viernes, marzo 31, 2017

Los Boicoteables presentan: ¿Te gustaría oler como Jack Sparrow?




No, no me refiero a que alguna marca haya sacado una loción alusiva al personaje de Johnny Depp en Pirates of the Caribbean ni estoy promoviendo la peda a base de ron.

De un par de semanas para acá se ha estado paseando por las calles de mi colonia un tipo con un altavoz, anunciando que compra envases de perfume vacíos. Es obvio que esos frascos terminan llenos con algún menjurje que no es —por ejemplo— una Nautica Voyage o una Carolina Herrera, esperando ser comprado por alguien con ganas de algo "bueno, bonito y barato" en Tepito o alguno de esos lugares especializados en la venta de piratería.

Sin afán de ser pretencioso, yo no podría comprar una loción para mi, ni mucho menos una para regalar, teniendo la mínima sospecha de que no es original. Consideraría una falta de respeto hacer un obsequio de esa clase, e igual de grosero sería para conmigo mismo echarme encima algo que ni huele como debería, dura mucho menos que una loción original, quién sabe dónde rayos la fabricaron o bajo qué estándares de higiene y calidad, o a dónde va a parar toda la plata generada por ese negocio clandestino, ya que es un secreto a voces que la piratería da buenos dividendos, ya sea al crimen organizado o a ciertos cabroncitos de traje y corbata que abusan del poder que el pueblo (o alguno de sus compadres) les otorgó.

Entiendo que para algún sector de la población es complicado, cuando no imposible, pagar mil pesos (en promedio) por una loción de buena calidad, y que la necesidad de acicalarse para alguna situación que así lo requiera hace caer en la tentación a mucha gente, pero considero que ese tipo de situaciones se pueden evitar ahorrando unos pesitos y comprando una fragancia original en alguna tienda departamental o boutique. El hecho de apapacharse con algo que se sabe que costó trabajo es sumamente satisfactorio; seguro mis dos o tres apreciables lectores saben de lo que hablo y estarán de acuerdo en este punto.

Hace poco me terminé una Fuel for life de Diesel; iba a tirar el envase a la basura sin mayor ceremonia, pero después de pensar en todo esto decidí que mejor...




Así, sin romperlo para que el compa que recoge la basura no fuera a tener un accidente; con desmadrar la caja y rayonear los materiales que se podrían reutilizar con un marcador de aceite es suficiente para que la gente que se dedica a la pepena de basura no le vea el caso a revenderlo y deje, aunque sea a minúscula escala, de participar en esa actividad ilegal. A algunos les podrá parecer exagerado o de bajo impacto, pero al final es una forma más de contribuir a que la economía, las fuentes de empleo y, en general, nuestro país, mejoren.






Saludos Enfermos.


0 han opinado. ¡Da click y hazlo también!: