martes, junio 20, 2017

Desnudando a Homero


"Guerrero" y "héroe" son sinónimos, y el tema principal de una cultura de guerreros está constituido sobre dos notas: valentía y honor. La primera es atributo esencial del héroe, el segundo es su objetivo principal. Todo valor, todo juicio, toda acción, todas las habilidades y talentos ejercen la función de definir el honor o de lograrlo. La vida misma no necesita ser un obstáculo. Los héroes homéricos amaban mucho la vida, hacían y sentían cada cosa con pasión, y no es posible imaginar entre ellos caracteres parecidos al mártir; pero incluso la vida debe entregarse por honor. Los dos personajes centrales de La Ilíada, Aquiles y Héctor, estaban destinados a vivir una vida corta, y los dos lo sabían. Eran héroes no porque ante el llamamiento del deber marcharan orgullosamente hacia la muerte, cantando himnos a Dios y a la patria; por el contrario, se rebelaban abiertamente contra su destino, y Aquiles, por lo menos, no cesó de quejarse después de llegar al Hades, sino porque, ante el llamamiento del honor, obedecieron el código del héroe sin titubeo ni discusión.




Moses Israel Finley, The world of Odysseus, 1954


¿Qué tanto de lo planteado en La Ilíada y La Odisea podemos aprender y usar en la vida contemporánea? eso es decisión de cada quién.

Cuánto de lo que "Homero" mostró al mundo a través de estos dos titanes de la literatura universal es aplicable al contexto histórico y cultural de la época en que fueron situados, es algo un tanto más sencillo de averiguar gracias al excelente análisis que hizo el historiador estadounidense. Pueden disfrutarlo haciendo click aquí, y permítanme darles un par de tips: el primero es que lo lean con calma, en la comodidad de su sala, aislados de toda distracción. Posiblemente les suceda lo que a mí y necesiten regresar dos, tres, cuatro, N cantidad de veces a leer algún pasaje en particular para no perder el hilo y comprender las ideas de la mejor manera. Suena un poco tedioso, pero háganlo; les sorprenderá lo sencillo que se les toma cariño a las antiguas culturas helénicas y la fuerza de su influencia en nuestra cotidianidad.

El segundo tip es: después de asimilar lo que M.I. Finley plantea en su obra, lean (ya sea por primera vez o no) La Ilíada y La Odisea; les aseguro que les encontrarán más sabor del que imaginan. Hagámoslo juntos; estoy por comenzar a releerlas gracias a los textos que encontré aquí y aquí.

Me cuentan qué les parecieron.




Now Playing: Robo DJ


Saludos Enfermos.


miércoles, junio 14, 2017

La cruda de las elecciones 2017: ¡Quitémosle poder al PRI!




El 4 de junio pasado, el PRI obtuvo la gubernatura del Estado de México. De nuevo, el mismo partido político regirá a la entidad no sólo más relevante en cuanto al número de votantes se refiere (11,317,686, según datos del INE), sino a una de las más representativas en materia de pobreza y delincuencia. Pobreza y delincuencia, cabe señalar, que ellos mismos han fomentado durante todo ese tiempo.

Sería inútil venir aquí solo a listar los métodos utilizados por el PRI para obtener votos; considero que, a estas alturas, todos los que tenemos acceso a medios de información más allá de la televisión y la radio somos conscientes de que la zalamería, las promesas que jamás se cumplirán, la coacción, el robo de urnas electorales y la compra de votos son una constante en cada proceso electoral que se lleva a cabo en este país. Tampoco nos es ajeno que, aunque el PRI es el más claro referente de la corrupción y la ratería políticas, estos mismos métodos son utilizados por todos los demás partidos, sin excepción. Aquí nadie tiene las manos limpias, ninguno puede lanzar la primera piedra ni tiene derecho a acusar a otros de corruptos y tramposos cuando todos buscan jalar agua a su molino de la misma sucia manera.


De la autoría de Cartonista Marín


No se puede cargar toda la responsabilidad de lo que sucedió a un partido político. Si bien el PRI se dedicó a lo que mejor sabe hacer, a mi me llaman la atención los siguientes puntos y los considero clave para que el Estado de México siga siendo un agujero infernal sumido en la ignorancia, la inseguridad y el miedo:


1.- La lucha de egos y entre los partidos de la oposición, aún perteneciendo a la misma corriente

Mientras el PRI siguió fiel a su estrategia de absorber los votos captados por partidos paleros como el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), el Partido Encuentro Social (PES) y Nueva Alianza, la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, terminó haciendo el ridículo divirtiéndose mientras conducía un triciclo de panadero ante la inminente derrota que sufriría en las elecciones de un estado donde, al estar mayoritariamente habitado por jodidos, la mamonería mocha y clasista del Partido Acción Nacional jamás iba a pegar más allá de los límites de Huixquilucan.

La peor parte la lleva la "izquierda" mexicana, y es muy divertida porque mientras el PT y su candidato no traían con qué, el PRD y Juan Zepeda —quien, debo decir, me pareció el candidato más objetivo e interesante al haber reducido el índice delictivo en Nezahualcoyotl durante su gestión— tuvo convocatoria suficiente como para restarle sufragios a la competidora más peligrosa para el PRI: Delfina Gómez, candidata de Movimiento de Regeneración Nacional, y eso no fue precisamente bueno.

Que no se malinterpreten mis palabras; no soy adepto de MORENA, y mucho menos tengo una visión mesiánica de dicho partido, dado que está plagado de ex-perredistas —muchos de los cuales, a su vez, tienen pasado priísta...¿verdad, Andrés Manuel López Obrador?—. Solo digo, con toda la objetividad del mundo, que si alguien podía patearle el culo a del Mazo y sacar al PRI de Toluca, esa era Delfina, con todo y los sueldos recortados a los burócratas de Texcoco para financiar su campaña, y el hecho de que la señora no sabe ni hablar correctamente.

