martes, diciembre 29, 2015

De la muerte de Lemmy y los Lemmiólogos


Ayer murió Lemmy Kilmister, pero no hablaré de lo chingón que es su legado musical ni de su actitud, pieza clave en el hecho de que, desde antes de morir, ya fuera considerado una leyenda. Mi intención es analizar qué sucede entre los fans cuando muere una celebridad, específicamente una del vasto mundo del rock.




Desde hace unos meses estoy dentro de un grupo de Facebook dedicado a recordar a Radioactivo 98.5, una de las pocas estaciones mexicanas de rock que han valido la pena. Motörhead formaba parte de su programación y, por lógica, muchos de los que recordamos con nostalgia a nuestra estación favorita recibimos con dolor y desconcierto la noticia de la muerte de Lemmy; hubo quienes, a manera de pequeño y personal homenaje, publicaron en el grupo alguna rola de Motörhead o de Hawkwind y, como era de esperarse, tampoco faltó el güey que la hizo de pedo por tantas publicaciones referentes a este señorón.

Este último sector es el que llama mi atención. Es decir, ¿cómo pueden hacerla de pedo porque la gente honra a alguien como Lemmy? Argumentar cosas como "Nada más han de conocer Ace of spades", "Ahora todos son fans de Lemmy", "Scott Weiland se murió hace poco y nadie se acuerda de él" o "Ni siquiera saben escribir bien su nombre" se me hace muy de pendejos, sinceramente. En primer lugar, ¿cómo creen que nos enamoramos del rock? Nadie nació sabiendo qué pedo, para la mayoría de quienes nacimos en los 70's y 80's no fue nada sencillo encontrar el buen camino entre Timbiriches, Menudos y demás chingaderas que promocionaba Raúl Velasco, el cacique musical mexicano por excelencia durante todos esos años. En mi caso, fue una extraña búsqueda entre los discos y cassettes de mi papá —donde encontré desde Bronco o Los Llayras hasta joyas como Concert for Bangladesh—, de los que tomé lo que me gustó; así escuché mi primera rola de Pink Floyd y el resto, como se dice comúnmente, es historia. Seguro muchos de los que amamos al rock atravesamos por algo similar y, si bien los tiempos han cambiado y la tecnología nos permite mucho más que lo que podíamos lograr hace 30 años con una grabadora y algunos cassettes vírgenes, lo que no cambia es que las nuevas generaciones siempre van a encontrar en cualquier momento de su vida esa primera rola, el primer disco, la primera foto, algo que detone el gusto y luego la pasión. ¿Quién puede tener un problema con eso?

Pensar que la gente se suma a un suceso importante sólo por moda es muy válido, pero vamos, hay que saber distinguir. Una cosa es que se muera un pelagatos como Sergio Gómez, se arme el tren del mame y todo mundo le llore durante los primeros 15 minutos posteriores a la noticia (la razón me la darán ustedes mismos: ¿alguien recuerda quién fue y en qué circunstancias murió? A la primera persona que me de la respuesta correcta le invito unas chelas) y otra cosa muy diferente es lo de Lemmy, alguien que será recordado por no sé cuántas generaciones más así la gente sólo haya escuchado Overkill o Ace of spades.  Me parece que agarrar una pose en la que alguien más decide quién puede y quién no puede condolerse u homenajear a la figura en cuestión es muy mamoncito, muy de chamaco pendejo al que su mamá le habla para que se meta cuando está cascareando y se lleva su balón a casa dejando a sus compitas ahí parados como pendejos; se ven como los pendejos radioheadólogos que fueron al concierto de hace unos años en el Foro Sol y se emputaron porque Creep fue la rola más coreada, tildando de posers a todos los que se emocionaron con ella. Dice Lemmy que tengan para que se entretengan:




Esto es rock, señores y señoritas; aquí no hay mierdas elitistas de sentirse más vergas que el otro por la simple razón de que el rock es todo lo contrario a esas ideas pendejas. El rock es para todo el que quiera aprender sobre él, conocerlo, disfrutarlo y amarlo. Y otra cosa: no hay ningún must, no hay ningún grado de Sumo Gurú Don Chingón Huevos Grandes, y el que les diga que a estas alturas de nuestras vidas ya deberíamos conocer de cabo a rabo a X o Y banda no es más que un poser que se quedó atrapado en la pubertad y tiene un déficit muy cabrón de autoestima, el cual sólo sentirá compensado formando un club de puñeteros como él dedicado a excluir a los demás.

