miércoles, junio 14, 2017

La cruda de las elecciones 2017: ¡Quitémosle poder al PRI!




El 4 de junio pasado, el PRI obtuvo la gubernatura del Estado de México. De nuevo, el mismo partido político regirá a la entidad no sólo más relevante en cuanto al número de votantes se refiere (11,317,686, según datos del INE), sino a una de las más representativas en materia de pobreza y delincuencia. Pobreza y delincuencia, cabe señalar, que ellos mismos han fomentado durante todo ese tiempo.

Sería inútil venir aquí solo a listar los métodos utilizados por el PRI para obtener votos; considero que, a estas alturas, todos los que tenemos acceso a medios de información más allá de la televisión y la radio somos conscientes de que la zalamería, las promesas que jamás se cumplirán, la coacción, el robo de urnas electorales y la compra de votos son una constante en cada proceso electoral que se lleva a cabo en este país. Tampoco nos es ajeno que, aunque el PRI es el más claro referente de la corrupción y la ratería políticas, estos mismos métodos son utilizados por todos los demás partidos, sin excepción. Aquí nadie tiene las manos limpias, ninguno puede lanzar la primera piedra ni tiene derecho a acusar a otros de corruptos y tramposos cuando todos buscan jalar agua a su molino de la misma sucia manera.


De la autoría de Cartonista Marín


No se puede cargar toda la responsabilidad de lo que sucedió a un partido político. Si bien el PRI se dedicó a lo que mejor sabe hacer, a mi me llaman la atención los siguientes puntos y los considero clave para que el Estado de México siga siendo un agujero infernal sumido en la ignorancia, la inseguridad y el miedo:


1.- La lucha de egos y entre los partidos de la oposición, aún perteneciendo a la misma corriente

Mientras el PRI siguió fiel a su estrategia de absorber los votos captados por partidos paleros como el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), el Partido Encuentro Social (PES) y Nueva Alianza, la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, terminó haciendo el ridículo divirtiéndose mientras conducía un triciclo de panadero ante la inminente derrota que sufriría en las elecciones de un estado donde, al estar mayoritariamente habitado por jodidos, la mamonería mocha y clasista del Partido Acción Nacional jamás iba a pegar más allá de los límites de Huixquilucan.

La peor parte la lleva la "izquierda" mexicana, y es muy divertida porque mientras el PT y su candidato no traían con qué, el PRD y Juan Zepeda —quien, debo decir, me pareció el candidato más objetivo e interesante al haber reducido el índice delictivo en Nezahualcoyotl durante su gestión— tuvo convocatoria suficiente como para restarle sufragios a la competidora más peligrosa para el PRI: Delfina Gómez, candidata de Movimiento de Regeneración Nacional, y eso no fue precisamente bueno.

Que no se malinterpreten mis palabras; no soy adepto de MORENA, y mucho menos tengo una visión mesiánica de dicho partido, dado que está plagado de ex-perredistas —muchos de los cuales, a su vez, tienen pasado priísta...¿verdad, Andrés Manuel López Obrador?—. Solo digo, con toda la objetividad del mundo, que si alguien podía patearle el culo a del Mazo y sacar al PRI de Toluca, esa era Delfina, con todo y los sueldos recortados a los burócratas de Texcoco para financiar su campaña, y el hecho de que la señora no sabe ni hablar correctamente.

Hace rato escribí "izquierda", así, con comillas; y fue con toda la intención, porque dicha cosa no existe en nuestro país. Si se hablara de una verdadera izquierda, estaríamos refiriéndonos a personas cuya mentalidad y trabajo irían enfocados al bienestar común y a la equidad social, y no a aferrarse a no declinar por el partido de "izquierda" más fuerte a cambio de conservar el poder. De este modo, tenemos que Juan Zepeda, con todo y su community manager creativo/buenaondita y la mamada de subirse a rockear con Tex Tex, le vendió el estado y hasta la dignidad al Grupo Atlacomulco, conservó el control sobre su terruño, seguramente se llevó una buena rebanada del pastel, y terminó de enterrar la escasa credibilidad (si es que aún había tal) del PRD, perjudicando, además, el voto a favor de MORENA. ¿No me creen? Vean la siguiente gráfica, sumen los porcentajes de MORENA, PRD y PT, y díganme que no les alcanzaba para romperle la madre al PRI:


Gráfica oficial, cortesía del PREP y Noticieros Televisa

Reitero: no apoyo, y sé perfectamente que MORENA no es la solución mágica para todos los problemas que aquejan a este país, pero en serio, mexiquenses...¿no están cansados de que los mismos de siempre los mantengan sumergidos en la miseria donde han vivido desde hace casi 90 años?