Hace rato escribí "izquierda", así, con comillas; y fue con toda la intención, porque dicha cosa no existe en nuestro país. Si se hablara de una verdadera izquierda, estaríamos refiriéndonos a personas cuya mentalidad y trabajo irían enfocados al bienestar común y a la equidad social, y no a aferrarse a no declinar por el partido de "izquierda" más fuerte a cambio de conservar el poder. De este modo, tenemos que Juan Zepeda, con todo y su community manager creativo/buenaondita y la mamada de subirse a rockear con Tex Tex, le vendió el estado y hasta la dignidad al Grupo Atlacomulco, conservó el control sobre su terruño, seguramente se llevó una buena rebanada del pastel, y terminó de enterrar la escasa credibilidad (si es que aún había tal) del PRD, perjudicando, además, el voto a favor de MORENA. ¿No me creen? Vean la siguiente gráfica, sumen los porcentajes de MORENA, PRD y PT, y díganme que no les alcanzaba para romperle la madre al PRI:


Gráfica oficial, cortesía del PREP y Noticieros Televisa

Reitero: no apoyo, y sé perfectamente que MORENA no es la solución mágica para todos los problemas que aquejan a este país, pero en serio, mexiquenses...¿no están cansados de que los mismos de siempre los mantengan sumergidos en la miseria donde han vivido desde hace casi 90 años?


2.- El abstencionismo y el voto nulo

Reírnos de nuestras desgracias es algo muy arraigado en la idiosincrasia mexicana. La mayoría de las veces es divertido y hasta sano, pero vamos, llevar esto a la práctica durante una jornada electoral no es la mejor idea. Dicho de otro modo: nunca falta el subnormal que, por hacerse el graciosito, escribe cualquier idiotez en la boleta y es capaz hasta de tomarle foto y subirla a redes sociales.

Por favor, por lo que más quieran, no desperdicien la oportunidad de ser escuchados democráticamente; demuestren que sus madres no solo no se equivocaron al no abortarlos, sino que consumieron suficiente ácido fólico. No sean como los pendejos que hacen esto:




En un tema bastante más serio, confesaré algo: yo no voté en las elecciones presidenciales de 2012, y de hecho promoví el abstencionismo. No actué de ese modo por apatía; fue porque realmente no pensaba que alguno de los candidatos me representara como ciudadano y porque tenía la firme convicción de que el voto no sirve para nada. Sí, era una idea bastante chaira y pendeja, lo admito con toda vergüenza.

Sin embargo, nunca es tarde para enderezar el camino. Durante los últimos cinco años he estado mucho más atento a los diversos temas que afectan a nuestra nación y me he dado cuenta de que, si bien es altamente probable que el sistema electoral se pase por los huevos nuestros votos en caso de no convenir a los intereses de quienes no quieren soltar el poder, la sola acción de ir a las urnas a ejercer nuestro derecho ciudadano (por más hueva que nos cause el estar formados un domingo con no sé cuántos cabrones más) da la sensación de que estamos cumpliendo...y también nos redime un poco en caso de que las cosas se lleguen a poner feas más adelante, ¿me explico? Eventualmente, podría llegar una situación de verdadera crisis donde quizá sea necesario recurrir a la violencia, pero antes de eso, sería bueno agotar todas las opciones legales existentes.

Así las cosas, les ruego que no desperdicien el voto, ya que, como acabamos de ver en las recientes elecciones, los abstencionistas hemos terminado por jugar involuntariamente a favor del PRI. ¿Conocen el porcentaje de mexiquenses a los que les valió dos kilos de verga frita el futuro no solo de su entidad, sino el de la nación entera? ¡47.51%! 


3.- La ignorancia

Estamos parados, ni más ni menos, que frente al mayor verdugo de la democracia. Aún así, no se puede juzgar dela misma forma a todos los ignorantes en cuanto a la vida política de nuestro país toca. Yo los divido en dos grupos principales: maliciosos e inocentes.


Los del primer grupo son, técnicamente, la mayoría de los que componen ese 33.72% que votó por Alfredo del Mazo a cambio de una insultante miseria llamada "Salario rosa", un tinaco, materiales para construcción o despensas. Los ignorantes maliciosos son toda esa gente que, necesitada o no, vende su voto al mejor postor, sin importarles que lo que están recibiendo son meras migajas; ?¡huevones, conformistas! el Brayan, la Britani, el señor que se dedicaba a rata cuando joven y ahora es orgulloso padre de cinco mocosos (todos con diferente mujer, porque es muy macho), la señora que va a misa los domingos pero el resto de la semana se la pasa hablando mierda de sus vecinas. Basura subhumana que conforma la "estructura" de los partidos (algo así como un street team, pero arrabalero) para la que es más sencillo estirar la mano y que papito gobierno le dé, en lugar de superarse tanto cultural como intelectual y económicamente.

También están los hambreados que, cual perros en carnicería, esperan pacientemente a que alguien en el palacio municipal les tire un huesito para amarrar su futuro, o se afilian a organizaciones como Antorcha Campesina, donde se les permite robar e invadir predios impunemente a cambio de funcionar como frupo de choque del PRI. Gracias a esos pinches parásitos mediocres, el Edomex es un hervidero de feminicidios, asaltos, secuestros, violaciones, homicidios y extorsiones. Así que ya saben: si ven a su vecino con una bolsa del mandado o una camiseta con la leyenda "Fuerte y con todo" agradézcanle y dedíquenle esta bella melodía. La situación no va a cambiar, pero se sentirán mejor.




El segundo grupo de ignorantes, los inocentes, merece una aclaración de mi parte antes de abordarlo: el tono poco cortés (llamémosle así) que utilicé con la categoría anterior, lo abandono totalmente al hablar de este nuevo grupo. Los ignorantes inocentes son, sencillamente, gente de los municipios más pobres (económicamente hablando), carentes de acceso a la información que en las ciudades y zomas urbanas conseguimos con un par de clicks. Se trata de gente del campo, dedicada enteramente a las actividades propias de su entorno, como la ganadería y la agricultura, quienes desde tiempos inmemorables han votado por el PRI porque algún listo hijo de puta les vino con el cuento de que "nosotros usamos los colores de la bandera de México, entonces somos los buenos". Es en serio, pueden preguntar a sus abuelos; posiblemente les dijeron lo mismo en algún momento. A ellos no podría señalarlos por vender su voto o por actuar con malicia porque, simplemente, las cosas han sido así desde siempre; es casi como una costumbre o una práctica ancestral.

Lo llamativo de este segmento reside en que uno de los argumentos más frecuentes durante la mañana del 5 de junio para justificar la "milagrosa" voltereta que dio el PRI a MORENA consiste en que la verdadera fuerza electoral del PRI en el Estado de México proviene de los municipios ubicados en el sur y el oeste de la entidad (o sea, todo lo que esté a la izquierda y abajo de Toluca), y que al estar más alejados, los conteos llegaron con mayor atraso.

Supongamos que, efectivamente, no hubo un fraude y que los sufragios provenientes de esas zonas le dieron la victoria al PRI. Luego entonces, considerando los factores que mencioné un par de párrafos arriba, creo que la estrategia a seguir no es impugnar ni anular elecciones (como sugieren los demás partidos políticos, cosa que se presta únicamente para más circo y mayor consumo de recursos que no merecen), sino informar y culturizar a los lugareños. Ojo, no se trata de llegar y decirles "Hey, compa, no votes por el PRI, no seas pendejo", sino de abrir su panorama, presentarles información imparcial, verídica, darles un motivo para razonar y cuestionar por que han estado haciendo las cosas como hasta ahora. Seguramente no se logrará erradicar al PRI de una forma absoluta; pero con ponerlos a pensar, con generar un flujo libre de información, tendremos un importante impacto de cara al 2018.

¿Mi idea para llevar a cabo lo que propongo? bueno, aquí necesitaré ayuda de ustedes, queridos lectores. Les pido por favor que me compartan vía inbox en Facebook los datos de cualquier contacto que tengan en el Estado de México, preferentemente de los siguientes municipios:

  • Polotitlán
  • Aculco
  • Acambay
  • Jocotitlán
  • Ixtlahuaca
  • Almoloya de Juárez
  • Zinacantepec
  • Texcaltitlán
  • Coatepec Harinas
  • Almoloya de Alquisiras
  • Zacualpan
  • Sultepec
  • Temascaltepec
  • Valle de Bravo
  • Amanalco
  • Donato Guerra
  • Villa de Allende
  • Villa Victoria
  • San Felipe del Progreso
  • El Oro
  • San José del Rincón
  • Ixtapan del Oro
  • Santo Tomás
  • Otzoloapan
  • Luvianos
  • Tlatlaya
  • Tejupilco
  • San Simón de Guerrero
  • Tenango del Valle
  • Texcalyacac
  • Tianguistenco
  • Joquicingo
  • Tepetlaoxtoc
  • Villa Guerrero
  • Tenancingo
  • Malinalco
  • Ixtapan de la Sal
  • Tonatico
  • Zumpahuacan

Ayúdenme. Ayúdense a sí mismos. Tenemos aproximadamente un año para romperle el culo al PRI antes de que sea tarde y tengamos que soportar otro puto sexenio con ellos en Los Pinos; un año en que, juntos, podemos hacer la diferencia.

Ellos tienen el poder...y lo van a perder.





¿¿¿Quién apoya???




Now Playing: Señor Cobranza -Bersuit Vergarabat


Saludos Enfermos.





sábado, junio 10, 2017

Un hombre fallece en el Metro Garibaldi, otro vomita, y uno más atestigua ambos hechos




Si usualmente la Línea B del Metro de la Ciudad de México es un asco —"El corredor del terror", le llamo, por los rumbos que abarca: la Guerrero, Garibaldi, Lagunilla, Tepito, la Morelos, la Romero Rubio...y parte de Mordor Ecatepec—, hoy se superó a sí misma con dos escenas que, al parecer, sólo son posibles en nuestra hermosa #CDMX.

La primera: un tipo iba solo en un espacio para cuatro personas; de repente se inclinó y comenzó a vomitar un líquido oscuro y apestoso (probablemente se puso pedo con brandy o ron). Resultado: el río de basca casi llega a la bolsa de una señora que la había dejado en el piso, y el cambio de vagón de quienes no tuvimos ánimo de seguir viendo el espectáculo. Eso sí, el ilustre personaje quedó inmortalizado gracias a que no me aguanté las ganas de mostrárselo al community manager del Metro:


Si ya hicieron la digestión y aguantan vara, el video está aquí


La segunda: Ya sentado cómodamente en otro vagón, continué mi trayecto en calma...hasta que, al salir de Garibaldi hacia Guerrero, el tren se detuvo, dejándonos a todos varados y a oscuras durante casi cinco minutos. Alguien del staff de la estación llegó para desalojarnos; la mitad del convoy estaba dentro del túnel, mientras la otra continuaba en el andén. Me quité los audífonos al tiempo que recorría un par de vagones para poder salir, cuando de repente las personas que iban delante mío dijeron:

—¡No mames, mira, ahí está!

—¿Qué hay?— les pregunté.

—Un tipo, se cayó o lo aventaron, pero aquí está, entre los dos vagones— respondieron.

¡Y efectivamente! Justo bajo mis pies encontré a este desafortunado, a quien, como pude, fotografié sin obstruir a las personas que venían detrás de mi:




Con el golpe de adrenalina y la prisa por llegar a donde Hilda ya me esperaba, apenas pude avisar el motivo de mi atraso y salir en chinga al Eje 1 Norte para conseguir un taxi. En el camino me cayó el veinte, ¡ese fue mi primer acercamiento con la muerte! De la nada, se me revolvió el estómago. Tuve ganas de un cigarro y un trago, pero la prisa no me lo permitió.

Ya de regreso en casa, sentado frente a mi escritorio y con una cerveza en la mano, me pongo a pensar en que eso pudo haber arruinado la velada con mi novia, pero el gruñido en mis tripas (que primero creí náuseas y después identifiqué como hambre a causa del stress, algo que me sucede a menudo) me calmó, recordándome que tantos años siguiendo la nota roja en periódicos y en Internet no han sido en vano, y que tengo estómago para este tipo de cosas. Después de todo, no cualquiera se detiene en pleno desalojo para hacer una fotografía que terminó por circular entre los medios que han tomado el tema hasta ahora.






