jueves, septiembre 21, 2017

México es un país lleno de héroes


Miles de personas hemos salido a la calle para ayudar en lo que se pueda, a partir del terremoto del martes 19 de septiembre: chicos de todas las edades, oficinistas, adultos mayores, amas de casa; todos juntos.




Sé que existe mucho entusiasmo y ganas de ayudar, pero (como es lógico) también hay mucho desorden y eso puede ser contraproducente. Por eso es importante que, si vas a ayudar, identifiques la manera más práctica de hacerlo, ya sea como voluntario en las zonas de derrumbe, donando o difundiendo.

Ayer fui al cruce de Viaducto y Torreón por recomendación de un amigo que me dijo que se necesitaban manos para remover escombros, pero cuando llegué me di cuenta de que ya había mucha gente (¡y qué alegría! es genial que tantos se solidaricen), así que sólo ayudé cargando agua en vehículos que la llevarían a otros lugares donde fuera necesaria. Lo mismo en las esquinas de Gabriel Mancera y Concepción Beistegui, y Prolongación Tajín con Petén: afortunadamente pude brindar apoyo llevando y trayendo medicamentos, comida, líquidos, vigas y herramienta, pero llegó un punto en que me volví innecesario y lo más útil fue hacerme a un lado. Por eso, si deseas asistir a un punto de emergencia, acércate primero a las oficinas del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (E.R.U.M.) para que te capaciten y, sobre todo, cuando te encuentres en el lugar sigue al pie de la letra las instrucciones que te den. No quieras ser héroe ni protagonista, deja a un lado tu ego y recuerda que estás ahí para contribuir a salvar una, dos o más vidas, de la manera en que la organización colectiva te lo permita.

Oficinas E.R.U.M.
Chimalpopoca s/n, colonia Centro, C.P. 06800
Teléfono: 5683 2222

Procura llevar tu propio equipo: casco, botas, guantes y un mazo. De otro modo, no podrás acercarte a la zona de derrumbe (especialmente en Xochimilco), a menos que te presten equipo que podría ser utilizado por alguien mejor capacitado. Si no cuentas con equipo, evita ser una víctima potencial; mejor acude con medicamentos y herramienta, y retírate del lugar.

Agua, alimentos, artículos de limpieza: no los lleves a las zonas de trabajo, porque ahí sólo estorbarán y de todos modos alguien tendrá que llevarse todo eso a un centro de acopio o albergue. Ahórrale la chamba a ese alguien y llévalos tú. Por cierto, preferentemente dona alimentos enlatados y no perecederos; cubre totalmente el código de barras con plumón permanente para que llegue a donde debe y evitar que termine en manos equivocadas.

Consulta la lista de centros de acopio aquí, y la de albergues (que se actualiza constantemente) acá. También puedes estar atento a las redes sociales, hay muchas iniciativas ciudadanas pequeñas y muy valiosas a las que también te puedes acercar. No te desconectes, revisa y comparte, siempre con visibilidad Público en el caso de Facebook, para que la información fluya con mayor alcance.

Difunde información, toda la que puedas, pero corrobórala primero. Que no te gane la prisa por informar, no caigas en la tentación de generar un montón de likes y shares. Ten en cuenta que los ciudadanos somos quienes estamos aquí, a ras de piso, y presenciamos las cosas antes que cualquier medio de comunicación, así que todo dato corroborado es sumamente valioso.

Hablando de medios de comunicación: sí, se están pasando de verga. Sí, están manipulando a la gente y convirtiendo las labores de rescate en el Colegio Enrique Rébsamen en una telenovela, e ignorando otros puntos que necesitan ayuda de la misma manera, pero por ahora lo verdaderamente importante es contrarrestar eso con información veraz, objetiva, ciudadana y consciente. Tu aporte puede ayudar a salvar vidas, a detectar edificios en riesgo de colapsar, a despejar áreas, a no entorpecer el tránsito más de lo normal. Sé consciente. No te enganches con los mentirosos ahorita, pero no te deshagas de toda la información que te llegue respecto al tema. Guárdala, y cuando haya pasado la emergencia, la analizaremos entre todos. Lo más importante ahora es salir de esto, y cuando lo hayamos hecho, cuando nos hayamos levantado, entonces les haremos pagar por estas marranadas.

Ánimo, mucho éxito, ¡y sigamos empujando todos!




Saludos Enfermos.


0 han opinado. ¡Da click y hazlo también!: