegas, medios y, sobre todo, con su público, que para nada tiene la culpa de sus carencias, traumas y frustraciones. Una estrellita a medio inflar siempre termina por apagarse antes que las demás.

Alguna vez leí en su muro que no le ha faltado contacto con el clásico ignorante que confunde el término burlesque con puta y le ha pedido fotos "para apreciar mejor su talento". Tampoco está exenta de los aprovechados que agarran a los artistas en sus cinco minutos de apendejamiento, les prometen las perlas de la virgen y después los despluman. Sin embargo, y esto va para todo aquel que se dedique a cualquier disciplina artística y lea mis líneas: no todos somos unos chacales, ni queremos aprovecharnos de ustedes. Qué jodido es que la banda artística asuma esas pinches actitudes culeras y solita se cierre las puertas, por pequeñas o grandes que éstas puedan ser.

Habemos quienes buscamos el contacto con la comunidad artística por mero amor al arte, por admiración a su trabajo, y porque consideramos que son lo suficientemente talentosos para desear darles difusión, entrando en una relación en la que ambas partes salgamos beneficiadas. Insisto en que nadie quiere robarles nada, ni aprovecharse de nadie, ni mucho menos; o, al menos, yo no. Entonces, me gustaría invitar a la comunidad artística que se haya encontrado con este texto a conocer Bindi, echar un vistazo al trabajo que realizo ahí (sin cobrar un solo centavo, debo decir, ya que es un proyecto independiente armado entre amigos que, simplemente, deseamos un México más culto), y colaborar juntos para que todos crezcamos. El año es joven, un chingo de proyectos e iniciativas están surgiendo por todos lados, y creo que, al final, todos estamos aquí por la misma razón: darle fuerza a lo que hacemos por el simple hecho de que lo amamos y queremos verlo madurar. Yo no soy artista, pero me encantaría que tanto este blog como Bindi terminaran de despegar este año, y si es hombro a hombro con grandes proyectos, ¡qué mejor! ¿Alguien se apunta?




Now Playing: Gloomy sunday - Sarah McLachlan


Saludos Enfermos.


3 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

la MaLquEridA dijo...

Ella se lo perdió, ni modo.


Yo tengo cerrada mi cuenta de Facebook desde agosto del año antepasado. De vez en cuando entro para saber de mi familia y la vuelvo a cerrar.

Me fastidiaba tanta frase mamona, que muchos amaran a Coelho y admiraran a Benedetti por pura moda. Igual yo escribía estupideces pero no tanto ja.

Suerte en tu revista.

Saludos

guille dijo...

No se entiende tener una red social para desconfiar de lo que por ella te llega.

Y menos, no tener curiosidad de saber que es lo que te ofrecen.

Seguro que la vida cultural mexicana podrá resistir sin saber de ella.

Sigue, no todos te trataran igual.

Me voy a echar un vistazo a la revista.

Daniel Mendez dijo...

Malque: Pues sí, su pedo. Por lo de Facebook ni te preocupes, a todos nos saca lo exhibicionistas, pretenciosos y plásticos; no creo que fueran estupideces las tuyas, en todo caso.

Guille: Exacto, y más si lo utilizas para negocios; por fortuna, y como bien supones, hay muchos más artistas con la suficiente apertura mental para escuchar lo que se les ofrece. Espero te guste la revista, ya me platicarás después qué opinas de ella.



Saludos.