Por cierto...¿será que puedo cobrar por mi foto?




Now Playing: Robo DJ


Saludos Enfermos.


jueves, junio 08, 2017

Diez años de El Pensador Mexicano


¿Saben? me siento un poco como si fuera un mal padre.

No, no tengo niños regados por ahí (¡espero!); lo que origina este drama de la vida real es que el viernes pasado este rincón mío dentro del vasto ciberespacio (¿todavía se usa esa expresión, "ciberespacio"?) cumplió diez añotes de existencia, y como precisamente en esos días estuve muy ocupado por el trabajo y otras circunstancias, me olvidé completamente de felicitarlo. Por fortuna, nunca es demasiado tarde.





"Hace diez años no tenía idea de que seguiría dedicándome a esto", diría si me acogiera al clásico cliché retrospectivo. La verdad es que desde que comencé con esto supe que querría hacerlo para siempre. Cuando El Pensador Mexicano cumplió su primer año, dije algo como esto:


"Este blog seguirá en funcionamiento no por uno o dos años más, deseo que sean muchos, que las ideas sigan fluyendo, que material para mostrar una pequeña aunque firme alternativa frente a la cotidiano y ordinario nunca falte; que este blog, al igual que yo, conserve su esencia y no termine por doblarse, que no sea absorbido ni se pierda entre toda la porquería que, precisamente, intenta combatir. Que siga siendo digno, a menos que ustedes opinen otra cosa, de llamarse El Pensador Mexicano"


A tanto tiempo de haber comenzado, ¡aún tengo tantas ganas de renovarlo y experimentar con él! Quiero aprovechar que ahora tengo mucho más tiempo libre para retomar viejas ideas que nunca llevé a cabo, como renovarle la imagen (cosa que no hago desde el 2014), comprarle un dominio, depurar secciones que ya no alimento y hacer nuevas, reparar links caídos, recuperar imágenes que volé sin querer de la galería, crearle un perfil en Twitter a juego con la fanpage en Facebook que ya existe desde hace un par de años...¡un chingo de pendientes! Todo con la intención de regalar a ustedes, queridos lectores, una mejor experiencia, algo que soporte la calidad (cualquiera que ésta sea) de las ideas que plasmo aquí.

Para comenzar un refresh y aprovechando la ocasión, aquí está el Top10 de las entradas más leídas durante estos diez años:


10.- Museo de Arte Popular: Salas de exposición permanente, del 17 de enero de 2014. Uno de mis museos favoritos en toda la #CDMX.

9.- El Teletón, sus patadas de ahogado y su estrategia numérica engañosa, del 13 de diciembre de 2015. Los fraudes, desgraciadamente, están a la orden del día en este país; y para mi, siempre es un placer ventilarlos y compartir información con la gente para que no se preste a estos circos sentimentaloides baratos.

8.- "Yeico" y el miedo, del 1° de octubre de 2010. Pese al ridículo a que fue expuesto un legendario personaje terrorífico, supongo que el cometido de esta exposición se cumplió: acercar un poco de cultura a quien más lo necesita (o le urge, mejor dicho).

7.- Los Boicoteables presentan: Omnilaser, del 27 de mayo de 2015. Siempre me sentiré orgulloso de haber tirado un convenio que ya tenían amarrado con Televisa a estos pinches ineptos sin ética.

6.- Independencia, patria y libertad, del 15 de septiembre de 2010. No importa en qué año leas esto; tristemente, aún falta mucho para que los mexicanos podamos hablar de un auténtico festejo de la "independencia" de nuestro país.

5.- Tianguis de Santa Cruz Meyehualco, del 22 de agosto de 2007. La única vez que me he ido a parar por allá resultó toda una experiencia. 

4.- El sope del novato, del 5 de mayo de 2011. Mis primeros intentos en la cocina; me divertí bastante y la comida no quedó tan mal, aunque sigo necesitando mucha, mucha práctica.

3.- Centenario de la revolución mexicana, del 20 de noviembre de 2010. Después de recordar con cariño (y tristeza, pues sus muertes parecen haber sido en vano) a los dos máximos héroes de aquella época, me doy cuenta de que sucede exactamente lo mismo que con el número 6 de este top.

2.- Primeras impresiones de Monterrey. Fue un viaje muy poco ortodoxo que me dejó gratas vivencias con un par de personas que conocí allá y a quienes, debido a ciertas circunstancias, ya nunca más veré, pero siempre recuerdo con una sonrisa.

1.- Sí vale...aunque parezca que no, del 4 de mayo de 2015. Durante un tiempo recibí parte de mi sueldo en una de estas tarjetas, y creí buena idea dar unos tips a quienes, como yo, no tenían mucha idea de como usarla.


El número 10 tiene su gracia, ¿qué tal si juego con él durante todo este año? Puede que algo interesante resulte de ahí, y mientras terminan de cuajar un par de ideas que se me acaban de ocurrir, no me queda más que agradecer a todo el que pase por aquí, que es en gran medida gracias a ustedes que El Pensador Mexicano tenga ganas de seguir vigente.







Now playing: Aún sigo cantando - Enanitos Verdes


Saludos Enfermos.


jueves, junio 01, 2017

¡Gracias por la doce, Chivas! ¡Gracias, Matías!




El domingo vi por tercera vez a Chivas coronarse campeón. Las dos anteriores, frente a los coloridos Toros Neza en 1997 y Toluca en 2006, no las disfruté tanto como esta última; la primera porque estaba muy chavito y la segunda porque si bien ya era aficionado del Rebaño Sagrado en ese entonces, estaba más interesado por la NFL y no me involucraba demasiado. Eso último cambió de un tiempo para acá, en que —como ya he mencionado antes— aprendí a apreciar el fútbol más allá de la calidad de la liga mexicana y sus bemoles, y lo vi más como un buen pretexto para pasar un rato a gusto con mi papá echando desmadre, tomando una cerveza y disfrutando el juego.

