sábado, abril 21, 2018

México, el país de los cinco mil rostros @Museo Rafael Coronel, Zacatecas


Algo que me encanta de los museos es que siempre se puede aprender algo nuevo en ellos, o bien, retomar cosas tan básicas que todos deberíamos tenerlas siempre presentes. Para muestra, el Museo Rafael Coronel, ubicado en el Centro Histórico de la bellísima Zacatecas.


Más increíbles máscaras mexicanas, aquí.


Los rostros de tantas civilizaciones milenarias diseminadas sobre un territorio tan extenso —cada una con sus propias deidades, tradiciones y ritos— mezclaron sus facciones con las de los conquistadores españoles que, en su intento por suprimir la idiosincrasia de los pueblos sometidos, terminaron por crear una nueva civilización (para bien y para mal; la historia nos obsequia sendas muestras de ambas opciones) rica en variables y matices que quedaron hermanados para siempre por un denominador común.

Poco importa si nuestros rasgos son zacatecanos, chiapanecos, chihuahuenses, poblanos o capitalinos; todos tenemos derecho a sentir orgullo por la historia y los personajes ilustres que ha dado la zona donde cada uno de nosotros ha nacido, y compartirlo con los demás. Tú, tu vecino el que llegó desde Tabasco, el compa de Los Cabos que se gana la vida como guía de turistas, la señora de marcados rasgos indígenas que vende artesanías en la calle (y a la que muchos culeros le regatean, como si su trabajo mereciera semejante desdén), la ejecutiva rubia que vive en Bosques de Las Lomas; todos somos México, éste país tan conflictivo, tan —en apariencia, a veces— hundido e insalvable, y a la vez, colorido, alegre, folklórico, unido. Hermoso.

El mexicano actual, el que vive en este mundo globalizado (por sobado que se lea el término, es real), ya no está para pendejadas. Si bien nunca tuvo el derecho, ahora menos puede darse el lujo de ser despectivo ni racista con sus propios hermanos. En este país donde las imposiciones de la industria dictan estándares de belleza que alienan a las personas y las convierten en vacíos seguidores de modas que desprecian todo aquello que resulte diferente a "lo bonito", hacen falta muchísimos museos como el Rafael Coronel en nuestras respectivas ciudades. Seríamos más respetuosos con nuestras propias raíces y con aquellos que comparten esta extraordinaria jugarreta del destino llamada ser mexicanos en lugar de señalarnos unos a otros, de región a región, y juzgarnos por tener los ojos rasgados, o el cabello crespo, o la piel morena, o ser más bajitos o regordetes que otros. El valor de cada uno de nosotros no está en nuestro genotipo —algo sobre lo que no tenemos poder de decisión ni elección—, sino en cuánto aportan nuestro trabajo, talento, cualidades humanas y habilidades para el crecimiento de este país.



¿Quién es Rafael Coronel y por qué un museo lleva su nombre?



El señor Rafael Coronel Arroyo es un pintor zacatecano que ha podido mostrar su trabajo en México, Estados Unidos, Japón, Puerto Rico y Brasil gracias a que, diciendo a su padre de que estudiaría Contaduría, vino a la Ciudad de México con la intención de ser futbolista del América (nadie es perfecto), terminó descubriendo que lo suyo era la pintura y se las ingenió para acomodarse en la Galería de Arte Mexicano. Rebelde, solitario, taciturno, un tanto melancólico; viajero incansable que se ha hecho de una importantísima colección de artesanías mexicanas, entre ellas, las máscaras que nos ocupan hoy. Su relevancia es tal que la frase que pronunció durante su juventud, "Traicioné a mi padre, pero le hice un bien a la patria", fue arrogantemente acertada.



El edificio que pasó de la oscuridad a la luz

Siempre es un placer ver un lugar que originalmente había sido concebido para mantener la ignorancia y sometimiento espiritual e intelectual, convertirse en algo diametralmente opuesto: una nueva casa para la cultura y la apreciación del arte. Es así como el Ex Convento de San Francisco, construido entre los siglos XVI y XVIII, se sacó de encima el lastre de haber sido el lugar desde donde partieron las misiones que evangelizaron el norte de México y entregó su belleza arquitectónica —que por sí sola hace las delicias de los visitantes y ha sido acondicionada de acuerdo con las necesidades que los tiempos modernos requieren— para resguardar entre sus muros la colección de máscaras más grande del mundo, donada por el artista en 1990.


Más fotos, aquí.


El Museo Rafael Coronel se encuentra en el Callejón de San Francisco, sin número, colonia Centro. Abre de 10:00 a 17:00 horas, de jueves a martes, y el costo de la entrada es de 30 pesitos. ¡No dejen pasar más tiempo! Visiten este emblemático sitio de la capital zacatecana, disfrútenlo, pasen todo un día descubriendo los secretos que guarda para ustedes y platíquenme qué les ha parecido.






Saludos Enfermos.


viernes, abril 13, 2018

Armando López de Santiago y el despacho Especialista en Recuperación Urgente son un fraude


Alguien que conozco recibió esta notificación el mes pasado:




En resumen, la hojita dice que la persona en cuestión debía $14,562.00, pero le hacían un descuentazo si pagaba antes de las 5 de la tarde del viernes 23 de marzo y su adeudo quedaba en $10,733.00; claro que, en caso de no pagar, recibiría la visita de un actuario, policías, cargadores y un camión para subir sus cositas y llevárselas, además del pago de $7,000.00 "por gastos de ejecución". El supuesto oficio llegó a nombre de Especialista en Recuperación Urgente, representado por un tal Licenciado Armando López de Santiago, e incluye un número de cuenta al que se debía realizar el depósito solicitado, además de los números telefónicos del despacho para cualquier duda y/o aclaración.

De antemano, sabemos que es un fraude. Sin embargo, para que a ustedes, queridos lectores, no me los agarren en curva y terminen siendo víctimas de una estafa, vamos a analizar esta chingadera.

En primer lugar, el documento no incluye firmas (un nombre no es una firma, señor López de Santiago) ni sellos. Por tanto, no se trata de una notificación de embargo auténtica, que debe tener este aspecto:




Luego, tenemos amenazas sobre un "procedimiento especial de cobranza en el domicilio", mediante las que se presiona al presunto moroso para que realice el pago, o se atenga a la confiscación de sus bienes.

Para rematar, este fragmento que transcribo tal cual viene en la hojita. Simplemente, priceless:


"ES INMINENTE QUE SE EJECUTARÁ UN PROCEDIMIENTO ESPECIAL DE COBRANZA EN ESTE DOMICILIO, A NO SER QUE, USTED LIQUIDE SU ADEUDO ANTES DE LA HORA DE EJECUCIÓN...!!!"


¡Así, tal cual! en mayúsculas, con una coma mal puesta y dramáticos puntos suspensivos acompañados de tres signos de admiración (que jamás abrieron).

Ante tal cantidad de errores garrafales, no pude menos que rastrear en Internet el nombre del despacho, el del supuesto licenciadito, el correo electrónico que se indica en la parte baja del documento y los números telefónicos de las partes superior e inferior, sólo por diversión. Lo que encontré es genial:

  • Un foro con varias quejas por fraude contra el supuesto despacho Especialista en Recuperación Urgente, que pueden leer aquí.
  • La relación del número telefónico 8147370739, localizado en Monterrey, con dicho changarro y con un par de quejas por hostigamiento. Léanlo aquí. Además, al ser sospechoso, se han realizado 59 consultas en Internet sobre el mismo, que pueden ver aquí.
  • Respecto a la empresa con que supuestamente se adquirió el compromiso, Creditea, la localicé a través de redes sociales, me puse en contacto con ellos vía telefónica y, aunque al principio no querían proporcionarme información sobre con qué despachos de cobranza tienen acuerdos, después de apretarles las tuercas mencionando que "mi cliente" presentaría batalla legalmente para aclarar que no existía dicho adeudo se portaron muy decentes y me confirmaron que no tienen ninguna relación con Especialista en Recuperación Urgente.
Después de un monitoreo que no me tomó más de un par de horas, recomendé a esta persona que relizara una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia, misma que hizo sin ningún problema; y, en calidad de prevención, estuve con ella en su domicilio el día que supuestamente irían a embargarle. Nada. Ni una señal de esos grandísimos hijos de puta, cobardes, estafadores y huevones que pretenden quitar a la gente honrada lo que gana con el fruto de su trabajo.

Por eso, amiguitos del bosque, no se dejen apanicar por pendejos como estos. Analicen, revisen bien todos los detalles, investiguen en Internet, ¡denuncien! las instituciones deben perseguir el delito, pero es necesario que ustedes inicien la querella, porque si no, ¿cómo se chingan a los malos?

Y a ti, "licenciadito" (que seguro ni estudios tienes) Armando López de Santiago, te invito a meter la mano dentro de tus pantalones para revisar si tienes huevos. En caso de encontrarlos, espero tu respuesta. Da la cara, putito, y deja de esconderte tras una empresa fantasma. Acá te espero, pedazo de mierda.






Saludos Enfermos.


martes, abril 03, 2018

Híbridos, el cuerpo como imaginario @Museo del Palacio de Bellas Artes




Siempre me he sentido atraído por los seres fantásticos; sobre todo, por aquellos que presentan rasgos humanos mezclados con elementos animales o vegetales. Mandrágoras, centauros, Garuda, el Tikbalang, Medusa, Pokémon...Por eso, cuando supe que el Museo del Palacio de Bellas Artes —en colaboración con el Museo Nacional de Antropología y el Musée de l'Elisée— presentaría la exposición Híbridos, el cuerpo como imaginario, no dudé en lanzarme a verla.


¿Quién quiere ver Garuda?


Desde tiempos inmemorables, el imaginario colectivo ha tenido fascinación por ciertas cualidades de los reinos animal y vegetal, las ha mezclado con el diseño morfológico de la raza humana y adaptado para fabricar entidades que le ayuden a comprender cosas que, en principio, parecían inexplicables. Así nacieron los distintos panteones mitológicos en prácticamente cada cultura alrededor del orbe, desde los Lega en República del Congo hasta los Kwakiult norteamericanos.


¿Recuerdan el antiguo logo de los Seattle Seahawks?


Con el paso de los siglos y los avances de la ciencia, la superstición derivó en expresiones artísticas, ya sean adaptadas a métodos de sometimiento en manos de quienes se hicieron con el control espiritual del grueso de la población después de combatir a las antiguas creencias e imponer su dogma, o bien enfocadas a la libertad del espíritu humano a través del desarrollo de su sensibilidad e, incluso, a la protesta en contra de las mencionadas imposiciones 


La tentación de San Antonio, pintada en 1625 por Pieter Brueghel. Más fotos, aquí.


Cualquiera que sea el motivo por el que ustedes, queridos lectores, pudieran sentirse atraídos por esta exposición, ¡no dejen de visitarla! inviértanle 65 pesitos (mas 30 si llevan cámara profesional, para el permiso de fotografía), pónganse los audífonos para escuchar esto mientras la recorren y disfrútenla. La encuentran hasta el 27 de mayo, pero ¿para qué esperar?

Por cierto, ¡casi lo olvido! después de visitar Híbridos, el cuerpo como imaginario, dense una vuelta por la Cineteca Nacional; desde esta tarde y hasta el miércoles 18 de abril dedicará sus funciones de las 19:30 horas a filmes relacionados con el tema de esta exposición, así que seguro encuentran algo que les guste. Consulten la cartelera aquí, y no se las pierdan.






Saludos Enfermos.


domingo, abril 01, 2018

Los siete pecados capitales: Lujuria


La lujuria, esa vehemencia del cuerpo humano, tan natural como él mismo, tan satanizada por casi todas las religiones alrededor del orbe.




