domingo, agosto 02, 2015

No quiero un coche


En los últimos días algunos amigos me han preguntado por qué no compro un coche si es que me desagrada tanto el transporte público, con base en que mi tolerancia hacia la gente pendeja e incivilizada, llámense usuarios, "autoridades" o vendedores ambulantes, ha sido prácticamente inexistente de un rato para acá; después de responder que no me interesa tener un coche porque lo considero un gasto innecesario tomando en cuenta que vivimos en la capital del país, me quedé pensando en ello y encontré algunas razones de peso para seguir andando a patín.


La primera de ellas, y quizá la más importante: formo parte de las 8,851,080 personas que pululan a diario por la capital del país, de las que más de la mitad tienen por lo menos un automóvil propio (según datos del INEGI actualizados hasta el 2014). Con esa proporción, moverse por las mañanas en coche es un via crucis entre embotellamientos, accidentes viales y tiempos de trayecto alargados. Además, gracias a la pobre cultura automovilística que tenemos, no somos capaces de respetar reglas de convivencia tan básicas como el cruce 1 a 1 cuando no hay semáforo disponible, ni aplicamos la vieja (pero poco difundida) práctica de compartir el coche con amigos y vecinos para optimizar espacio y evitar la saturación de vehículos en las principales avenidas. Hilda y yo hicimos ayer varios recorridos en coche (ella sí tiene, jaja) de lado a lado de la ciudad y justamente platicábamos acerca de que nuestras vialidades son geniales y nos conectan a cualquier parte; el pedo es que solo en fin de semana se disfruta de una relativa buena movilidad, porque de lunes a viernes eso es casi imposible y honestamente, no me dan ganas de contribuir con el desmadre que se arma.

Eso me lleva al segundo punto: el stress. De un tiempo para acá he estado relativamente más tranquilo, pero cuando se me bota la canica me cuesta muchísimo trabajo dominar las explosiones de mi temperamento. Si a la probabilidad de que alguien salga con un par de dientes menos o algún hueso roto le agregamos un motor y cuatro ruedas...no suena nada bien, ni para mi ni para los posibles afectados. Mejor sigo caminando y así se me baja lo encabronado.


Luego está la cuestión socioeconómica. Hay gente que compra un coche por necesidad o practicidad y eso está bien, pero por otro lado está quien se hace de uno por mero faroleo, cosa que me parece muy pendeja, y peor aún cuando traen un pinche Seat Ibiza, le ponen lucecitas por todos lados, le meten un sistema de audio que amenaza con reventar el parabrisas y andan por ahí jugando a ser Toretto u O'Conner. Como no soy de los que sienten que con un coche ligan o adquieren automáticamente el status de mirrey (papaaaaaaawhhh!), me da igual tener uno o no. Por otra parte, a mi no se me antoja cualquier coche: estoy enamorado de los Mustangs de los 60's y 70's, y los nuevos modelos también me laten bastante por su línea, potencia y la personalidad aventurera que proyectan; pero como cuestan una muy buena suma, prefiero ahorrar para algo que realmente me encante en lugar de comprar cualquier otra cosa más barata solo por quedar bien ante no sé quién chingados. En todo caso, la clase, estilo y poder adquisitivo que pudiera (o no) tener, no es algo que dependa de un coche.

Hablando de dinero, ¿cuánto cuesta la manutención de un coche? Tomando en cuenta que en los años más recientes nos la habían dejado caer sin salivita con los famosos gasolinazos de cada ocho días y que ahora el litro de Magna cuesta (corríjanme si me equivoco) $13.70, que en muchas gasolineras despachan litros de 800 mililitros y que con las reformas energéticas que vienen seguramente los precios seguirán en aumento, echar a andar un coche sale más caro que tener un hijo. Si además me pongo a pensar en lo que se tiene que pagar por el seguro, la tenencia (recordemos que somos el único país donde se paga por tener un coche), las refacciones, la hojalateada si algún idiota le pegó a tu coche cuando estabas estacionado, los arreglos por fuera cuando te das un llegue con otro güey y a ninguno de los dos les conviene llamar a la aseguradora y demás gastos hormiga, me dan ganas de seguir enfocándome en cosas por las que sí pagaría semejantes cantidades.

La única ventaja que le veo a tener un coche es que podría salir más cómodamente a conocer otros lugares para tomar fotografías e incrementar mi acervo cultural y experiencia de vida, pero como no tengo un pedo con viajar en autobús o avión hacia otras ciudades, prefiero aguantar vara, aunque en la cotidianidad tenga que soportar el pésimo servicio del transporte público y siga quejándome de ello (que, la neta, estoy en todo mi derecho porque para eso pago impuestos). Quizá si en el futuro me mudara de aquí y viviera en un lugar que no fuera el Distrito Federal ni el Estado de México lo consideraría, y por fin podría montarme en una belleza como esta:






Now Watching: Chivas vs Cruz Azul (por www.rojadirecta.me, para no darle a ganar más plata a las televisoras mexicanas de mierda).


Saludos Enfermos.


12 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Liliana dijo...

Pues perdieron las Chivas...!

Suena bien tu razonamiento, si tuviéramos un buen transporte público, yo lo preferiría.

Saludos....viendo Benfica vs Monterrey =)))

Daniel Mendez dijo...

Sí caray, avísenles por favor que ya empezó el torneo :-P

Me había olvidado del juego del Monterrey, ¡ojalá ganen! y respecto a lo otro, sí, ojalá tuviéramos un transporte público decente. ¿También vives en el DF?

Liliana dijo...

Ganó MOnterrey!!!

no, no vivo en el DF, vivo en la frontera con California.....

saludos =)))

Daniel Mendez dijo...

¡Excelente! siempre es agradable saber que un equipo mexicano le ganó a uno europeo.

Con razón prefieres el coche...allá no tienen el mismo problema que nosotros, para ustedes media hora de trayecto es mucho y para mi, sería una bendición, jajaja.

TeReSa dijo...

En casi cualquier ciudad es un lío traer carro, pero en el DF y EdoMex es una pesadilla, conviene si vas a un lugar en la noche, a un viaje y creo que ya. La gasolina se va sin hacer nada pues nomás estás en el tránsito a vuelta de rueda :/

Ni hablar de los corajes con los cafres entiéndase microbuseros, taxistas y automovilistas en general...

Mi pelea diaria era con los que apartan lugares, los viene-viene, los estacionamientos carísimos... así que ahora ando a pata, en metro o pidiendo rait y al menos me ahorro una feria.

La verdad, sigue compartiendo el carro con tu novia, al menos los gastos se dividen entre dos...

Daniel Mendez dijo...

Ándale, para salidas nocturnas o (como mencionaba) para ir a pueblear está chido, pero agarrarlo para la cotidianidad la neta no me late. Y sí, procuro siempre darle algo para la gas, así no le pega tanto a ella y ambos estamos cómodos.

Jo dijo...

jaja... buenos argumentos.
para mi resultan un lujo, aunque asumo que es comodo y no te atienes cuando estas lejos o a deshoras de casa.

pero parecen mas un hijo que mantener

:P
mas que una necesidad


Daniel Mendez dijo...

Gracias, se hace lo que se puede. Sí es un parote, aunque para la lejanía o las deshoras ya tenemos al maravilloso Uber, jajaja (o Cabify, u otro que apenas se va a lanzar en septiembre y parece aun más accesible que esos dos). Creo que si me dieran a escoger entre tener un hijo y un coche, elegiría la segunda opción...

Master of Doom dijo...

Eres de mi club. Soy de los que pienso mejor guardar el dinero para gastarlo en lo que realmente es importante como puede ser ir de vacaciones con la familia o (en tu caso) con tu chava, ir a los conciertos con tu amor, comprarle algo a tus papás como por ejemplo unos aretes, un perfume, una billetera para el viejo, unos zapatos chingones y así por el estilo.

Daniel Mendez dijo...

Ándale, la neta prefiero pagar un servicio de Uber (que en apariencia es caro) a tener que estar llenando tanque, pagando tenencia y demás cosas. Toda esa plata que sobra bien se puede usar en tener detalles con la familia, o hasta con uno mismo.

Aseret dijo...

Creí que era la unica que pensaba eso. No estoy tan perdida y sigo con la idea de no tener un automovil! Gracias por compartir.

Daniel Mendez dijo...

Nada que agradecer, Tere; al contrario, es genial ver que hay más gente con sentido común que piensa que un auto, en ciudades como esta, es un completo estorbo.