Alguna especie de magia debe tener este equipo, que fue capaz de hacer que un enefelero cerrado se diera cuenta de que hay muchas cosas para disfrutar fuera del emparrillado. Poco a poco, las Chivas rayadas de Guadalajara se ganaron un lugar en mi corazón, amén de mi fascinación por esa hermosa ciudad y (casi) todo lo que tenga que ver con ella. Así, cuando me di cuenta, esperar para ver los juegos del equipo rojiblanco ya era igual de emocionante que los minutos previos a un partido de Broncos o Colts.

Siempre me he preciado de ser un buen aficionado, mas nunca un fanático. Me verán echando carrilla a aficionados de otros equipos (amigos míos, casi siempre) en tono de broma, pero jamás he ido, ni iré, a agredir sin motivo a alguien porque le va al Atlas, al América, a los Pats, a los Raiders o cualquier rival. Hago hincapié en esto para retomar un poco lo que dije sobre la reciente conquista de la Copa MX: considero que todo aficionado del equipo más amado en México debe ser congruente en actitud y forma, mantener la sencillez que siempre ha formado parte de la mística de Chivas y saber ser no solo digno en la derrota, sino caballeroso en la victoria.

Desde la época dorada, aquella del Campeonísimo, e incluso desde antes (según me muestra la historia, que no tuve la fortuna de vivir aquellos tiempos llenos de emociones y campeonatos) Chivas ha hecho gala de unidad, espíritu colectivo y tradición, mismos que han sido reavivados con gran intensidad por un hombre que llegó hace un par de años desde Argentina con las maletas llenas de ganas de hacer cosas grandes. Primero lo conocí como Matías Jesús Almeyda; después, con la familiaridad, asumí su apodo de "El pelado" y, por último, no hace mucho, se convirtió en Matías. Así nada más: Matías. Nuestro Matías, el hombre que nos ha dado dos Copas, una Supercopa y —ni más ni menos— la duodécima estrella.





Matías, más allá de aprovechar el talento hasta entonces desperdiciado de sus nuevos pupilos, supo cómo erradicar en ellos una idea que, tristemente, causa demasiados estragos no solamente en el fútbol, sino en aspectos cotidianos de la gran mayoría de los mexicanos. Posiblemente sea por eso que considero inválido aquel argumento que muchos otros hinchas esgrimen cada que se cuestiona la calidad de juego de las Chivas, ese que reza "Pero ellos juegan con puros mexicanos"; para mí, carece de sustento, pues el hecho de que participen sólo jugadores nacionales no es una desventaja ni mucho menos; se trata de una mera tradición, algo como lo del Athletic de Bilbao, que alinea únicamente a futbolistas vascos. Es una singularidad bonita, si me aceptan la simpleza del término, y nada más.

Matías tomó este concepto, le dio la vuelta y lo utilizó para levantar de sus cenizas (y de estar peleando el descenso) a un equipo histórico con base en trabajo duro y humildad, misma que se ha convertido en su arma favorita para, con toda la cortesía y elegancia del mundo, responder a pseudo-periodistas como este, que tuvo su semana de fama gracias a la carencia de objetividad que ostentó durante esos días:





Claro que también tienen su gracia las respuestas rebosantes de picardía juvenil, inocentemente castrosas, afiladas y acertadas. Vean a Rodolfo Pizarro y a Carlitos Fierro haciendo de las suyas:





Volviendo al nivel de aficionado, a mi me daría una hueva increíble aguantar a alguien como este individuo, ¡y qué decir de toda esa gente que, sin tener un micrófono enfrente, escupe por la boca lo que le nace desde el estómago! por eso me mantengo al margen de cualquier polémica. No se me antoja caer en discusiones que van desde "¿Por qué las Chivas se jactan de ser un equipo 100% mexicano si el equipo fue fundado por franceses y su técnico es argentino?" (es neta) hasta el argumento barato de quienes demeritaban el paso, angustioso pero seguro, del equipo tapatío a través de las eliminatorias a golpe de empates. Y, por supuesto, la cereza en el pastel: el penalty que Santander no vio o no quiso marcar a favor de Tigres en el minuto 93. Que de esas discusiones se encarguen los inconformes: ciertos medios de comunicación, los detractores de siempre que parecen más atentos a lo que hace el rival que a los logros de su equipo, o incluso los fanáticos rojiblancos cegados e incapaces de admitir que un error arbitral, si bien es lamentable, no ensucia de ninguna manera la garra, el talento, la entrega, las ganas, la determinación ni el corazón mostrados por este grupo de chavitos que tienen todo para darnos a nosotros, sus seguidores, muchas más alegrías.




Porque sí, llegó la 12 aderezada con el segundo doblete en la historia de Chivas (algo que ningún otro equipo ha logrado) y se viene una interesante revancha para Tigres en el Campeón de campeones que se jugará el 16 de julio, pero queremos más, ¡queremos la 13, la 14, la 18!

Podrían ser ciertas las palabras de Jorge Vergara: quizá estemos presenciando al inicio de un nuevo Campeonísimo. Se dice por ahí que Matías tiene contrato por cinco años más para trabajar tanto con las brillantes contrataciones que se han hecho hasta ahora (Pizarro, Orbelín, Pulido, Cota) como con la cantera. El campeonato obtenido el sábado por el equipo Sub-20 en casa del acérrimo rival puede hacernos soñar, creer y desear que las palabras del tío Vergy sean proféticas.






Now Playing: Hgihway star - Deep Purple


Saludos Enfermos.


domingo, mayo 21, 2017

Aventuras express @Huatulco, parte 1


El último viaje que hicimos Hilda y yo a Huatulco difirió bastante de lo que acostumbro hacer cada que salgo de la ciudad. Usualmente me gusta recorrer cada punto del lugar, acabármelo como si no fuera a volver nunca, y de hecho esa ha sido siempre la intención...¡hay tantos otros lugares para conocer y hacer míos! Sin embargo, esta vez fue distinta. Ambos estábamos agotados: ella tuvo una carga infame de trabajo en las semanas previas y yo acababa de presentar mi renuncia en SP Marketing, así que, aunque al principio iba con toda la intención de visitar todos los puntos interesantes que pudiera, terminé por dejarme llevar por el cansancio y la hueva, relajarme y alternar mi sentido aventurero con unos buenos lapsos tiradote en alguna de sus hermosas playas o en la alberca de The Skipper's Club, el hotel donde nos alojamos y conocimos a Tassy, la chica de relaciones públicas que, siempre con una sonrisa en la boca y la mejor actitud, nos sugirió opciones para dejar más que satisfecho a mi lado "Pata de perro".

Elegimos un par de tours que se antojaban emocionantes; para el primero de ellos, Fernando y Lupita, dos guías increíbles y amenos, nos llevaron en un paseo en cuatrimoto. Después de agarrarle la onda (la única vez que había manejado una fue hace como 15 años y la cosa no salió muy bien gracias a que mi adorable primito de —en ese entonces— tres años apretó el acelerador hasta trabarlo e hizo que fuéramos a dar contra una pila de llantas viejas), cruzar un par de boulevares y un tramo de selva, llegamos a Cacaluta, una de las paradisíacas playas de Huatulco que, de hecho, debe su fama a que en ella se filmaron las secuencias finales de Y tu mamá también, solo que en la peli la llamaban Boca del cielo. El mar estaba bravo y tuve que conformarme con meter los pies nada más, aunque la vista compensó con creces:


Más fotos, aquí.


Después de regresar sobre el mismo tramo de selva y casi matar del susto a Hilda cuando me subí a una banqueta un poquitín bruscamente para estacionar la cuatrimoto, llegamos a La Entrega, otra bahía que ya conocíamos de nuestro viaje anterior. Pedimos una orden de pescadillas —algo ligerito— porque nos esperaba mi primera sesión de snorkel. Como la mayoría de ustedes, queridos lectores, ya saben, desde hace un par de años me he visto en la necesidad de usar lentes de armazón y pensé que el hecho de quitármelos para poder ponerme los googles limitaría mi disfrute debajo del agua. ¡Nada más equivocado! Mi visión no estaba al 100%, pero el efecto del agua en el plástico del visor me ayudó bastante.

Asumamos que le tengo mucho respeto al mar, por no decir que —según me dijo Hilda— la cara que puse cuando me dijo "Tranquilo, vas a dejar de sentir apoyo bajo tus pies, solo flota" delató que soy bastante miedoso en ese sentido, pero después de unos minutos aprendiendo a patalear y controlar mi respiración pude dejarme ir y disfrutar no solo con la idea de que algo podía extender sus tentáculos desde el fondo, entre las grutas, para llevarme y convertirme en su cena (no, no estaba drogado, realmente me da miedo que algo así pueda pasar), sino con algo mucho más bello y tangible, como un par de bancos de peces que me pasaron, literalmente, entre las manos.


El resto de la galería —cortesía de Fernando Ramos, con todo y fecha mal calibrada en su cámara, jaja— aquí.


Para rematar una maravillosa tarde, nos encontramos a este curioso que andaba pidiendo pedacitos de tortilla a una familia:




Hilda no se quiso quedar con las ganas, también pasó a saludarlo para darle algo de comer antes de abordar de nuevo la cuatrimoto y regresar al hotel con un muy grato sabor de boca. A pesar del cansancio, seguíamos con muchas ganas de continuar disfrutando las sorpresas que Huatulco tenía listas para nosotros en el segundo tour que elegimos. Ya les platicaré cómo nos fue, en el próximo post.




Now Watching: Chivas vs Toluca


Saludos Enfermos.


sábado, mayo 13, 2017

Original/Cover 058: The Skyliners




El desamor, esa desconcertante sensación parecida a caer en un agujero oscuro y aparentemente infinito, mismo que se refleja dentro del estómago y genera una particular especie de dolor, muy parecido al que produce una patada en los huevos mezclado con ganas de vomitar y un ligero mareo.

Independientemente de que exista conocimiento de causa o no, de que todo haya sucedido de modo intempestivo o la relación se haya desgastado paulatinamente hasta llegar a un punto irreversible en que el hastío desplazó a la felicidad, saberse desdeñado por la persona amada es uno de los momentos más tristes en la vida de casi cualquier ser humano. Todas las sonrisas, las amorosas caricias, los momentos a solas dentro de una habitación (o en cualquier lugar donde se diera la ocasión, ¿quién sabe?), se van para jamás volver.

¿Duraron mucho tiempo juntos? Qué pena, porque corroe aún más cuando ciertas cosas se desvanecen en el ácido de la indiferencia, la intolerancia o incluso la grosería. Adiós a la comunicación no verbal, en que una sola mirada o un gesto eran suficientes para saber lo que el otro tenía en mente; se terminaron la complicidad, la cercanía, las ganas de sentir el contacto de ese cuerpo que, en otros tiempos, fue causante del deseo más intenso y ahora parece un bulto en la otra mitad de la cama. Es cruel y duro, pero la vida es así, y está llena de inicios melíferos y finales que saben a mierda.

Uno de los dos fue el primero en sentir que algo ya lo marchaba bien y se encargó de mandar señales al otro para provocar que diera el primer paso y ahorrarse la incomodidad. El otro no se enteró, o no se quiso enterar; pecó de optimista, creyó que podía luchar por salvar lo que aún hubiera (fuese lo que fuese), por renovar los sentimientos, por hacer que el tiempo volviera a esa época bonita en que los defectos eran invisibles ante el encanto y no al revés. Sin embargo, peleó una batalla perdida de antemano. Su amor, aquella persona especial, ya ha tomado la decisión, y entre un grito ahogado y lágrimas contenidas, su alma está muriendo.

Kaput.




Supongo que a algo por el estilo se referían The Skyliners, agrupación de finales de los 50's, ¡y vaya que lo hicieron bien! porque su one hit wonder traspasó la barrera del tiempo para llegar a este blog...aunque debo decir, para no pecar de snob, que la primera vez que escuché la letra de tan desgarradora canción fue gracias a Guns N' Roses. Después me puse a hacer la tarea y encontré estas otras versiones, bastante buenas y que, pese al cambio de ritmo y entonación entre cada una, siguen transmitiendo el mismo doloroso mensaje.