Me llama la atención que sea específicamente el catolicismo el que le otorgue el calificativo de pecado tan a la ligera a algo como el instinto de preservación de la especie que los humanos, como todos los demás animales, conservamos. La diferencia es que nuestra especie tiene la capacidad de disfrutar el proceso reproductivo, y esto es aprovechado para crear en nosotros un sentimiento de confusión primero, y de culpabilidad después, al sernos impuesta la bizarra orden de No fornicar por placer, lo que resulta una poderosa arma de manipulación: si te hago sentir culpable, muestro enojo y te amenazo con quitarte aquello que te prometí con tal de que hagas lo que quiero, ¿cómo te sentirás?

Lo irónico del asunto es que en ocasiones estos señores, tan fieros defensores de la moral obsoleta y carente de sentido común que ellos mismos crearon, no sean capaces de respetar sus propias normas. En la mayoría de las ciudades coloniales de México, como Guadalajara, Morelia o León, se cuentan historias de monjas que, siglos atrás, fueron abusadas sexualmente en sus conventos por los propios sacerdotes y después asesinadas y emparedadas ahí mismo o en los subterráneos de la ciudad para eliminar cualquier clase de evidencia que pudiera poner en duda la castidad y devoción de estos abnegados hombres de dios, y aún esto se queda corto en comparación con las atrocidades que han cometido en materia sexual contra seres puros e inocentes en tiempos más recientes.

Comparado con todo esto...¿qué hay de condenable en el sexo entre personas libres y llenas de deseo que buscan satisfacer un instinto que les fue dado por la Naturaleza?

Para mí no hay nada más hermoso que el cuerpo de una mujer; un cuerpo que me guste, que haga que mi libido estalle, me provoque unas ganas infinitas de poseer, de lamer, apretar, acariciar, rozar, hasta lograr que la otra persona explote junto a mí. No es requisito que sea con una persona amada (eso de antemano lo sabemos todos), tampoco es relevante la preferencia sexual de cada quién, y tampoco que el sexo sea en compañía de alguien: el onanismo está más que permitido por el solo hecho de ser placentero. Simplemente, a veces es necesario dejar que los instintos, la Naturaleza, nos lleven a donde debemos ir, sin ataduras ni prejuicios; sin vergüenza por nuestras necesidades fisiológicas ni por nuestros cuerpos que, a fin de cuentas, nos fueron dados para gozar de todos los placeres que este mundo en que vivimos nos depara.

Seamos libres, de cuerpo y de pensamiento. ¡Que viva el sexo libre! pero, aunque el comentario está de sobra, hay que serlo responsable y respetuosamente con nosotros mismos y con los demás. Teniendo esto en mente, no hacen falta imposiciones ni manipulaciones.






E P  Í L O G O


El trabajo que gustosamente presenté para ustedes, estimados lectores, durante esta semana de recogimiento y reflexión, no pretende en ningún momento ungirme como portador de la verdad absoluta ni mucho menos (para eso ya tenemos a los dirigentes de las distintas iglesias), ya que mi única intención es hacer uso de mi derecho a la libre expresión para manifestar mi incomformidad ante las situaciones e individuos que impiden que seamos seres plenamente libres.

Sin ser este un malogrado tutorial sobre cómo debe vivir cada quién su vida, me satisface pensar que posiblemente mis ideas se empaten con las de alguien más, así sea una sola persona, y que esa sola persona se llevará mis textos para hacerlos suyos y transmitírselos a alguien más, quien posiblemente hará lo propio, enriqueciéndolo con sus propias experiencias y opiniones; naturalmente, también habrá detractores que seguramente se sintieron ofendidos en su fe (o fanatismo), o simplemente piensan que el mundo debe seguir yéndose a la mierda como hasta ahora, bajo el yugo de hipócritas que pretenden mantenernos ignorantes para saciar sus apetitos a placer. Si se ofendieron, ¡qué bueno! y qué pena por ellos, porque ni me voy a disculpar, ni me voy a retractar, y mucho menos me voy a callar.

Para concluir, quisiera despedirme con este razonamiento de Stefan Zweig, escritor, biógrafo y activista social austriaco:


"Aquellos que anuncian que luchan en favor de Dios son siempre los hombres menos pacíficos de la Tierra. Como creen percibir mensajes celestiales, tienen sordos los oídos para toda palabra de humanidad".




Saludos Enfermos


sábado, marzo 31, 2018

Los siete pecados capitales: Ira




La ira es uno de los sentimientos más versátiles en cuanto a sus detonantes; puede ser desencadenada por muchos motivos, como la frustración, el hambre, el cansancio, el dolor e incluso el mero instinto de conservación. Las tendencias agresivas de cada ser humano cambian de individuo en individuo, por lo que no creo posible establecer un standard para reprimirlas de un modo generalizado.

Hay personas que parecen estar dotadas de una paciencia infinita, y otras que resultan ser un polvorín y a la menor provocación estallan en una especia de ola expansiva de rabia pura, así que la peligrosidad que podemos desarrollar los seres humanos puede llegar a niveles alarmantes; sin embargo, a través del estudio de la mente humana hemos descubierto que liberarla de vez en cuando moderadamente puede resultar una efectiva forma de evitar complicaciones y daños en nuestros organismos, tanto física como mental y emocionalmente.

La iglesia católica y su dualidad moral dicen basarse en un famoso precepto de su mesías, que indica, a manera de metáfora, que si alguien golpea nuestra mejilla nosotros debemos poner la otra a disposición del agresor. Afirman que la reacción natural del ser humano al ser agredido no es digna de un ser racional, y que amar a nuestros enemigos como si fueran nuestros seres más allegados nos llena de mérito y gloria ante el señor.


¡Patrañas!



La humanidad ha sido abofeteada una y otra vez en ambas mejillas durante demasiado tiempo. Haciendo un ligero repaso histórico, toco nuevamente el tema de lo que sucedió en México a partir de 1521. La conquista territorial primero, y espiritual después, estuvo tinta en sangre de principio a fin. A los europeos no les fue suficiente con barrer de una manera terminante con los dioses y los templos prehispánicos, sino que se dedicaron a cazar brutalmente a todos aquellos que siguieron adorando en secreto a sus dioses originales mediante la tristemente célebre Inquisición (que de santa tenía lo que yo de virgen) y su variado catálogo de instrumentos de tortura. Humillación pública, lapidaciones, dislocación de extremidades, desmembramientos, penetraciones bucales, vaginales y rectales hechas con objetos punzocortantes, desgarramientos, asfixias, son sólo unos pocos ejemplos de lo terriblemente cruel que puede ser el hombre contra su propia especie, y todo por la simple ambición de poder, las ansias de dominación que hacen que unos cuantos se conviertan en los depredadores más salvajes de este mundo.

Qué lástima que, teniendo un potencial evolutivo tan magnífico, la raza humana se comporte de una manera tan primitiva y autodestructiva. Los abusos cometidos por los cerdos que ostentan el poder sobre las mentes débiles, que si bien no son ya de la misma índole que en tiempos de la Inquisición, siguen siendo indignantes, además de un fértil campo de cultivo para otros crímenes de odio como la sodomización psicológica, el homicidio o el abuso sexual en contra de mujeres y niños.

Como seres racionales y sociales que somos, debemos buscar la solución a este problema de una manera pacífica y recurrir a la diplomacia hasta agotarla; pero si esto llegara a tornarse imposible, entonces no hay por qué detenerse ante ningún tipo de moralina barata ni chantaje espiritual. Debemos pensar en nuestro bienestar y el de nuestros seres amados, en que defender la dignidad del ser humano es mucho más importante que agradar a una minoría cuyo único interés es seguir cometiendo abusos y vejaciones lanzando la piedra y escondiendo la mano. La ira social que se ha acumulado debe ser dirigida contra los culpables de esta, debe golpearlos sin piedad hasta obligarles a humillarse y a pedir perdón por tantos crímenes cometidos contra la humanidad. El fuego, en ocasiones, debe ser combatido con fuego.







Now Playing: Amerika - Rammstein


Saludos Enfermos