Tengo 32 años, hay bandas con un chingo de renombre de las que apenas he escuchado lo básico y definitivamente no he terminado de aprender todo lo que me gustaría sobre el rock. Y ¿saben qué? ¡qué bueno! porque algo que me apasiona tanto debería darme batalla y seguir sorprendiéndome por el resto de mi vida.




Now Playing: Flaca - Andrés Calamaro


Saludos Enfermos.


domingo, diciembre 13, 2015

El Teletón, sus patadas de ahogado y su estrategia numérica engañosa


Anoche terminó una edición más del Teletón, en la que se recaudaron $327,267,551.00; eso equivale a $146,875,670.00 menos que el año pasado, Sin embargo, los números no dan para cantar victoria tan a la ligera e ir a cagarse en la cara de Fernando Landeros: mientras el año pasado el Teletón duró 29 horas (con todo y tiempo extra amañado para "llegar a la meta") y recaudó $16,349,766.24 en promedio por hora, este año duró únicamente 16 horas, para una recaudación promedio por hora de $20,454,221.94 . Esto se traduce en que con únicamente el 55% de duración con respecto al año pasado obtuvo el 69% de lo recaudado en 2014, pero la efectividad de su recaudación promedio por hora es del 125%.




Sin embargo, basta con recordar lo sucedido durante el año pasado, cuando la gente se volcó a las redes sociales para dar seguimiento a todas esas cositas del Teletón que muchos no conocían o a las que no se les había puesto la atención debida como la deducción de impuestos por parte de las empresas participantes con dinero de los donadores particulares que de buena fe dieron 10, 20 o 30 pesitos; los redondeos obligados (o robos hormiga) de Soriana; la exposición de niños con discapacidad en la vía pública para generar mayores ingresos basados en la lástima, o la desaprobación de la ONU hacia los procedimientos utilizados por esta institución. Tal fue la presión que en pleno show tuvieron que salir Carlos Loret De Mola y Eugenio Derbez a regañarnos a todos por malvibrosos ojetes y porque "Uno como quiera, pero ¿y las criaturas?"; el resultado que obtuvieron no pudo ser más irrisorio, en especial Derbez, quien fue insultado, ridiculizado y hasta recibió una muy buena respuesta en video por parte de una chica que se hartó con su discurso barato.

Con ese panorama, era lógico que los organizadores del Teletón pensaran en lo que se les podía venir encima para la edición 2015; no es casualidad que mágicamente hayan decidido que este año la meta no era superar la recaudación del año anterior como habían establecido siempre, sino poner una meta de 500,000 visitas a los distintos CRIT, y que hayan obtenido 602,170 (de las cuales aproximadamente el 25% fueron virtuales) para después alardear con que la gente que fue a verlos no encontró ninguna irregularidad (gracias a que aplicaron la que todos aplicamos cuando la familia viene de visita a la casa y limpiamos todo, escondiendo la basura debajo de la cama). Habría que avisar a los señores del Teletón que el que hayan tenido tal afluencia no significa necesariamente que hayan logrado una meta, sino podría indicar que esas 602,170 personas no les creyeron en primera instancia y quisieron corroborar por sí mismas que de verdad estén haciendo lo que dicen; la opinión con la que se hayan quedado después de esa visita, es totalmente independiente.

También pusieron en su sitio web una sección de preguntas frecuentes que no existía el año pasado en la que hablan de quiénes son los dueños del Teletón, cómo es que deducen impuestos y no los evaden (como si no supiéramos que las leyes tienen muchos recovecos por los cuales ellas mismas pueden ser violadas), cuánto cuesta atender a un niño en un CRIT e incluso una auditoría de estados financieros combinados de 2013 y 2014 realizada por Price Waterhouse Coopers. Este último se ve convincente porque muestra los activos, pasivos, ingresos y egresos correspondientes a ambos años y todo cuadra; la cosa es que si le buscas, en la página 14 del documento, titulada "El Teletón en cifras" encuentras los números totales de la institución:




Estos números son inofensivos y parecen el colofón perfecto para mostrar a cuántas personas ha ayudado el Teletón en 19 años de existencia. Son números grandes y rimbombantes, pero no tanto como los de la plata que han recibido durante ese mismo periodo. Permítanme por favor mostrar los ingresos del Teletón por año, desde 1997 hasta la cifra oficial anunciada anoche, que yo mismo recopilé buscando en la web:




Estamos hablando de $6,381,452,384 . Hagamos ahora un desglose: para atender a un niño con incapacidad motriz se necesitan $36, 270.00; para brindar atención a un niño con autismo, se requieren $219,600.00; y para un niño con cáncer, $1,875,600.00 . Si multiplicamos cada una de esas cantidades por el número de casos de cada categoría que aparecen en la declaración de estados financieros del website del Teletón, obtenemos que por 85,740 niños con discapacidad automotriz se han gastado $3,109,789,800; por 255 niños con autismo han sido $55,998,000; y por 108 niños con cáncer se gastaron $202,564,800 . Eso nos da un total de $3,368,352,600, que son un poco más de la mitad de todo el dinero recaudado durante 19 años.

¿Qué sucedió con los $3,013,099,784.00 restantes? bueno, tomemos en cuenta que, aunque el gobierno dona los terrenos para cada CRIT, los gastos de construcción y equipamiento corren a cargo del Teletón. Estamos hablando de 24 CRIT que tienen un costo promedio de $200,000,000.00 cada uno; un Hospital Infantil para Tratamiento Oncológico (HITO) con costo de $950,000,000; un UNOT en Tabasco con costo de $38,000,000.00 y un CSSA Nuevo Juan De Grijalva con costo de $11,250,000.00 . Todo esto da un total de $5,799,250,000 y, si lo agregamos al costo total de atención a los niños nos da $9,167,602,600.00 , que rebasan en un 44% el total de lo recaudado, o hablando en plata, $2,786,150,216.00 .

Hasta aquí, uno puede pensar inocentemente: "Pues qué bueno que gasten más de lo que recaudan, seguramente ellos mismos le inyectan dinero a su proyecto", o yéndonos al lado más suspicaz, "Las mismas empresas que usan al Teletón como escaparate están metiéndole dinero". Eso no sería malo si la meta final es apoyar a esa gente que tanto lo necesita, pero ¿qué crees? que esos casi tres mil millones de pesos no salen ni del patronato del Teletón ni del bolsillo de la iniciativa privada. Salen ni más ni menos que de tu bolsillo, del mío y de todos los que pagamos impuestos. Anoche encontré un dato que está en la red desde 2011 (y que no sé por qué no había visto a nadie utilizarlo antes) que muestra la inversión hecha por cada entidad que cuenta con un CRIT, tanto anual como total, dependiendo de la duración del contrato y que fluctúa entre los 10 y los 30 años. Entren en este enlace, hagan sus cuentas y díganme si los $7,135,200,000.00 externos totalmente a las donaciones públicas y provenientes del erario les cuadran.




Si resto a esos 7 mil millones y cachito los casi 3 mil millones excedentes de los que hablaba hace un momento, quedan libres $4,349,049,784.00 . ¿A dónde se va ese dinero? esto que sigue es solo una suposición mía, pero ya que estos señores no son tan transparentes como alardean, pero considero que es válida: el Teletón anuncia en su auditoría de estados financieros combinados que cuenta con 8,891 "voluntarios y amigos", así como 3,105 colaboradores que trabajan al servicio de los niños, dando un total de 11,996 personas laborando con ellos. Descontaré a los 8,891 voluntarios (porque teóricamente, no deben cobrar ni un peso) y me quedaré con los 3,105 colaboradores para dividir entre ellos los 4 billones y cachito que quedan libres. ¿el millón y 400,660.16 pesos que quedan libres se divide entre ellos, dando una ganancia de $73,718.96 por año a cada uno? eso es mucho dinero, y bien podría dedicarse a construir otros cinco CRIT por lo menos. Pero como dije, este último dato es una sospecha mía nada más; saque cada quién sus conclusiones.

Ya que de cualquier modo tú, yo y millones de mexicanos más estamos donando para el Teletón aunque no lo deseemos por medio de nuestros gobernantes y de hecho a los empleados gubernamentales de cualquier modo se les obliga a donar por medio de un descuento en su nómina (y eso lo vi en las oficinas del Palacio Municipal de Ecatepec), a los dueños del Teletón no les queda más que sentarse, verse bonitos, pretender ser transparentes y lo que los ciudadanos les den extra es muy bueno. Para eso tienen un ejército de payasitos de la tele bien dispuesto a seguir con el show y que de muy buena gana, este año hicieron las delicias de quienes aún creen en esta farsa. Ellos son:


Paty Cantú

El Recodo

Il Divo

Laura Pausini

Playa Limbo

David Bisbal

Jesse & Joy

Diego Torres

Chayanne

Maná

Emanuel

Mijares

Julión Álvarez

Joaquín López-Dóriga

Facundo

Livia Brito

José Pablo Minor

Malillany Marín

José Ron

Ernesto Laguardia

Jessica Coch

Maite Perroni

Gabriel Soto

Juan Diego Covarrubias

Aleida Núñez

Fernando Allende

Ale García

Pedro Moreno

Paul Stanley

Alejandra Barros (lástima, tan mamacita y tan vendida)

Juan Pablo Gil

Diego de Erice

Mayrín Villanueva

Eduardo Santamarina

Odalys Ramírez

Patricio Borghetti

Roberto Palazuelos

Thelma Madrigal

Ferdinando Valencia

Ninel Conde

Raúl Araiza

Marjorie de Souza

David Zepeda

Maribel Guardia

Chabelo

Merenglass

Ana Torroja

Río Roma

Reik

Galilea Montijo

Eduardo Verástegui

Marco Antonio Regil

Adal Ramones

Yordi Rosado

Paola Rojas

Pedro Ferriz De Con

Gus Quijas

Nashla Aguilar

Eugenio Derbez (otra vez este pendejo...)

Mara Escalante

Adrián Uribe

Mario Bautista

Ariel Miramontes

Danielle Dithurbide


Está de más pedir a mis lectores conscientes e informados que boicoteen a estos personajes no consumiendo sus productos, no dándoles rating ni asistiendo a sus shows para que sientan las consecuencias de prestarse para semejante estafa. Eso sí, no son los únicos sentados en el banquillo de los acusados; también traje la lista de las empresas integrantes del patronato del Teletón, y sus respectivos representantes:


Fundación Alfredo Harp Helú - Sissi Harp Calderoni

Fundación Legorreta Hernández - Andrea Hernández

Grupo Televisa - Emilio Azcárraga Jean

Farmacias Del Ahorro - Antonio Leonardo Castañón

Grupo Carso y Telmex - Carlos Slim Domit

El Universal - Juan Francisco Ealy Ortiz

MVS Radio - Alejandro Vargas

Grupo Empresarial Ángeles - Olegario Vázquez Aldir

Grupo Milemio y Multimedios - Francisco González

Grupo ACIR - Francisco Ibarra López

Grupo Radiocentro - Francisco Aguirre

Radiorama - Javier Pérez De Anda

Editorial Ovaciones - Mauricio Vázquez Ramos

Gutsa Construcciones - Juan Diego Gutiérrez Cortina

Sordo Madaleno y Asociados - Javier Sordo Madaleno (este señor, además, está involucrado en la construcción de la carísima Autopista del Sol y la fraudulenta Estela de Luz)

Grupo Fórmula - Camila Azcárraga

Cinépolis - Alejandro Ramírez

Nacional Monte de Piedad - Gerardo Limón

Capital Radio - Carlos Aguirre

Play Telecom - Adrián Aguirre


A estos hay que pegarles durísimo no consumiendo sus servicios ni productos, y lo mismo aplica para los patrocinadores actuales del Teletón:


Nacional Monte de Piedad

Banamex

Telmex

Farmacias Del Ahorro

Soriana

Telcel

Alpura

DHL

Hidrosina

Grupo Omnilife

Canoil

Seguritech

Aeroméxico

Holanda

Elekta (no confundir con Elektra, aunque a ellos también hay que mandarlos a la mierda)

Laboratorios El Chopo

Vianney

Price Shoes

ABA Seguros


Y, por supuesto, tampoco hay que perder de vista a futuros patrocinadores con los que aún no hay un convenio firmado, pero ¿para qué esperar? vamos persuadiéndolos de no involucrarse en esta marranada de una vez, a ver si percibiendo una baja sensible en sus ganancias piensan mejor las cosas:


Mazda

Sanborns

Cinépolis

Nestlé

Frikiplaza

Starbucks

Dish

Nissan

Atún Dolores

Coppel

Avaya

Isuzu

Pastas La Moderna


Considero que vamos por buen camino. Por lo menos en lo que respecta a la opinión pública, el Teletón está perdiendo a pasos agigantados la credibilidad; cualquier avance que represente el desprestigio de esta institución es bienvenido, pero no es suficiente; debemos atacar el problema desde la raíz y tirar a quienes están detrás de la pantalla amasando fortunas y fingiendo ser almas caritativas. ¿Qué tan dispuesto estás a pegarles donde más les duele? por una semana, un mes, el resto del año o indefinidamente, dejar de consumirles cada uno de nosotros puede generar una significativa diferencia. ¿Quién sabe? a lo mejor el próximo año el Teletón fija su meta en likes de Facebook con tal de tener algo con qué alardear y dar la impresión de que sigue vigente.




Now Watching: Raiders at Broncos


Saludos Enfermos.



domingo, diciembre 06, 2015

Me estoy convirtiendo en un acumulador + MODO


Pero no en uno de esos todos pinches locos que salen en la tele con sus casas llenas de madre y media y a quienes parece que les están arrancando los pelos del culo cuando les dicen "¡Ya tira toda esa basura!". No, lo mío está más decente, creo:




Eso es solo el escritorio en mi estudio; tengo un par de libreros llenos de cosas que me han regalado o he comprado y debido al exceso de trabajo no he podido disfrutar como quisiera. Entre lo más notable (y lo que más se me antoja) están un libro con fotografías inéditas de la saga de The Godfather, una edición muy especial de El Quijote de la que ya les platicaré en su debido momento, y algo de parafernalia Beatle que tengo sin estrenar. De algún modo me emociona un poco ver todo ese desmadre ahí. Tengo la loca fantasía de que pronto dejaré de tener tanto trabajo encima y ¿quién sabe? a lo mejor podré pedir unos cuatro o cinco días de vacaciones y encerrarme en casa a ver películas, documentales, leer, alimentar mi bagaje cultural y encontrar nuevas cosas que me emocionen y me hagan desear aprender más. En ese sentido sí me considero un acumulador; el saber y la cultura no ocupan espacio, y si sí, bien lo vale.

Hablando de acumular cosas, ¿ya conocen el Museo Del Objeto Del Objeto? Yo no había tenido oportunidad de visitarlo, y apenas ayer Hilda y yo nos dimos una vuelta por allá. Tan ignorante era respecto a ese museo que pensaba se basaría en una colección carente de sentido de objetos acumulados de forma aleatoria, ¡pero no! platicando con el recepcionista de este bello edificio ubicado en la colonia Roma Norte, descubrí que los objetos ahí expuestos siguen una temática perfectamente definida que cambia más o menos cada cinco o seis meses. Así las cosas, nos encontramos con una increíble exposición acerca de la lucha libre que abarca desde sus orígenes hasta las grandes figuras que le han convertido en un espectáculo tradicional para los mexicanos a través de una colección nutrida por tesoros tan variados como butacas setenteras de la Arena México, máscaras legendarias que datan hasta de los 50's, espectaculares trajes completos y un acervo fotográfico envidiable.


El resto de la galería, aquí.


Pese a que nunca he sido un gran experto de la lucha libre, sí recuerdo a muchas de sus figuras de los 80's y 90's gracias a que mis abuelitos maternos eran fans de poner las luchas en la tele; es por eso que me sorprendió gratamente encontrarme con la exposición La lucha libre de todos los días. Estuvimos poco más de una hora ahí dentro y conforme encontraba las máscaras de Tinieblas, Canek, Los Villanos, Lizmark, Supermuñeco o (mi favorito) Blue Demon tuve un pequeño rush de nostalgia que me mantuvo con la sonrisa en la boca durante todo ese rato. Además, está chingón encontrarse ahí dentro con gente que sí es fan de hueso colorado del deporte de los costalazos, como el señor Jonathan Torres, guardia asignado al piso donde están los trajes completos de Fishman, Octagón, Perro Aguayo Jr y Fuerza Guerrera; cualquier duda que pudieras tener respecto a quién vive aún o ya falleció, quién perdió la máscara con quién y hasta en qué año y escenario fue, él te la puede resolver. Es un gustazo hablar con él, y seguramente mi abuelito Manuel, de vivir aún, se pondría contento por encontrarse con alguien que está en su mismo canal.

Aún así, La lucha libre de cada día fue un extra para mi intención inicial al invitar a Hilda al MODO:




Dice la leyenda que en el Ponte Vecchio de Florencia, Italia, un cerrajero quiso hacer publicidad a su negocio enganchando un candado a la herrería de un puente e impuso sin querer una moda, porque tiempo después las parejitas del lugar lo imitaron, dándole a la acción un significado de amor eterno. La tradición se extendió a varios lugares del mundo, y ahora está aquí, en el MODO, donde puedes sellar el amor que se tienen tú y tu pareja para después arrojar la llave del candado dentro del buzón del museo (que, seguramente, dentro de algún tiempo hará alguna exposición con todo eso). Sí, es cursi y hay a quien no le gusta, pero creo que es un detalle chingón y significativo que se puede tener con la pareja, así que si les late la recomendación no olviden ir de martes a domingo entre 10 de la mañana y 6 de la tarde a Colima 145, a unos pasos de la Plaza Río de Janeiro, y llevar su candado.




Now Watching: Broncos at Chargers


Saludos Enfermos.