Los ya mencionados Gansos Rosas




The Four Seasons




















Paragita Male Choir




Dorothy Moore








Spiral Starecase




Jay and The Americans




Rocky Sharpe & The Replays




Bien, este es el punto en que cada quién elige, de entre todas estas, el arma con que se disparará en el corazón; de todos es sabido que nos encanta jugar al masoquista y darle play una, y otra, y otra vez a la canción que nos inunda los ojos en lágrimas. Mientras deciden cuál será su veneno, recuerden que pueden dejar sus sugerencias para más covers en los comments de este post. Gracias a ustedes, ya hay mucho material en mi lista de covers en Spotify; disfrútenla, y hasta la próxima.




Now Playing: Back where I belong - Rancid


Saludos Enfermos.


viernes, mayo 05, 2017

Original/Cover 057: Nirvana






El grunge enarboló, principalmente, la bandera del desgano entre la juventud de principios de los 90's. No fue a propósito, supongo; sin clavarme en temas sociológicos, tiene sentido que toda una generación (la llamada "Generación X") buscara un conducto para dar rienda a su hartazgo respecto a lo establecido, a lo que debían ser (según sus padres, sus maestros, sus propios compañeros) y no eran, al viejo glam rock que ya agonizaba, a la década que recién había terminado...a todo.




La fórmula ganadora del grunge (y de Nirvana, en este caso) fue apuntarle, precisamente, a algo que siempre existirá, ya que es inherente a la naturaleza humana.

Nada puede ser maravilloso eternamente; no existe el "Y vivieron felices para siempre", ni la estabilidad, ni la felicidad, ni la satisfacción, ni nada en esta vida es perpetuo; siempre llegará un punto en que, irremediablemente, después de haber obtenido lo que se quiere, esto termina por cansar.

Hace dos meses y algunos días presenté mi renuncia en SP Marketing, por lo motivos que ya expuse acá. Desde ese entonces me he mantenido en mi otro empleo, al que voy los fines de semana y días festivos, y requiere de toda mi energía mental; de lunes a viernes, fuera de ayudar con algunos quehaceres domésticos, no he hecho la gran cosa además de una limpieza exhaustiva a mi recámara y estudio, leer, navegar en Internet, poner en orden mis ideas y revisar las fotos que he tomado en mis antiguas correrías para intentar ponerles orden y hacer, con ellas, posts que deleiten a mis lectores.

Salgo con mi novia dos o tres veces por semana y veo a mis amigos esporádicamente; pero por alguna extraña razón no he salido a pasear por mi cuenta casi nada, como pensé ingenuamente en medio de la vorágine de los dos empleos: "Cuando renuncie a uno me la pasaré de vago, iré a muchos museos, conoceré gente nueva, ¡haré algo diferente cada semana!" y pues nada. Me levanto, hago algo de limpieza general en casa, lavo y tiendo ropa, almuerzo con mis papás, lavo trastes; ahora que mis aposentos ya no parecen zona de guerra pienso en sentarme frente a la compu y escribir, pero de repente recuerdo que deje una carrera inconclusa en Real Racing 3, o que recién me estoy enganchando con Stranger Things en Netflix. Quiero resistirme y voy a la ventana para fumar un cigarro, pero también me da sed, así que abro una cerveza. Termino de fumar y voy de regreso a mi sillón o a la cama, y cuando me doy cuenta, ya son las cinco, seis, siete de la tarde y no he hecho nada.

Me siento, ahora sí, frente a la computadora; comienzo revisando las fotos que tengo almacenadas para tomar alguna idea de ahí y escribir un buen texto, pero se atraviesa Facebook y su oleada de tonterías entretenidas. Después de escapar de sus brazos echo un vistazo a los favs que he guardado en Google Chrome, y comienza de nuevo el ciclo: Real Racing, Stranger Things, otro cigarro y un sorbo más a mi cerveza.

Creo que, más allá de la apatía, lo que acuso es cansancio crónico. Al principio estaba realmente agotado; presentaba un dolor cabroncísimo en los hombros y espalda baja y, de hecho, el hombro derecho me da algunas molestias cuando estoy durmiendo y me giro repentinamente, o truena como matraca en estadio cuando me estiro. Eso sí: paulatinamente dejé de tener ese preocupante brincoteo en mi párpado derecho, mi mandíbula está relajada mientras duermo, lo que significa que ya no debo dormir con un protector bucal; ya no me ha dolido el brazo izquierdo ni he sentido ganas de tomar a alguien del cabello y azotar su cráneo contra el escritorio hasta abrirlo como si fuera una puta nuez. Todo lo contrario: me he convertido en un habitante del limbo, un huevonazo de la peor ralea que busca la menor provocación para quedarse tirado haciendo nada, viendo las horas pasar y luego sentir culpa (pero poquita, tampoco crean que mucha) por haber desperdiciado un día más. ¡Qué pinche rico! Aunque supongo que ya no tardo en hartarme de eso y buscar algo mejor para hacer entre semana, dado que estoy escribiendo estas líneas; pero mientras, les regalo mi pequeña oda a la huevonada, cortesía de mi soporífero periodo de recuperación, esta gran rola (que, a mi parecer, enarbola perfectamente el espíritu del grunge) y algunos buenos covers. Dense:


Sinead O'Connor




D.O.A.
















Y bueno, con toda la pachorra del mundo, esos fueron los covers para All apologies. Pueden dejar sus comentarios en este post, o quizá no. Podrían sugerir alguna rola de la que quisieran escuchar algunos buenos covers, o quizá les valga madre y lo dejen pasar. También se vale si tiran jitomatazos o mentadas de madre porque no les latieron, o si se quedan callados igual está chido. Nos leemos en la siguiente entrega...o a lo mejor ya no hago nada.