2.- El abstencionismo y el voto nulo

Reírnos de nuestras desgracias es algo muy arraigado en la idiosincrasia mexicana. La mayoría de las veces es divertido y hasta sano, pero vamos, llevar esto a la práctica durante una jornada electoral no es la mejor idea. Dicho de otro modo: nunca falta el subnormal que, por hacerse el graciosito, escribe cualquier idiotez en la boleta y es capaz hasta de tomarle foto y subirla a redes sociales.

Por favor, por lo que más quieran, no desperdicien la oportunidad de ser escuchados democráticamente; demuestren que sus madres no solo no se equivocaron al no abortarlos, sino que consumieron suficiente ácido fólico. No sean como los pendejos que hacen esto:




En un tema bastante más serio, confesaré algo: yo no voté en las elecciones presidenciales de 2012, y de hecho promoví el abstencionismo. No actué de ese modo por apatía; fue porque realmente no pensaba que alguno de los candidatos me representara como ciudadano y porque tenía la firme convicción de que el voto no sirve para nada. Sí, era una idea bastante chaira y pendeja, lo admito con toda vergüenza.

Sin embargo, nunca es tarde para enderezar el camino. Durante los últimos cinco años he estado mucho más atento a los diversos temas que afectan a nuestra nación y me he dado cuenta de que, si bien es altamente probable que el sistema electoral se pase por los huevos nuestros votos en caso de no convenir a los intereses de quienes no quieren soltar el poder, la sola acción de ir a las urnas a ejercer nuestro derecho ciudadano (por más hueva que nos cause el estar formados un domingo con no sé cuántos cabrones más) da la sensación de que estamos cumpliendo...y también nos redime un poco en caso de que las cosas se lleguen a poner feas más adelante, ¿me explico? Eventualmente, podría llegar una situación de verdadera crisis donde quizá sea necesario recurrir a la violencia, pero antes de eso, sería bueno agotar todas las opciones legales existentes.

Así las cosas, les ruego que no desperdicien el voto, ya que, como acabamos de ver en las recientes elecciones, los abstencionistas hemos terminado por jugar involuntariamente a favor del PRI. ¿Conocen el porcentaje de mexiquenses a los que les valió dos kilos de verga frita el futuro no solo de su entidad, sino el de la nación entera? ¡47.51%! 


3.- La ignorancia

Estamos parados, ni más ni menos, que frente al mayor verdugo de la democracia. Aún así, no se puede juzgar dela misma forma a todos los ignorantes en cuanto a la vida política de nuestro país toca. Yo los divido en dos grupos principales: maliciosos e inocentes.


Los del primer grupo son, técnicamente, la mayoría de los que componen ese 33.72% que votó por Alfredo del Mazo a cambio de una insultante miseria llamada "Salario rosa", un tinaco, materiales para construcción o despensas. Los ignorantes maliciosos son toda esa gente que, necesitada o no, vende su voto al mejor postor, sin importarles que lo que están recibiendo son meras migajas; ?¡huevones, conformistas! el Brayan, la Britani, el señor que se dedicaba a rata cuando joven y ahora es orgulloso padre de cinco mocosos (todos con diferente mujer, porque es muy macho), la señora que va a misa los domingos pero el resto de la semana se la pasa hablando mierda de sus vecinas. Basura subhumana que conforma la "estructura" de los partidos (algo así como un street team, pero arrabalero) para la que es más sencillo estirar la mano y que papito gobierno le dé, en lugar de superarse tanto cultural como intelectual y económicamente.

También están los hambreados que, cual perros en carnicería, esperan pacientemente a que alguien en el palacio municipal les tire un huesito para amarrar su futuro, o se afilian a organizaciones como Antorcha Campesina, donde se les permite robar e invadir predios impunemente a cambio de funcionar como frupo de choque del PRI. Gracias a esos pinches parásitos mediocres, el Edomex es un hervidero de feminicidios, asaltos, secuestros, violaciones, homicidios y extorsiones. Así que ya saben: si ven a su vecino con una bolsa del mandado o una camiseta con la leyenda "Fuerte y con todo" agradézcanle y dedíquenle esta bella melodía. La situación no va a cambiar, pero se sentirán mejor.




