miércoles, abril 08, 2015

El seductor aroma de la maldad


Cuando la comitiva nupcial se hubo alejado y la multitud empezó a dispersarse, devolvió a la niña a su madre y entró en la iglesia para descansar y reponerse de su excitación. En el interior de la catedral, el aire estaba lleno de incienso que ascendía en fríos vapores de dos incensarios colocados a ambos lados del altar y se esparcía como una capa asfixiante sobre los olores más débiles de las personas que se habían sentado aquí hacía unos momentos. Grenouille se acomodó en un banco, debajo del coro.

De repente le invadió un gran sosiego. No el causado por la embriaguez, como el que sentía en el interior de la montaña durante sus orgías solitarias, sino el sosiego frío y sereno que infunde la conciencia del propio poder. Ahora sabía de qué era capaz. Con un mínimo de medios, había imitado, gracias a su genio, el aroma de los seres humanos, acertándolo tanto al primer intento que incluso un niño se había dejado engañar por él. Ahora sabía que podía hacer algo más. Sabía que era capaz de mejorar este aroma. Crearía uno que no solo fuera humano, sino sobrehumano, un aroma de ángel, tan indescriptiblemente bueno y pletórico de vigor que quien lo oliera quedaría hechizado y no tendría más remedio que amar a la persona que lo llevara, o sea, amarle a él, Grenouille, con todo su corazón.

¡Sí, deberían amarle cuando estuvieran dentro del círculo de su aroma, no solo aceptarle como su semejante, sino amarle con locura, con abnegación, temblar de placer, gritar, llorar de gusto sin saber por qué, caer de rodillas como bajo el frío incienso de Dios solo al olerle a él, Grenouille! Quería ser el dios omnipotente del perfume como lo había sido en sus fantasías, pero ahora en el mundo real y para seres reales. Y sabía que estaba en su poder hacerlo. Porque los hombres podían cerrar los ojos ante la grandeza, ante el horror, ante la belleza y cerrar los oídos a las melodías o las palabras seductoras, pero no podían sustraerse al perfume. Porque el perfume era hermano del aliento. Con él se introducía en los hombres y si estos querían vivir, tenían que respirarlo. Y una vez en su interior, el perfume iba directamente al corazón y allí decidía de modo categórico entre inclinación y desprecio, aversión y atracción, amor y odio. Quien dominaba los olores, dominaba el corazón de los hombres.

Absorto por completo, Grenouille seguía sentado, sonriendo, en el banco de la catedral de Saint-Pierre. No sintió ninguna euforia cuando concibió el plan de dominar a los hombres. No brillaba ninguna chispa de locura en sus ojos ni desfiguraba su rostro ninguna mueca de demencia. No estaba loco. su estado de ánimo era tan claro y alegre que se preguntó por qué lo quería. Y se dijo que lo quería porque era absolutamente malvado. Y sonrió al pensarlo, muy contento. Parecía muy inocente, como cualquier hombre feliz.

Permaneció sentado un rato más, en devoto recogimiento, aspirando con profundas bocanadas el aire saturado de incienso. Y de nuevo animó su rostro una sonrisa de satisfacción. ¡Qué miserable era el olor de este Dios! ¡Qué ridícula, la elaboración del aroma desprendido por este Dios! Ni siquiera se trataba de incienso verdadero; lo que salía de los incensarios era un mal sucedáneo, falseado con madera de tilo, polvo de canela y salitre. Dios apestaba. Dios era un pequeño y pobre apestoso. Este Dios era engañado o engañaba él, igual que Grenouille...¡sólo que mucho peor!




Das parfüm, die geschichteeines mörders (El perfume, historia de un asesino), Patrick Süskind, 1985


_____



¿Quieres saber qué tan seductor puede ser un aroma, hasta qué extremo te puede llevar? ¿Qué clase de locuras serías capaz de hacer con tal de volver a poseer una sensación? Entra a este enlace y averígualo disfrutando un clásico de la literatura alemana. Solo no aspires demasiado hondo, porque si te atrapa...nadie sabe qué podría pasar.




Now Playing: 100 black coffins - Rick Ross


Saludos Enfermos.


2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

guille dijo...

Ese es un placer del que no podré disfrutar.

Mi sentido del olfato prácticamente no existe.

La novela, muy buena.

Daniel Mendez dijo...

Lamentable lo de tu olfato, Guille; por fortuna la vista funciona bien y pudiste disfrutar esta gran novela.