Saludos Enfermos.


jueves, abril 27, 2017

Mi funeral




Esta mañana me quedé solo en casa desde temprano. Mientras preparaba mi almuerzo y escuchaba El Fonógrafo, la estación que mi mamá siempre deja para que sus canarios no se sientan solos en la sala, salió esto:





Después de casi atragantarme con un pedazo de pollo por el nudo que se formó en mi garganta, me puse a divagar sobre por qué chingados esa canción siempre me produce la misma sensación, más allá del evidente terror que a todos los que aún tenemos a nuestra madre en vida nos provoca pensar en el inminente momento en que ella se vaya. Quienes ya han pasado por ese trance sabrán explicarlo mejor que yo, y una de esas personas es, precisamente, mi mamá. Siento que para ella, más que para cualquier otro integrante de la familia, fue durísimo despedirse de mi abuelita hace 17 años, y, en cierto modo, ella y yo adoptamos esa canción (cada uno a su manera) como una especie de ejercicio catártico para desahogar un dolor que, a pesar del tiempo transcurrido, sigue fresco. Así las cosas, decidí que es hasta cierto punto normal que me cause el mismo efecto.

Mientras terminaba de almorzar, la línea de mis pensamientos me llevó a buscar alguna manera de escapar de ese dolor, una que me permita asimilar las cosas desde un ángulo (paradójicamente) no tan fatalista. Desee que, por lo menos en ese sentido, nuestra especie fuera un poco como las otras que habitan este planeta: más práctica y menos racional. Por ejemplo, cuando un lobo viejo va a morir, simplemente se aleja de la manada porque sabe que ya no es funcional en el trabajo en equipo que se requiere para alimentar a todos sus miembros y se las arregla por su cuenta, como puede, hasta que llega la Naturaleza y hace lo suyo. Nadie sufre, nadie llora, nadie lo extraña; fue solamente uno más que cumplió con su ciclo de vida y ahora alimenta de regreso a la tierra para que, cuando otro tome su lugar, encuentre las mismas oportunidades que él.

No sé cuándo ni cómo voy a morir. Soy un hombre joven, sano, y —teóricamente— me quedan todavía bastantes años por delante, pero uno nunca sabe qué va a suceder en el futuro. A lo mejor llego a viejo, o quizá no; tal vez mi tendencia a vivir intensamente y disfrutar los placeres de la vida sin ponerme restricciones me pase factura antes de lo pensado, o solo me deje en condiciones de no gozar durante mis últimos años una calidad de vida como la que he tenido hasta ahora. Si ese es el caso...¿tendré ganas de soportar las limitaciones? ¿seré capaz de tomar una decisión valiente? No sé si al final tendría los huevos, y no por mi, sino pensando en Hilda, mi hermana, mi sobrina y todas las personas a las que amo (y que siguieran con vida en ese momento). ¿Podrían respetar una determinación como esa? ¿Me entenderían? ¿Me perdonarían?



Con el miedo que tú tienes, ¿cómo hacer que te consueles, que lo veas como yo? porque cuando diga adiós, tú verás una sonrisa...


Creo que, paulatinamente, podría trabajar la idea, tanto para mí mismo como para con ellos, de que se trata solo de un paso más; de que no pasa nada, ni se trata de un adiós definitivo, y no porque crea en supercherías como reencuentros celestiales o coincidencias en vidas futuras, sino porque mientras permanezcamos en la memoria de aquellos a quienes amamos a través de momentos vividos, enseñanzas, sonrisas y miradas, entonces nunca moriremos. Es una bonita idea para vender, ¿no creen?



¿Quién quiere vivir para siempre? No tenemos ninguna oportunidad, todo está decidido para nosotros. Este mundo tiene un solo dulce momento para nosotros.


Cuando me llegue la hora, no quiero lágrimas ni sollozos de la gente a la que amo, porque la última maldita cosa que uno desea al morirse es causar dolor. Tampoco se me antoja que vayan a mi casa a rezar la misma mierda que toda la gente repite durante nueve días sin siquiera pensar en lo que está diciendo, como si fueran un montón de loros, ni que estén todo ese rato cabizbajos tomando café y comiendo churros aguados. No; creo que tanto ellos como yo merecemos mucho más que eso.

Una vez que me haya ido, quiero que se reúnan en mi casa. Ahí estarán esperándoles una buena variedad de cortes de carne, nopales para asar, salsa roja de la que pica, camarones de esos enormes que tanto me gustan y un chingo de cerveza. Alguien, ya decidiré quién, tendrá asignada la tarea de poner música (que ya estoy compilando en esta lista de Spotify, aunque seguro el tracklist seguirá creciendo con el tiempo) ad hoc con la celebración, y mientras ésta suena, quiero que coman rico y brinden como si yo estuviera ahí, sonriendo y echando desmadre, con una cerveza en la mano. Quizá haya algunas lágrimas, eso es inevitable; pero cuando lleguen a su mente no solo los momentos chingones que compartimos, sino también las veces que discutimos, nos mandamos al carajo porque mis ideas no encajaban con las suyas (o viceversa) y nos volvimos a contentar, seguramente sonreirán mientras se les escapa de entre los labios un "Ese cabrón se las ingenió para despedirse haciéndonos pasar un buen rato, después de todo".



He vivido una vida plena; viajé por todos y cada uno de los caminos, y más, mucho más que esto: lo hice a mi manera.


No me da la gana que mis deudos me metan en una caja y luego en un agujero de tres metros sobre el que pongan un frío pedazo de mármol. Yo quiero devolver a esta tierra, de la que tanto he tomado y a la que he jodido igual o más que mis congéneres, un poco de lo que le debo. En este enlace vi que existe la posibilidad de meter mis cenizas en una urna biodegradable que incluye un compartimento para depositar la semilla del árbol de mi preferencia, así que me suena bien imaginar que —literalmente— mis personas favoritas podrán visitar siempre que quieran a mi nuevo ser, abrazar mi tronco, trepar por mis ramas, comer mis frutos, hacer un día de campo alrededor mío y contarme cómo les ha ido. Yo estaré ahí para ellos. En otra forma, pero siempre estaré.






Saludos Enfermos.