El segundo grupo de ignorantes, los inocentes, merece una aclaración de mi parte antes de abordarlo: el tono poco cortés (llamémosle así) que utilicé con la categoría anterior, lo abandono totalmente al hablar de este nuevo grupo. Los ignorantes inocentes son, sencillamente, gente de los municipios más pobres (económicamente hablando), carentes de acceso a la información que en las ciudades y zomas urbanas conseguimos con un par de clicks. Se trata de gente del campo, dedicada enteramente a las actividades propias de su entorno, como la ganadería y la agricultura, quienes desde tiempos inmemorables han votado por el PRI porque algún listo hijo de puta les vino con el cuento de que "nosotros usamos los colores de la bandera de México, entonces somos los buenos". Es en serio, pueden preguntar a sus abuelos; posiblemente les dijeron lo mismo en algún momento. A ellos no podría señalarlos por vender su voto o por actuar con malicia porque, simplemente, las cosas han sido así desde siempre; es casi como una costumbre o una práctica ancestral.

Lo llamativo de este segmento reside en que uno de los argumentos más frecuentes durante la mañana del 5 de junio para justificar la "milagrosa" voltereta que dio el PRI a MORENA consiste en que la verdadera fuerza electoral del PRI en el Estado de México proviene de los municipios ubicados en el sur y el oeste de la entidad (o sea, todo lo que esté a la izquierda y abajo de Toluca), y que al estar más alejados, los conteos llegaron con mayor atraso.

Supongamos que, efectivamente, no hubo un fraude y que los sufragios provenientes de esas zonas le dieron la victoria al PRI. Luego entonces, considerando los factores que mencioné un par de párrafos arriba, creo que la estrategia a seguir no es impugnar ni anular elecciones (como sugieren los demás partidos políticos, cosa que se presta únicamente para más circo y mayor consumo de recursos que no merecen), sino informar y culturizar a los lugareños. Ojo, no se trata de llegar y decirles "Hey, compa, no votes por el PRI, no seas pendejo", sino de abrir su panorama, presentarles información imparcial, verídica, darles un motivo para razonar y cuestionar por que han estado haciendo las cosas como hasta ahora. Seguramente no se logrará erradicar al PRI de una forma absoluta; pero con ponerlos a pensar, con generar un flujo libre de información, tendremos un importante impacto de cara al 2018.

¿Mi idea para llevar a cabo lo que propongo? bueno, aquí necesitaré ayuda de ustedes, queridos lectores. Les pido por favor que me compartan vía inbox en Facebook los datos de cualquier contacto que tengan en el Estado de México, preferentemente de los siguientes municipios:

  • Polotitlán
  • Aculco
  • Acambay
  • Jocotitlán
  • Ixtlahuaca
  • Almoloya de Juárez
  • Zinacantepec
  • Texcaltitlán
  • Coatepec Harinas
  • Almoloya de Alquisiras
  • Zacualpan
  • Sultepec
  • Temascaltepec
  • Valle de Bravo
  • Amanalco
  • Donato Guerra
  • Villa de Allende
  • Villa Victoria
  • San Felipe del Progreso
  • El Oro
  • San José del Rincón
  • Ixtapan del Oro
  • Santo Tomás
  • Otzoloapan
  • Luvianos
  • Tlatlaya
  • Tejupilco
  • San Simón de Guerrero
  • Tenango del Valle
  • Texcalyacac
  • Tianguistenco
  • Joquicingo
  • Tepetlaoxtoc
  • Villa Guerrero
  • Tenancingo
  • Malinalco
  • Ixtapan de la Sal
  • Tonatico
  • Zumpahuacan

Ayúdenme. Ayúdense a sí mismos. Tenemos aproximadamente un año para romperle el culo al PRI antes de que sea tarde y tengamos que soportar otro puto sexenio con ellos en Los Pinos; un año en que, juntos, podemos hacer la diferencia.

Ellos tienen el poder...y lo van a perder.





¿¿¿Quién apoya???




Now Playing: Señor Cobranza -Bersuit Vergarabat


Saludos Enfermos.





0 han opinado. ¡Da click y hazlo también!: