sábado, enero 28, 2017

Un paseo por El Pasaje, Bazar hecho en México...¡y muy bien hecho!


Fotografía: El Pasaje Bazar


El otro día paseaba con Hilda por Madero cuando notamos El Pasaje, Bazar hecho en México, ubicado en el número 6 de ese corredor peatonal. Entramos a curiosear para pasar la tarde y fue muy agradable ver la cantidad de productos nacionales que distintos diseñadores ponen al alcance del público. Algunos puestos ofrecen chocolate, otros, nieves; Hilda vio uno más que vende cerveza, atendido por dos chicas, dos niñas y un chavito. LeMalta, se hace llamar la empresa. Apenas me acerqué cuando una de las niñas se me plantó a un lado, cerveza en mano, y empezó a explicarme sus ingredientes y sabor; y no había  terminado ella cuando, por el otro costado, el niño hizo lo mismo con una variedad de cerveza diferente.

Más allá de mi gusto por conocer cosas nuevas y la pasión que me despierta la cerveza artesanal, me conquistó la forma en que estos chicos venden su producto. Prácticamente se saben la ficha técnica de cada chela y te la dicen de corrido, sin equivocarse. Además, su corta edad (luego supe que tienen 11 años y son trillizos), lo guapitos y carismáticos que resultan y la forma en que les brillan los ojos cuando concretan una venta, terminan por conquistar a cualquiera; fue por eso (y no por mi alcoholismo, debo aclarar) que aunque me ofrecieron combos de tres y seis cervezas decidí llevarme ocho, que eran todas las variedades que tenían ahí.




Esas ocho chelas se dividen en dos categorías, de cuatro cervezas cada una. La primera son Los cuatro jinetes del Apocalipsis, y la segunda, una selección de chelas inspiradas en temas relacionados con la ciudad de Querétaro. De los jinetes, el de la Conquista está suavecito pero rico con su ligero sabor a manzanilla y el de la Muerte trae un picor habanero un tanto irritante que no permite disfrutarla al 100%; sin embargo, al quite salen, montando sus briosos corceles, el de la Guerra y el del Hambre. El primero, picoso como su compadre mortuorio, cambia el agresivo sabor del habanero por uno más dócil a chipotles secos, perfecto para acompañar una buena ración de espaldilla. El segundo, con sus toques de cacao tostado, hizo perfecta mancuerna con el pastel de chocolate que me estaba cenando en ese momento.


Las queretanas...¡esas se cuecen aparte! La Huapango tiene un sabor ligero a cáscara de mandarina; la Bernalina trae notas de mango, maracuyá y guayaba que le dan un frescor inusitado; la Misiones, ya entrando en terrenos de las oscuras, derrocha un delicioso tufillo a cacao tostado, y la Ruta 57, más morena aún, embelesa con su sabor potente y cremoso a café y chocolate amargo.




Claro que no todo es "Salucita, compadre"...también hay ropa de muy buena calidad y a un precio muy amigable si tomamos en cuenta que el diseño y la fabricación de las prendas es original de cada marca, lo que da un valor agregado a las prendas porque, si busco originalidad, comprando aquí es menos probable encontrarme a alguien usando la misma playera que sí hubiera comprado en alguna de las "renombradas" tiendas que llenan los centros comerciales. Por ejemplo, Hilda se compró este bonito vestido de $400.00 de la marca Mexica Bazar, hecho con algodón de alto gramaje y que, no lo digo porque sea mi novia, se le ve con madre:




También compró esta playera con PVZ Latino y, de hecho, me animé con una nada más por el puro gusto de agregar algo más a mi colección de cosas beatleras:




Además de por los bonitos diseños, decidimos comprar ahí porque PVZ Latino dona el 25% de sus ganancias para albergues de perros y gatos, así que nos encantó pagar 300 pesitos por las dos playeras y, de paso, apoyar a una buena causa.

Después de eso me fui como hilo de media: encontré más adelante, en Los Hipersensibles T-Shirts, una bonita promoción de "Una por 150, dos por 200", este par que bien puede completar mi outfit con un toque sobrio, pero muy creativo:




Me salió también al paso un Batman prehispánico super bien hechecito por Karani Art, que no me costó más de 300 morlacos (como dice la chaviza). Es un precio muy razonable si tomo en cuenta el gramaje del algodón y la calidad del estampado, así que con eso cerré mis compras de ese día. Y pensar que solo queríamos matar el rato...




¿Cómo ven, se les antoja? Vayan a dar una vuelta para ver si encuentran algo que les guste; Pasaje Bazar es una excelente opción ahora que está de moda, gracias a Mr. Donald Trump, eso de consumir productos mexicanos de excelente calidad. ¡Dense! y me presumen qué compraron.




Now Playing: Band on the run (stripped down) - Paul McCartney


Saludos Enfermos.

4 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

TeReSa dijo...

En ese pasaje me compré dos camisetas, tal vez son los mismos de la promoción que comentas... 😁

Daniel Mendez dijo...

¡A lo mejor! ¿Te salieron buenas?

Aseret dijo...

Ya chequé bien y la marca dice "Los supersensibles", y sí, salieron buenas...

Daniel Mendez dijo...

Hey, las que compré ahí ya llevan unas cuantas puestas y no se decoloran ni nada :-D