miércoles, mayo 06, 2015

El amor es un signo del zodiaco


Descubrí que mi obsesión de que cada cosa estuviera en su puesto, cada asunto en su tiempo, cada palabra en su estilo, no era el premio merecido de una mente en orden, sino al contrario, todo un sistema de simulación inventado por mi para ocultar el desorden de mi naturaleza. Descubrí que no soy disciplinado por virtud, sino como reacción contra mi negligencia; que parezco generoso por encubrir mi mezquindad, que me paso de prudente por mal pensado, que soy conciliador para no sucumbir a mis cóleras reprimidas, que solo soy puntual para que no se sepa cuán poco me importa el tiempo ajeno. Descubrí, en fin, que el amor no es un estado del alma, sino un signo del zodiaco.

Me volví otro. Traté de releer los clásicos que me orientaron en la adolescencia, y no pude con ellos. Me sumergí en las letras románticas que repudié cuando mi madre quiso imponérmelas con mano dura, y por ellas tomé conciencia de que la fuerza invencible que ha impulsado al mundo no son los amores felices, sino los contrariados. Cuando mis gustos en música hicieron crisis me descubrí atrasado y viejo, y abrí mi corazón a las delicias del azar.

Me pregunto cómo pude sucumbir en este vértigo perpetuo que yo mismo provocaba y temía. Flotaba entre nubes erráticas y hablaba conmigo mismo ante el espejo con la vana ilusión de averiguar quién soy. Era tal mi desvarío, que en una manifestación estudiantil con piedras y botellas, tuve que sacar fuerzas de flaqueza para no ponerme al frente con un letrero que consagrara mi verdad: Estoy loco de amor.




Memoria de mis putas tristes, Gabriel García Márquez, 2004


_____



¡Ah, el amor! ese sentimiento capaz de sacar al protagonista de esta novela de su coma emocional, para volverlo loco por el aroma de una piel de mujer. Aunque, bien pensado...¿a quién de nosotros no le ha pasado?

Conozcan el desenlace de este amor haciendo click aquí; probablemente ya lo han leído, pero si no es el caso o (como yo) quieren darle un review tras muchos años de tenerlo empolvándose en el librero, este es el momento de disfrutar nuevamente un libro que, en su momento, generó cierto nivel de polémica gracias a su temática.




Now Playing: Roc - Beyoncé


Saludos Enfermos.


2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

guille dijo...

A veces -no siempre- es duro volver a lecturas que te han gustado.
No resisten lo que el paso del tiempo te ha cambiado.

Tus nuevos ojos ven la obra de otra manera.

Del amor no voy a hablar mucho; es un impostor que muchos nombran y pocos enaltecen.
Se llama amor a cualquier cosa.

Creo mas en querer.

Daniel Mendez dijo...

El amor es bastante complicado, como dices; aunque yo siempre trato de verlo como un tobogán: cuando le entras, no te queda otra que dejarte ir.

Después de la relectura del libro le tomé un mejor gusto que la primera vez que lo leí, aunque sigue dejándome un cierto sabor metálico en la boca.