miércoles, junio 28, 2017

Spa con aroma a Oaxaca @Huatulco


El otro día me quedé sin jabón y tuve que salir por uno en calidad de urgente. Llegué al estante, vi de reojo una botella que decía "Cocoa" y "Men cuerpo & rostro" ¡y sobres! en chinga a tomarla y pagarla.

Al otro día debía ir a trabajar. Tenía tanta prisa que me dio igual que el mentado jabón tardara tanto en salir y cuando salió, lo hiciera con una consistencia como de pasta de dientes; lo que me interesaba era bañarme y así me la aventé sábado, domingo y ayer, hasta que noté que me había estado bañando con crema corporal. Después de cagarme de risa, consolarme pensando que la genialidad va de la mano con el despiste y notar que mi piel estaba más suavecita, recordé cierto lugar que visitamos Hilda y yo durante nuestro último viaje a Huatulco.

Mientras descansábamos en La Entrega, unos chicos se nos acercaron para vendernos un servicio de spa, y los habríamos ignorado de no ser porque mencionaron la palabra mágica: chocolate. ¿Qué tiene que ver el chocolate con un spa? lo averiguaríamos unas horas más tarde, cuando pasaron por nosotros a The Skipper's Club para llevarnos al lugar.




Lo primero que se percibe al entrar es un delicioso aroma a café y chocolate. Las chicas que nos atenderían nos pidieron dejar nuestras pertenencias en unos lockers (debíamos llevar un cambio de ropa, sandalias, traje de baño y una toalla) junto con nuestra ropa, y quedarnos solo con el traje de baño puesto.


Nos invitaron un trago de mezcal antes de embadurnarnos de pies a cabeza con una mezcla del delicioso elixir y arcilla verde. El primero sirve como relajante, suavizante y revitalizante; la segunda está formada principalmente por hierro, silicio, aluminio y magnesio, y entre sus propiedades están la regulación en el exceso de grasa, purificación de la piel, desintoxicación, relajación y desinflamación. Después de esperar un rato que la mezcla secara, pasamos a unas duchas donde, con agua fría, las chicas nos enjuagaron antes de pasar a la siguiente fase del tratamiento: un rico baño a base de agua y granos de café molidos que sirve como exfoliante, además de actuar contra la celulitis, aportar firmeza a la piel, combatir las várices y hasta reducir las ojeras.

Un nuevo regaderazo y ahora sí, ¡a lo que vinimos! aromaterapia y una reconfortante mascarilla de chocolate que invitaba a lamernos la cara uno al otro, no sé bien si porque se antojaba saborearlo o porque la producción de endorfinas estaba haciendo de las suyas. En todo caso, definitivamente fue nuestra parte favorita del tratamiento: el rato que duramos con la cara tapizada de chocolate se fueron rapidísimo, y cuando nos dimos cuenta ya estábamos en la última fase: un masaje que nos dejó flojitos, cooperando y listos para la siguiente escala de nuestro viaje, que terminó de rendirnos y mandarnos a la cama más que satisfechos y de la que les hablaré, queridos tres lectores, en el próximo post.


Si van a Huatulco no dejen de darse una vuelta por Spa con aroma a Oaxaca; por 350 pesitos pueden tener el tratamiento básico completo. Lo encuentran en Macuil # 25, en el centro de La Crucecita; créanme, ¡vale la pena consentirse!



Now Playing: The Simpsons


Saludos Enfermos.


0 han opinado. ¡Da click y hazlo también!: